Lunes, 16 de Julio de 2018
Última actualización: 02:47 CEST
SALUD

El Fondo Mundial de Lucha contra el Sida recorta su ayuda a La Habana

Campaña contra el VIH-Sida en Cuba. (IPS)

El sistema de salud cubano tendrá que hacer sostenible su programa de prevención y control de la epidemia del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida, ante el anunciado recorte de la ayuda del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la tuberculosis y la malaria.

Así analizó Antonio García, oficial del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y quien atiende específicamente las Infecciones de Trasmisión Sexual (ITS), durante el XIV Simposio de Masculinidad y VIH, reportó la agencia Inter Press Service (IPS) Cuba.

Al evento, que transcurrió del 22 al 24 de junio en el Centro de Convenciones Heredia, de Santiago de Cuba, asistieron más de 120 delegados nacionales e internacionales, según sus organizadores.

"Son momentos difíciles los que se avecinan. Cuba ha sido catalogada como país de ingreso medio-alto, y por la baja concentración que tiene la epidemia, se ha convertido en una nación no elegible para ser receptora de fondos de ayuda provenientes del Fondo Mundial", explicó García.

Según datos oficiales, a fines de 2016, en el país vivían 21.750 personas con el virus, en una población de 11,2 millones de habitantes. De esa cifra, el 80% eran hombres con un promedio de edad superior a los 30 años.

La estrategia nacional implementada desde 1998 permite, según las autoridades, que 81% de esas personas reciban los medicamentos para su terapia antirretroviral de manera controlada y gratuita, entre los que se incluyen los de factura cubana producidos por la estatal BioCubaFarma (zidovudina, lamivudina, nevirapina, efavirenz y abacavir) y otros procedentes del exterior, certificados por la Organización Mundial de la Salud.

De acuerdo con el funcionario del PNUD, ese logro se ha convertido a su vez en una limitante a la hora de recibir recursos, teniendo en cuenta la condición de país en vías de desarrollo que ostenta la Isla.

Ello "nos obliga a trabajar sobre la base de buscar la sostenibilidad e ir absorbiendo en los próximos tres años por parte del Gobierno los gastos que ahora, de una forma u otra, son financiados por donantes extranjeros además del Fondo Mundial", apuntó.

En este sentido, exhortó a un uso más eficiente y racional de los recursos para responder a la epidemia del VIH/sida, las infecciones de transmisión sexual (ITS) y otras oportunistas asociadas a esta; e incrementar los trabajos sociales para erradicar otros factores que determinan el desarrollo y evolución de la enfermedad como el alcoholismo, tabaquismo y otras conductas de riesgo.

Recordó que es en el sexo masculino donde este tema reviste una mayor importancia por ser una epidemia concentrada en hombres, sobre todo en aquellos que tienen relaciones con otros hombres (HSH).

Por eso es importante el estudio de las masculinidades hegemónicas y no hegemónicas, como propone el simposio de Santiago de Cuba, dijo García.

El sida en Cuba no se encuentra entre las principales causas de mortalidad, lo cual ubica al país en lugar positivo con respecto a la epidemia en el panorama internacional, destacó.

El Simposio de Masculinidad y VIH cuenta con el auspicio del Capítulo de la Sociedad de Higiene y Epidemiología de Santiago de Cuba, el Programa de Prevención y Control de las ITS/VIH/sida, el Proyecto de Prevención de las ITS/VIH/sida para HSH, entre otros.

Sus ediciones se han convertido en un espacio de intercambio multidisciplinario para el análisis de problemas de índole sociopsicológicas y su repercusión en la salud sexual masculina; además de enfatizar en los modelos hegemónicos de las masculinidades y su vínculo con las ITS y el VIH/sida, señaló IPS.

Propicia además la exposición de los últimos resultados de la labor investigativa y de campo de promotores de salud, representantes de los diferentes sectores sociales, instituciones o investigadores e investigadoras independientes, al tiempo que promueve estrategias en torno a la prevención de estas afecciones en grupos vulnerables.

La epidemia de sida en Cuba

En 1985 se detectó en Cuba el primer caso de VIH/sida, cuatro años después de ser descubierta la enfermedad.

Al inicio de la epidemia, los enfermos eran recluidos en instalaciones alejadas de las ciudades (sanatorios) donde se les ofrecía tratamiento y se les prohibía la salida, bajo el argumento de evitar la propagación de la enfermedad.

En los años 90 del siglo XX, muchos cubanos se inocularon el virus, la mayoría de ellos eran rockeros o "frikis" que querían evitar el acoso policial y tener acceso a una mejor alimentación. Unos pocos aún viven y han contado sus razones.

En 2015, la Organización Mundial de la Salud certificó a Cuba como el primer país del mundo en eliminar la transmisión del VIH y la sífilis de madre a hijo.

Actualmente científicos cubanos realizan ensayos clínicos con la vacuna TERAVAC-VIH, desarrollada en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana, diseñada para reducir la carga viral de pacientes con el virus y mejorar la calidad de vida de los enfermos. No es una cura a la enfermedad.

5 comentarios

Imagen de Anónimo

Lo que mas dolor da,es que la propaganda de bienestar desplegada por la mafia biranesa,se vuelve contra los mas nesecitados, ahora le echaran la falta de recursos y medicamentos ,al dichoso bloqueo y las políticas del gobierno americano¿hasta cuando dios mio?el bobo alipio*+ 

Imagen de Anónimo

El primer sitio donde recluyeron a los enfermos de SIDA estaba en La Habana, no lejos del RIncón. A esos lugares de reclusión les llamaban sidatorios.

Imagen de Anónimo

pues he ahí el resultado de los Gastros Biliares!!!!

Imagen de Anónimo

País de ingreso medio alto y en vías de desarrollo esa ruina insalubre cada vez más empobrecida? No entiendo a la OMS...

Imagen de Anónimo

Cuba es considerado un país de ingresos medio-altos? Me alegro!

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.