Sábado, 19 de Agosto de 2017
23:45 CEST.
'Elecciones' 2018

Candidatos de la oposición vs. CDR

El diario oficialista Granma recoge en su edición del pasado jueves declaraciones de Carlos Rafael Miranda Martínez, coordinador nacional de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR). Las palabras de Miranda Martínez comienzan con un sugestivo "en esta ocasión" para referirse a la labor de los cederistas en los próximos comicios.

Por supuesto, si se le preguntara por qué estas elecciones son distintas a las anteriores, él respondería que son las primeras sin el "líder histórico" en la escena pública. No haría ninguna mención a los opositores que por vez primera acudirán a legitimar su presencia en la vida política nacional mediante las urnas. No obstante, contra ellos parecieran ir dirigidas las futuras acciones de la organización.

"La gran batalla es lograr que se nominen compañeras y compañeros con un prestigio revolucionario probado", dice Miranda Martínez. La primera fase de "las elecciones más democráticas del mundo" consiste en una nominación a mano alzada de los candidatos. Con los CDR y su larga tradición de "policías por cuenta propia", el Gobierno tendría la mano lista para cerrarse en cada barrio.

Las asambleas de nominación de candidatos tendrán el impulso extra de una política ideológica claramente orientada desde lo más conservador de la nomenclatura gubernamental para que nada cambie y "asegurar el presente y el futuro de la Revolución".

Más allá de los resultados en urnas, la oposición tendrá su verdadera prueba de fuego en esta primera fase. Los futuros votantes tendrán que expresar públicamente su respaldo a un modo distinto de ver e interpretar la realidad. En una nación acostumbrada a la doble moral, no sería raro que más de uno se negara a prestar su apoyo a mano alzada.

No obstante, y afortunadamente, los CDR, al igual que el resto de las "ONG" gubernamentales se encuentran profundamente diezmados en su capacidad de convocatoria.

A pesar de los intentos de otorgar "cargos de responsabilidad" en dicha organización a vecinos jóvenes, la mayoría suele esquivar estos cargos. También la vieja guardia cederista, la de los barrios, está integrada principalmente por personas de la tercera edad catalogadas casi siempre de "chivatones" por sus vecinos, y en algunos barrios ni siquiera funciona por falta de personas dispuestas a asumir los cargos.

Si la oposición pudiera trazar una estrategia acertada para aprovechar el desgaste institucional, superaría esta barrera, sino en todas las asambleas de nominación, en un número significativo de ellas. No obstante, el miedo es una herramienta poderosa. Probablemente solo los candidatos desmarcados de los grupos de oposición política definidos podrán alcanzar la nominación, con unos vecinos dispuestos a hacer la "vista gorda" ante la presión de los CDR.

Los CDR desempeñarán durante estas elecciones parciales no solo el papel de amedrentar a la población con el fin de promover la agenda política oficial, sino que serán los encargados de distribuir las biografías de los candidatos y "custodiar" las listas de electores. En fin, serán tres en uno: comisión electoral, lobby político y masa.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

tipico, un cabeza e puerco dirigente y del otro lado un infeliz flacundengo del populacho  

Imagen de Anónimo

Observen al enguayaberado robusto y bien alimentado vs el muerto de hambre recibiendo la banderita de mierda. Tipico retrato de dos clases antagonicas del biranistan actual.