Jueves, 19 de Julio de 2018
Última actualización: 08:40 CEST
'Elecciones' 2018: Qué debes saber

¿Qué necesita la comunidad: un 'revolucionario probado' o alguien con trayectoria a favor del barrio?

Delegada de circunscripción. (PARLAMENTO CUBANO)

Existen creencias erróneas sobre el trabajo del delegado… y mitos promovidos con malas intenciones. Por ejemplo, en años anteriores, en aras de desestimular la elección de candidatos no afines al Gobierno, se ha escuchado que "ellos le van a quitar la leche a nuestros niños" y "harán retroceder el país al capitalismo".

Es importante aclarar que ninguna de esas cosas, aun si los candidatos independientes se las propusieran, están dentro de las posibilidades y atribuciones de un delegado. De hecho, no fue ningún delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular quien decidió que los niños cubanos solo tomaran leche hasta los siete años de edad.

Para hablar del regreso de Cuba al capitalismo, primero habría que preguntarse si el país fue realmente socialista alguna vez, y eso es algo que muchos socialistas rebaten con argumentos. Pero las manifestaciones del modo de producción capitalista que se hacen cada vez más evidentes en el país tampoco fueron implantadas por ningún delegado de circunscripción. No fue un delegado quien optó por permitir pequeños negocios privados para intentar salvar la economía y el discurso socialista.

También es justo decir que no fue ningún delegado de circunscripción quien eliminó la pequeña propiedad privada en Cuba. De hecho, esta fue eliminada por Fidel Castro cuando aún no era el presidente del Consejo de Estado y de Ministros, no existían los delegados, ni el Poder Popular, ni la Constitución de la República, ni había elecciones.

¿Cómo podría un delegado cambiar el sistema político del país o decidir que los niños no tomen más leche, cuando en la mayoría de las ocasiones no logran dar respuesta a cuestiones como la falta de médico en un consultorio o la basura que se desborda en las calles? El resultado es que la mayor parte de los cubanos no cree que los delegados puedan ayudar a solucionar sus problemas.

Para elegir a los delegados a las Asambleas Municipales, debemos tener claro cuáles son sus deberes. Solo así sabremos qué podemos esperar de ellos y qué podemos exigir.

De acuerdo con la página web de la Asamblea Nacional del Poder Popular, los deberes del delegado son:

a) dar a conocer a la Asamblea y a la Administración de la localidad las opiniones, necesidades y dificultades que le trasmitan sus electores;

b) informar a sus electores sobre la política que sigue la Asamblea y las medidas adoptadas para la solución de necesidades planteadas por la población o las dificultades que se presentan para resolverlas;

c) rendir cuenta periódicamente a sus electores de su gestión personal, e informar a la Asamblea o a la comisión a que pertenezcan sobre el cumplimiento de las tareas que les hayan sido encomendadas, cuando éstas lo reclamen;

d) asistir a las sesiones de la Asamblea Municipal y a reuniones de las comisiones y Consejos Populares de que forman parte;

e) cumplir los acuerdos de la Asamblea Municipal en cuanto les concierne;

f) cumplir en tiempo y forma con las informaciones solicitadas por la Asamblea Municipal o el Consejo Popular del cual forma parte;

g) integrar el Consejo Popular que se organice en su área;

h) gestionar las soluciones y respuestas referentes a los planteamientos formulados por los electores;

i) atender a los electores en despachos programados periódicamente;

j) cualesquiera otros que les atribuyan la Constitución, las leyes y el Reglamento de las Asambleas Municipales.

En la página, se relacionan también las obligaciones del delegado con sus electores, lo que no es redundante en lo absoluto. Es importante, como electores, saber a qué están obligados. Además, todos los ciudadanos cubanos con capacidad legal para ello, que aspiren a representar a sus comunidades desde el puesto de delegado, deben conocer cuáles serán sus responsabilidades.

