Sábado, 18 de Noviembre de 2017
16:27 CET.
RELACIONES CUBA-EEUU

La Habana niega nuevamente estar implicada en los 'ataques acústicos'

El Gobierno cubano negó este martes nuevamente haber participado o tener conocimiento de los presuntos "ataques acústicos" que afectaron a diplomáticos de EEUU y Canadá en Cuba, según señala una nota oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX).

En una reunión entre dos delegaciones gubernamentales de Washington y La Habana, el régimen afirmó que "cumple rigurosamente sus obligaciones en lo que se refiere a la protección de los diplomáticos, que jamás ha perpetrado ni perpetrará acciones de esta naturaleza, ni ha permitido ni permitirá que su territorio sea utilizado por terceros con ese propósito".

La reunión estuvo encabezada por la parte cubana por Josefina Vidal, directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, y la estadounidense por John Creamer, subsecretario adjunto para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

La declaración del MINREX prosigue señalando que la parte cubana mostró "una enérgica protesta" a los comentarios críticos del presidente Donald Trump sobre el régimen al que tachó de "corrupto" en su discurso ante la Asamblea General de la ONU este martes. El MINREX dijo, además, que Trump había hecho "declaraciones irrespetuosas, injerencistas e inaceptables".

Vidal "enfatizó que las autoridades cubanas tienen gran interés en esclarecer" lo sucedido en La Habana a los diplomáticos y "concluir la investigación que está curso".

Víctimas de los 'ataques acústicos'

Los funcionarios de la embajada de EEUU en La Habana que han sido víctimas de sospechosos ataques a la salud incluyen altos funcionarios y empleados de nivel inferior cuyas funciones van desde la diplomacia y la seguridad hasta los servicios médicos y el mantenimiento, según una lista del personal obtenida por NBC News.

Ninguna de las víctimas ha hablado públicamente sobre los incidentes, pero al menos un empleado ha difundido en las redes sociales su frustración por la respuesta de Washington a la situación y la dificultad para obtener un tratamiento adecuado, según NBC News.

"Tenemos personas afectadas que todavía no tienen información sobre qué hacer desde el punto de vista médico y una cadena de medias verdades y mentiras descaradas", escribió a fines de agosto este empleado en las redes, quien no es identificado por NBC News y que se negó a darle declaraciones a este medio de prensa.

"Ningún partido político o Administración es inocente en esto. Tengan en cuenta que esto está sucediendo en los hogares de las personas y que se trata de puestos de trabajo en los que también está la familia", fue otro de los mensajes de este funcionario no identificado.

John Caulfield, quien fue jefe de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana de 2010 a 2014 y que ahora está jubilado, dijo que conoce a uno de los empleados afectados.

"El cónyuge de esta persona notó que la persona estaba aumentando el volumen de la televisión y la radio muy alto y era irritante y le dijo que fuera a revisarse la audición", contó Caulfield. "Fueron al médico, que le comunicó: 'Tienes una pérdida auditiva permanente, necesitas un audífono'".

El Departamento de Estado de EEUU informó a principios de agosto que su misión en la embajada de La Habana había experimentado síntomas físicos causados ​​por "incidentes" no especificados que comenzaron a finales de 2016. Y a principios de septiembre notificó más "incidentes" de este estilo que tuvieron lugar en agosto.

Este domingo el secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que sopesa la posibilidad de cerrar la embajada en Cuba.

El viernes, cinco senadores republicanos le escribieron a Tillerson pidiéndole no solo que cierre la embajada, sino también que expulse a todos los diplomáticos cubanos en suelo estadounidense.

Las autoridades estadounidenses ignoran quién pudo haber sido el responsable de los incidentes o qué artefacto fue utilizado. Los investigadores han manejado hipótesis diferentes, de ondas sónicas, un arma electromagnética o una misión de espionaje fracasada, dijeron a The Associated Press fuentes estadounidenses enteradas de las pesquisas.

Tampoco se ha descartado la posibilidad de que haya sido otro país o sabotaje en el interior del aparato de seguridad cubano. La Habana ha negado cualquier responsabilidad de su Gobierno y Moscú ha tachado de "absurdas" las acusaciones de estar implicada en estos hechos.

Sobre estos incidentes, poco se sabe hasta ahora: lugares donde tuvieron lugar los ataques (las residencias de los funcionarios y el Hotel Capri), un número de afectados (que comenzó siendo menos de una decena pero que ya ha llegado hasta la veintena: 21 estadounidenses y cinco canadienses), presuntas afectaciones médicas como daño cerebral y pérdida de la audición, así como la descripción de lo que oyeron los afectados: un ruido "alto y ensordecedor, similar al zumbido creado por los insectos o a un metal arañando el suelo.

Dejar sordos a los diplomáticos norteamericanos en Cuba tendrá consecuencias

'La idea de que unos diplomáticos extranjeros se dedican a martirizar a diplomáticos norteamericanos sin que el régimen cubano lo sepa, no es creíble.'

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Pero si Trump tiene razón, q son corruptos. Al fin alguien c valor y les dice la verdad. Y Fefita haciendo una nota de protesta. Me imagino como habrá temblado Trump.!!!!

Imagen de Zoyla Bárbara Pérez Sosa

Ay, ese deditooooooo!!! Vieja chusmaa es lo que eres!!!

Imagen de Anónimo

Y a esta cacatúa no la habían despachado para Canadá? ...... Veo a los castristas tocando tremenda guitarra. Para lo que les dijo Trump en la ONU, bien poco han respondido.  Castro 2 debe estar aterrado.