Sábado, 19 de Agosto de 2017
23:45 CEST.
VIVIENDA

Funcionarios admiten serios problemas en la entrega de subsidios a la construcción

La concesión de subsidios para la construcción enfrenta irregularidades relacionadas tanto con el proceso de otorgamiento, como con el cumplimiento de lo establecido en el contrato, además de trabas burocráticas que impiden a las familias aspirantes, al final, cumplir con los plazos establecidos para las obras.

Así lo reconocen autoridades involucradas en el proceso en declaraciones que recoge el sitio oficial Cubadebate.

Aunque más de 53.000 casos han logrado obtener los subsidios y "han mejorado su hábitat", dice, hay numerosos casos como el de Idalberto Cejas Barba, residente en Santiago de Las Vegas, que continúan esperando.

En enero de 2012 el Gobierno implementó una "nueva política de subsidios" para ciudadanos "con baja solvencia económica" que necesitaban "construir, reparar, ampliar sus viviendas o pagar la mano de obra correspondiente".

La cantidad en subvenciones oscilaba entre los 9.800 —para reparaciones de baños y cocinas— hasta 85.000 pesos (moneda nacional), que incluía la sustitución de cubierta o reparación total de la vivienda.

Burocracia desgastante en el orden del día

Según María Josefina Aguilar Figueredo, jefa del Departamento de Subsidio en la Oficina de Vivienda de Plaza de la Revolución, para solicitar el dinero se debe tener original y fotocopia del título de propiedad, documento legal (carné de identidad), y tres cartas de solicitud donde se plantee su necesidad de reparación de la vivienda. El propietario es quien solicita el trámite.

El proceso comienza cuando la persona hace la solicitud. El expediente empieza el recorrido: Dirección de Trabajo y Seguridad Social, Consejo de la Administración Municipal (CAM), Banco, otra vez Vivienda, y los rastros. Allí el suministro de los materiales fluctúa (hay poca disponibilidad) y la situación con el transporte de estos es grave.

"Los beneficiados van al rastro con el documento que le da el banco (un vale de compra) y piden los materiales en el rastro. Con ese modelo regresan al banco y se les rebaja, del total, el dinero del coste por los materiales. Luego se le entrega otro modelo que tiene que llevar de vuelta al rastro para pagar los materiales y así concluir ese complicado proceso burocrático", señala Cubadebate.

El medio detalla otros procesos en los que el Gobierno determina quiénes pueden aspirar a los subsidios y cómo se determina el monto. También se hace eco de "irregularidades y obstáculos" en estas concesiones, así como de quejas de quienes las han sufrido.

Ejemplos

Según Fidel Rendón Matienzo, delegado a la Asamblea Provincial del Poder Popular y periodista de la oficial Agencia Cubana de Noticias, "ha habido de todo, como en botica" en referencia a otorgamientos "a familias y personas que no lo necesitan".

"(…)Un asunto tan serio como la vivienda, que es uno de los problemas sociales más grandes que tiene el país no ha tenido todo el seguimiento, ni la atención que merece", critica.

Lectores del sitio oficial se han quejado de que "a veces no hay cemento, acero (cabillas) y algunos elementos de terminación, (herrajes, sobre todo). Sin embargo, muchos de esos productos los ofertan particulares, pero el banco no permite hacer otras transacciones con ellos más allá del pago de la fuerza de trabajo y la transportación".

Un comentarista identificado como DSB escribió su odisea: "A mi abuela de 83 años le otorgaron el subsidio (para las condiciones constructivas deplorables en que se encontraba la vivienda no le dieron el monto que correspondía). Pasé mil trabajos, muchas madrugadas en el rastro y ausencias a mi centro de trabajo. Muchas veces falté en vano, porque no resolví nada, y todo para lograr adquirir una parte de los materiales (otros en el transcurso de casi un año nunca aparecieron). El estado no disponía de transporte para transportar los materiales".

"Nunca pude conseguir quien me realizara la mano de obra pues siempre que veían el estado del inmueble me decían que era muy poco dinero con el que contábamos para pagarles (…) Fin de la historia: se venció el plazo del subsidio, también la prórroga solicitada. Hubo que hacer renuncia y entregarlo todo. Mi abuela falleció con el sueño no cumplido de tener una vivienda con las condiciones mínimas para habitarla. Verdaderamente triste", concluyó.

Edificio Lefont: 78 familias en un limbo legal

Cubadebate incluyó en su artículo la situación en que se encuentran 78 familias que "permanecen en un limbo legal". Muchas de estas personas habitan en el edificio Lefont, ubicado en la Calzada del Cerro.

A finales de los años 90, la Dirección Municipal de Salud otorgó el inmueble a trabajadores de ese sindicato. Pero la mayoría de los inquilinos, que viven en un estado deplorable (expertos han declarado que el inmueble está para demoler), no tienen la titularidad de sus respectivas viviendas.

Lenka Terry, vicepresidenta del Gobierno municipal, dice que la situación de los vecinos del lugar "es complicada" y que "no está en sus manos resolver algunas cosas, sino que depende de instancias a nivel provincial".

El edificio ni siquiera consta como inscrito en la Dirección Municipal de Justicia con el número con el que les fue otorgado.

La carencia de "estatus legal" no ha permitido a los habitantes del Lefont realizar determinadas gestiones como cambios de dirección, solicitud de tarjeta de abastecimiento en el municipio, contrato de servicios como gas y agua o la solicitud de un subsidio que permita a algunos mejorar las condiciones de su vivienda.

Esther Brunet, una de las afectadas, aseguró que en reiteradas ocasiones ha acudido ante las autoridades del Cerro en busca de una solución para su vivienda, pero no ha recibido respuestas concretas.

"Me dicen que no tienen un lugar donde meterme y yo lo que sé es que no puedo seguir aquí. Este cuarto se moja completo y las paredes están cuarteadas. Los que han venido a ver la casa han dicho que lo que lleva es demolición, pero no se ha podido hacer nada porque la Vicepresidenta de Construcción a nivel municipal, dice que no tiene un local para el que podamos ir".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

El Estado lo administra todo: miseria y necesidades y la vida sigue igual.