Obligaciones del delegado de circunscripción:

a) mantener un vínculo real, permanente y sistemático con sus electores, atendiendo y viabilizando los asuntos planteados por éstos;

b) trabajar constantemente para conocer los problemas que afectan a sus electores y las causas que los generan; así como (…) reclamar, cuando sea necesario, de quien corresponda, la adopción de las medidas que se requieran para resolverlos, a fin de lograr una respuesta rápida y contribuir a elevar su autoridad ante los electores;

c) reunirse con sus electores por lo menos dos veces al año, con el objeto de rendirles cuenta de su gestión personal, previa programación aprobada por el presidente de la Asamblea Municipal;

d) exigir para que nunca se deje de dar una explicación a cada ciudadano que vaya a solicitar o pedir algo, para que nunca se le mienta y se le explique con honestidad y franqueza, si se puede o no resolver su problema;

e) trabajar sistemáticamente para que se cree en todos los centros de producción y servicios, el hábito de tratar esmeradamente al público.

Sin embargo, también es importante que tanto los aspirantes a ser delegados como los electores observen que ni los deberes ni las obligaciones de los delegados incluyen "...asegurar el presente y futuro de la Revolución". Este puede ser el objetivo de los CDR (Comités de Defensa de la Revolución, fundados por Fidel Castro), como manifestó su coordinador nacional, Carlos Rafael Miranda Martínez, según declaraciones citadas por el diario oficial Granma el jueves 13 de julio, pero no es deber ni obligación del delegado.

De acuerdo con el coordinador nacional de los CDR, en estas ocasión "la gran batalla (de los CDR) es lograr que se nominen compañeras y compañeros con un prestigio revolucionario probado; con una trayectoria a favor del barrio y de la comunidad".

Por supuesto que una persona puede tener lo que Miranda Martínez describe como "prestigio revolucionario probado", que no es otra cosa que apoyo incondicional al Gobierno, y tener una trayectoria o al menos una vocación de servicio al barrio y la comunidad. Una cosa no excluye la otra. Pero también puede darse que alguien tenga esa vocación o esa trayectoria sin ser afín al Gobierno. Y también que alguien no tenga esa trayectoria o esa vocación, pese a su "prestigio revolucionario probado" e incluso a su honestidad.

He ahí, entonces, donde podría estar la disyuntiva para quienes deben elegir a sus representantes. ¿Qué necesitan realmente las comunidades: alguien de "prestigio revolucionario probado" o alguien con trayectoria a favor del barrio y la comunidad? Si ambas cosas coinciden en un mismo candidato los electores estarán en una posición cómoda a la hora de elegir. ¿Y si no es así?

Cada elector tendrá que decidir cuál es su prioridad. En el momento de las elecciones lo hará mediante su voto libre y secreto, en las urnas. Pero si debe expresar su decisión durante la Asamblea de Nominación de Candidatos tendrá que hacerlo por medio de su mano alzada, lo que podría requerir mucho valor, como cualquier decisión importante.

3 comentarios

Imagen de Anónimo

¿Quien es el que le hace al juego a la tirania? Informaciones como esta y sin un nombre responsable, es traicionar a los verdaderos democratas de la isla. La sola mencion de la elecciones sin un contundente rechazo a esta, es confabularse con el  Partido Comunista, las Fuerzas Armadas, asi como con los verdugos y sus esbirros que han sembrado el terror en el pais por mas de medio siglo. ASI DE CLARO.

Imagen de Anónimo

Lo que hace falta es un demócrata!!! pero eso escasea mucho!!!

Imagen de Anónimo

Los militantes del partido que viven en las circunscripciones deben estar temblando, porque nadie quiere asumir dicha tarea, y aunque el partido "no nómina" , es el que determina que militante será propuesto en las asambleas de las diferentes áreas. Ese cargo es una "candela", el delegado, sin poder de decisión ninguna y muchas veces, sin que nadie lo escuché, se siente impotente e incapaz, de ahí, que nadie quiera asumir dicho cargo.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.