Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
23:50 CET.
Urbanismo

Adiós a la última fachada del hotel Trotcha

El último segmento de fachada auténtica del hotel Trotcha —el primer hospedaje de lujo erigido en la barriada capitalina del Vedado— colapsó tras la penetración del mar y la fuerza de los vientos del huracán Irma que azotó la capital el pasado 9 de septiembre.

Según atestiguan algunos vecinos, el pedazo de frontis localizado en las calles Calzada y 2 en el Vedado, el cual resistió durante 131 años los maltratos de los okupas, un devastador incendio, la erosión del tiempo y la dejadez del Gobierno, se desplomó dejando únicamente en pie sendas columnas, que, días después (el 24 de septiembre), fueron derribadas por una brigada de demoliciones.

Las ruinas preservadas quizás con "el supuesto objetivo de incorporarles a un futuro proyecto de restauración y modernización", formaban parte de un parque de aproximadamente 2.500 metros cuadrados de superficie, con céspedes, bancos y atajos adonde los chamaquitos juegan y los transeúntes cortan camino.

Con la partida de la última volqueta cargada de escombros, se esfumó el vestigio material que testificaba el amorío entre Mazzantini el torero y la actriz Sarah Bernhardt, al igual que el hospedaje de sendas celebridades como Julián del CasalRubén Darío (otras referencias aseveran que el nicaragüense solo visitó la estancia), también albergó las sedes del primer Gobierno interventor norteamericano; la primera Administración de Correos y el primer Tribunal Supremo de la República.

La historia del afamado hotel arrancó en 1880 cuando Buenaventura Trotcha, un emprendedor catalán, compró medio acre de terreno al Conde de Pozos Dulces en la parcelación conocida por "el Carmelo del Vedado" con el propósito de erigirse un caserón cercano al mar.

Don Ventura —como le llamaban sus allegados y amigos— contrató a prestigiosos arquitectos e ingenieros de la época y se obsesionó a tal punto con la obra que invitaba a sus amigos a contemplar la construcción mientras escanciaban vinos a las sombras de los árboles. Entre otras solicitaciones favorables al inmueble, el afanoso catalán logró que una hidroconductora conectada al canal de Albear abasteciera al Vedado.

La residencia fue inaugurada en 1886 y como su dueño acostumbraba a gozar de las degustaciones de comidas españolas, cubanas, criollas y copas de los mejores vinos, resolvió acondicionar algunos salones y jardines para dar riendas sueltas a sus fetecunes. La estancia también fue anfitriona de la Sociedad del Vedado, un club social fundado por él.

Según las crónicas de la época, el inmueble fue ampliado con dos niveles, en cuya planta baja se instaló una mesa de billar, restaurante, biblioteca y otras salas de estar. La planta alta, a la que se accedía por una escalera de mármol blanco —presumiblemente de Carrara— con barandas y columnatas de hierro fundido, conducían al guardarropía y al escenario, mientras un gigantesco espejo cubría una pared desde el piso hasta el techo.

Estimulado por el auge y crecimiento del Vedado, en 1890 la estancia toma categoría de hotel con la construcción de 20 habitaciones y una suite matrimonial —todas de madera— repartidas en dos niveles y equipadas con servicios sanitarios, baños comunes, cocina, bar-restaurante y jardines. La cubierta era de tejas francesas, ventanales y vitrales policromados de medio punto, balaustradas de hierro fundido en los balcones, además de falsos techos de madera enyesada.

En 1902 volvió a ser ampliado con otro bloque de dos plantas llamado El Edén, y en 1904 se hizo la tercera y última ampliación de otro bloque de tres plantas con la entonces novedosa técnica de paredes de carga y cubierta de viga y losa. Dicho objeto se ubicó en el extremo norte de la propiedad y se le bautizó con el nombre de Washington.

Julián del Casal describió elogiosamente el jardín del Hotel Trotcha, poblado de plantas y arbustos floridos, senderos pavimentados con arena al estilo inglés y cuatro holgadas glorietas, comparando su estilo con la hotelería de otras ciudades balnearios como Niza, Cannes y San Sebastián.

El Trotcha funcionó como hotel hasta el crack del 29, desde entonces fue convertido en casa de huéspedes, estatus que le hizo perder su esplendor. A partir de 1959 los okupas lo convirtieron en una cuartería y, a mediados de la década del 80, un incendio devastó la casi totalidad del inmueble, dejando solamente utilizable el bloque conocido por Washington, que hacia 1997 fue desalojado de okupas —en su mayoría procedentes de las provincias orientales—. Luego se demolió para evitar posteriores invasiones.

El último reducto del Hotel Trotcha se desplomó porque nunca fue reforzado con puntales de acero y otras soluciones constructivas, como se ha hecho con las fachadas de otros inmuebles emblemáticos de la ciudad, tales como el hotel Packard (Cárcel y Prado) y el Gran Hotel (Zulueta y Teniente Rey).

La reciente desaparición física de un testigo histórico como el hotel Trotcha representa un vivo ejemplo de cómo el ciclón Castro ha sido el más persistente y desastroso de todos los que azotaron la Isla.

Irma se lleva lo que queda del Trotcha

El Hotel Trotcha, inaugurado en 1886, fue sede del primer Gobierno interventor norteamericano, la primera Administración de Correos y el primer Tribunal Supremo de la República. El huracán que azotó la capital el pasado 9 de septiembre destruyó lo que quedaba de la edificación.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Estos han desTrotchado el país. Gracias Pascual, debería salir de allí antes de que el destrozo le llegue a usted. Recomendación de un amigo. 

Imagen de Anónimo

En los años 30 funcionó en el Trotcha el grupo de teatro Mar Frontera 

Imagen de Anónimo

Esto ya no es el "arte de hacer ruinas", sino de pulverizarlas... Además, en el Trotcha funcionó el primer ascensor en Cuba, que no era eléctrico (eso fue en el Hotel Pasaje frente al Capitoliol) sino de contrapesos, según Renée Méndez Capote. Otro monumento que destruyen... Van a dejar la isla rasa.

Imagen de Anónimo

Había que dejarlo destruir,allí se alojaron el gobierno interventor,era un símbolo del pasado explendoroso de la república que los birantineses odian tanto ///el bobo alipio*+

Imagen de Anónimo

Buen trabajo investigativo Pascual, interesante historia, gracias a usted y también a 16:05. Felicidades

Imagen de Zoraida Marrero

Hace años que era eso justo lo que querían, para no tener que incorporar las ruinas al nuevo hotel que ahora construirán allí, que seguramente cinicamente le llamaran (¿Meliá?) TROTCHA , aunque de aquel no quede nada.

Imagen de Anónimo

En el Trotcha, marzo de 1921, también se alojó el entonces campeón mundial de ajedrez Emanuel Lasker cuando viajó a La Habana. Hasta allí fue a saludarlo José Raúl Capablanca que pronto le quitaría el título. En el lobby del Trotcha Guillermo Pí le hizo una amplia e inteligente entrevista al gran maestro de ajedrez alemán.Al Trotcha no había que reconstruirlo, sencillamente apuntalarlo, colocarle una placa histórica explicatoria y reconstruirle sus jardines, esos jardines a los que Julián del Casal les dedicó una extraordinaria crónica. Ahora lamentablemente pasará al olvido. La próxima generación nunca conocerá sus glorias y muchos menos su historia. 

Imagen de Anónimo

Desgracia es que toda la isla es Trotcha, gracias al comunismo.

Imagen de Anónimo

Tantas cosas ya se han ido, como tantas vidas. Y nada cambia... Pobre Cuba, sumida en un destrucción que no parece terminar nunca.