Lunes, 21 de Agosto de 2017
02:42 CEST.
Vivienda

Materiales de construcción y vigilancia para los albergados que protestaron frente al gobierno provincial

Luego de que una veintena de personas, principalmente mujeres, protestaran el pasado 2 de agosto frente a la Asamblea Provincial del Poder Popular para reclamar mejores condiciones en el albergue en el que viven, empezó un inesperado movimiento en Bahía, Habana del Este, donde se encuentra el inmueble.

Un día después de que el hecho fuera difundido por la prensa independiente, comenzaron a presentarse en el albergue Bahía-Plaza funcionarios gubernamentales y fueron descargados en el lugar materiales de construcción. También aparecieron en los alrededores personas "extrañas" vestidas de civil.

La llegada de arena y polvo de piedra y tuberías plásticas, entre otros materiales, ha dado esperanzas a los albergados.

"Bajaron unas cuantas tazas de baño y sacos de cemento", comentó un señor que bebía alcohol en la esquina. Pero "esto está en candela, hay gente de la 'Secreta' (Seguridad del Estado) por aquí. Es mejor no seguir hablando", añadió.

Un joven que aseguró que su familia lleva más de 20 años viviendo allí, dijo que "los pisos de los baños de la mayoría de los cubículos se están hundiendo".

El Bahía-Plaza tiene 98 cubículos repartidos en siete galeras, a las que sus habitantes llaman "bloques". A pesar de llevar el nombre de Plaza, los residentes son de varios municipios de la capital.

Un hombre que se encontraba frente al albergue con una moto Suzuki dijo ser el encargado del albergue. Evitando dar su nombre, declaró: "Vino una brigada de la Empresa Eléctrica y esperamos a los de Acueducto. Aquí hay que realizar un fuerte trabajo en varias áreas. La electricidad está mala. Realmente esto está descuidado".

El "descuido" es notorio. Varios cubículos tienen las ventanas rotas, paredes de mampostería sin acabado y sin pintar. Los habitantes reciben el agua en camiones cisternas pues las tuberías están corroídas. A simple vista no se observan grandes depósitos de agua potable.

En la mayoría los cubículos, que no sobrepasan los 10 metros de largo cada uno, viven varias personas de manera precaria y en hacinamiento. Las divisiones son de cartón.

En el cubículo tres del bloque seis reside Yaeglis Monteagudo Vélez, la joven madre de cuatro niños que denunció a Martí Noticias el pasado 2 de agosto las pésimas condiciones del albergue y la falta de respuesta de las autoridades.

Su madre, Nancy Vélez, comentó temerosa: "Quieren echarme la culpa de todo, cuando aquí todo el mundo pasa por lo mismo. Ahora no me quitan la vista de arriba. Esto está lleno de gente del DTI (Departamento Técnico de Investigaciones)". Mientras hablaba, se asomó a la puerta un señor, y ella decidió no decir más.

Todo parece indicar que los vecinos han sido intimidados, si no directamente, al menos por la presencia de oficiales de Policía, agentes vestidos de civil y funcionarios del Gobierno.

"Esto está malo, yo no sé nada", dijo un residente al ser preguntado si sabía para qué serían utilizados los materiales de construcción descargados frente al albergue.

"Esto está en candela. Una pila de 'pinchos', carros y hasta el DTI estaba aquí. Parece que la cosa sonó", comentó una mujer mayor que no quiso dar su nombre.

En el portal de un cubículo donde se encontraban varios sacos sellados de cemento y las tazas de baño había funcionarios del gobierno municipal.

DIARIO DE CUBA pudo comprobar que frente del albergue Bahía-Plaza, en los dos días posteriores a la publicación de la protesta frente al Poder Popular, hubo personas desconocidas vestidas de civil, como si estuvieran haciendo guardia, acompañadas de una moto Suzuki.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Amadeus

No ha habido mejor denominación: "gente de la Secreta". Como la de Ventura y Carratalá,

Imagen de Juan

De milagro no le sacaron las avispas negra. Puro terror. Ahora los otros que iban a pedir  no salen porque saben lo que le va a pasar. Ven al extraño en el barrio y no le preguntan que tu haces por aquí y para joderlo o ponerlo nervioso no le dicen espérate te voy a llamar a la jefa del comité.

Imagen de Anónimo

Esos materiales seguro los "desvió" algún funcionario y por eso jamás llegaron en tiempo y forma a los damnificados. Mucha corrupción y mucho robo hay en Cuba. Hace rato que el descaro es el denominador común.

Imagen de Anónimo

En Cuba está lleno de segurosos. Por eso, el gobierno se siente firme pero nadie puede hablar normalmente, y ni siquiera puede progresar el país. Por cada persona normal, hay un chivato que está mirando lo que hace el otro.

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.