Jueves, 23 de Noviembre de 2017
20:17 CET.
Transporte

'Si quieren ayudarnos, que bajen los precios de la comida'

Ya es común la aglomeración de personas en la piquera de coches de caballos de la calle Carlos Manuel de Céspedes, en Mayarí. Antes, los vehículos hacían hileras esperando pasajeros. Ahora es la gente quien se amontona, en espera del rústico transporte.

Desde que bajaron a la mitad el precio del pasaje de los coches, disminuyó el servicio, que cubre aproximadamente el 80% de toda la transportación urbana en la ciudad holguinera. De dos pesos (moneda nacional) se redujo a un peso, lo cual provocó en noviembre del pasado año una revuelta de los cocheros, negados a trabajar.

Esa protesta fue rápidamente sofocada por el Gobierno con la amenaza de retirar a los cocheros las patentes de transportación. Pero al cabo de nueve meses, la situación lejos de estabilizarse se hace insostenible. "La reducción del precio de los coches terminó perjudicando al pueblo, hay que reconocerlo", dijo a DIARIO DE CUBA un funcionario de la Dirección Municipal de Transporte bajo condición de anonimato.

Es el resumen de las quejas que se escuchan usualmente en la piquera entre las personas que esperan en la piquera.

"Nos pusimos contentos cuando lo bajaron a un peso, pero ahora la mayoría de los cocheros no quieren ir para el Cocal porque es muy largo el viaje y no les da negocio. Al final salimos perdiendo", dijo Andrés, un custodio del hospital.

"Es verdad que la tirada está larga por un peso. Al final, dos pesos no es tanto. Es lo mismo que cuesta una barrita de maní o un dulcecito cualquiera. Deberían volver a ponerlo como antes a ver si esto mejora porque las guaguas en vez de incrementarse se desaparecieron de nuevo", comentó un señor de la tercera edad.

"Yo nunca escuché a nadie quejarse de que dos pesos era caro por montarse en un coche. Si hubieran querido ayudarnos mejor bajaban los precios de la galleta, que está a 20 pesos el kilogramo o del azúcar que está a ocho la libra. Eso sí que está caro", criticó una señora.

Un trabajador de Educación apuntó que "sí hubo quejas, pero a nivel sindical".

"Los trabajadores siempre se quejaron de que dos pesos de ida y dos de vuelta les quitaba alrededor del 20% de lo que ganan en ocho horas. Por eso fue la medida, para beneficiar a los trabajadores", concluyó el maestro.

"Pero si un dulcecito del tamaño de una cajita de fósforos cuesta dos pesos, ¿cómo el pasaje de un coche en una ruta de cuatro kilómetros va a costar un peso?", le contestó otro pasajero. "Dos pesos estaba bien. Los trabajadores igual compran dulces a dos pesos para merendar. ¿Van a obligar a los dulceros a que los vendan a peso también? Y compran azúcar a ocho pesos ¿Por qué no la bajan a cuatro entonces? La medida fue incorrecta y mira lo que pasó. Si quieren ayudar a los trabajadores, lo que tienen que hacer es subirles el salario", dijo indignado.

La supuesta ayuda fue a costa del sector privado, no de valorizar el trabajo, y ha sido un bumerán. Es el resultado de tomar medidas arbitrarias sin tener en cuenta los intereses de todos los actores involucrados.

Ahora los mismos pasajeros ofrecen a los cocheros los dos pesos de antes, pero los transportistas tienen miedo. Puede haber un inspector entre ellos que los multe con 700 pesos, la cifra habitual.

Los que no se retiraron de la actividad tomaron otras rutas más cortas y abandonaron la del Cocal, la más larga y concurrida. Si están trabajando, el Gobierno no puede presionarlos ni amenazarlos con retirarles la patente.

Otros cocheros han buscado alquileres o se dedican a la carga de materiales de construcción o labores por el estilo, evadiendo la distancia irrentable. Solo unos pocos la cubren en ocasiones.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

La "APRIETURA"  raulista a todo trapo.

Imagen de Anónimo

hehehe no se fijaron ? hahaha les cuesta 4 pesos diarios, lo que reoresenta el 20% del salario diario, eso quiere decir que el pago no llega al dolar diario, que ganan 20 pesos ... uuufffff asi no digo yo sino les alcanza ni para comprar pasta de dientes ..

Imagen de Anónimo

Es que precisamente a los castros No les interesa bajar los precios de lA comida.porque los castros y sus gordas familias No tienen hambre y viven riquisimo.la gorda mariela con su italiano en su palacio.ella No jineteo.todas Las demas cubanas SI.pero ella NO.que descaro.

Imagen de Anónimo

Coche de caballos pal Cocal, de madre Cubita,  welcome to the 17th century 

Imagen de Anónimo

Y la moda cuando llegan " A la YTuma" es tirarse foto atragantandose de jama" y ponerlo en las redes sociales. Nota:Pero cuando llegan de Cuba estan todos gorditos,.....nosehan fijado en ese detalle???

Imagen de Anónimo

La "pesadilla" jamas terminara, porque para que termine, los cubanos deben de dejar de ser pendejos, y hasta ahora, solo son guapos fuera de Cuba. jejejejeje

Imagen de Anónimo

Jama, caldelo, calne puelco, manteca de puelco, pellejo, chicharron, culda, laguer, yuca, platano macho, fufu, congri, aguacate, ...............LA FELICIDAD DEL PENDEJO PUEBLO. DICEN POR AHI, OTROS QUE SALIERON HUYENDOLE A FIDEL Y A RAUL, QUE EL CUBANI NO TIENE TIEMPO DE PENSAR EN SER LIBRE, PORQUE SE METE EL DIA PENSANDO LA JAMA!!!!!!TAMBUCHEROS, CULIROTOS!!!!!

Imagen de Anónimo

Mientras tengamos un gobierno que pretenda tambien dirigir las empresas y explotar a los trabajadores para su interés, no habrá manera de resolver los problemas de Cuba. Un amigo me dijo que esta gente no son ni estalinistas, aquellos tenian una teoría economica absurda, pero una teoría que trataban de llevaradelante. Estos socotrocos que mandan en Cuba hace mas de medio siglo son unos simples dictadores con el estado y el pueblo a su disposición, son los nuevos esclavistas.

Imagen de Juan

Cuando la pesadilla se termine yo quisiera saber que van a decir los que lo apoyaban. El 80% del transporte en una ciudad bastante grandecita, Mayarí, es de coches tirado por caballos. Ni en Haiti. Es más Haití es un país super moderno en comparación a la Cuba de los Castro.