Lunes, 16 de Julio de 2018
Última actualización: 23:41 CEST
Opinión

La sobrevaloración del embargo

Del embargo económico y financiero decretado por el Gobierno de EEUU contra el Gobierno cubano se ha hablado mucho durante casi 60 años, pero sobre todo a partir de la caída de la Unión Soviética y sus satélites del campo socialista europeo. En ese tiempo el embargo ha sido burlado, suavizado, intensificado y siempre acusado de ser la razón fundamental de que la economía cubana sea un desastre y hasta de que el marabú se haya convertido en una plaga en las tierras estatales.

El embargo siempre tuvo una razón más económica que política a partir de que se originó en las expropiaciones sin compensación que realizara el Gobierno revolucionario cubano contra compañías norteamericanas antes de los primeros 1.000 días de gestión. Sin embargo, el Gobierno cubano le ha atribuido una fuerte connotación política, utilizada para secuestrar los derechos civiles, políticos y económicos del pueblo cubano.

En realidad, que los norteamericanos pidan que en Cuba se respeten estos derechos no es una exigencia injustificada de los presidentes de ese país, es lo mismo que cada día desde hace 60 años los cubanos han reclamado sin lograr hacerse oír por los gobernantes. Nos corresponden aunque los americanos no lo digan.

Poniendo las cosas en su lugar, el respeto a los derechos humanos en Cuba es absolutamente independiente de razones de carácter económico y nada perdería el Gobierno de la Isla accediendo a respetarlos y reconocerlos en la Constitución.

La dictadura no tiene justificación para usar nuestros derechos conculcados como prenda de negociación o negarse a respetarlos porque un gobierno extranjero los embargue económicamente. El capítulo embargo deben resolverlo los gobiernos de ambos países sentándose a discutir sobre compensaciones económicas, comercio, etc. Pero los derechos civiles, políticos y económicos del pueblo cubano son un tema a discutir entre el Gobierno cubano y el pueblo, es un problema interno que corresponde al Gobierno resolverlo.

El reconocimiento de partidos políticos, sistema electoral, libertad de pensamiento, de expresión, de reunión y asociación, así como el derecho de los cubanos a invertir y enriquecerse con el producto de su emprendimiento, debe ser separado de cualquier otro, el único beneficiado en este aparente conflicto de pretensiones es la dictadura.

Los cubanos podremos estar a favor o en contra del embargo, pero ese es un asunto en el que nada podemos decidir porque es un conflicto entre dos gobiernos en el que nos hemos visto involucrados gracias a la hábil manipulación del Gobierno cubano que nos convirtió en rehenes de su chantaje contra EEUU.

Si el Gobierno comunista de Cuba permitiera al pueblo ser verdaderamente libre, el país se desarrollaría por sí mismo y el embargo norteamericano dejaría de ser el temido "hombre del saco" con el que los mayores acostumbraban atemorizar a los muchachos malcriados.

No es el embargo, aunque insistan en llamarlo con el tremendista nombre de bloqueo, el que tiene a Cuba bloqueada, valga la redundancia, es la falta de libertad que no nos podía dar Obama ni nos va a dar Trump la que provoca la caída libre que enfrenta la sociedad cubana en general, no solo la economía.

Si desapareciera hoy mismo el embargo, las leyes cubanas seguirían prohibiendo la propiedad privada, la inversión de los nacionales residentes en la Isla y la acumulación de propiedades y capital, las tierras y los medios de producción continuarán en las manos del ineficiente Estado representado en sus militares convertidos en empresarios, todo lo cual no sería de mucho estímulo para los inversores extranjeros y por supuesto, nada ganaría el pueblo.

De igual manera, nuestros correos y conversaciones telefónicas seguirían monitoreadas por el Ministerio del Interior, los cuentapropistas asolados por policías e inspectores corruptos y la prensa nacional cantando loas al socialismo que vamos a construir y a la inteligencia de los líderes que una vez pusieron al mundo al bordes de la guerra nuclear, intentaron desecar la Ciénaga de Zapata y deforestaron concienzudamente la Isla con la Brigada Invasora "Che Guevara".

En resumen, el embargo está sobrevaluado, ni los estadounidenses ganan con o sin él, ni los Castro comunistas pierden nada, es mentira, y al pueblo cubano ni fu ni fa. A los niños de cualquier modo les seguirán quitando la leche a los siete años y recibirán a cambio un puñadito de picadillo nauseabundo al mes o un cuarto de pollo. Las hembras son más beneficiadas, a los diez se despiden del pastel de cumpleaños y comienzan a recibir almohadillas sanitarias.

Obama vs. Trump, Obama vs. Castro, Trump vs. Castro. Ninguna de esas ecuaciones importa, solo Pueblo Cubano vs. Castro tiene valor para nosotros y Raúl Castro debe cesar de escudarse tras el embargo para desoír al pueblo y justificar la falta de resultados.

4 comentarios

Imagen de Anónimo

Felicidades al fin alguien con cordura, muy buen escrito. El comunismo no funciona, y les acontece lo que ellos dicen temer, odian la explotación (dicen) y explotan al pueblo, quieren que seamos iguales pero cuba se divide en clases donde los lamebotas del estado se llevan la mejor parte. En fin el bloqueo es la chupeta para entretener al pueblo y negarles la oportunidad de ser felices.

Imagen de Anónimo

Excelente, se resume en solo pocos parrafos el significado del embargo norteamericano en Cuba. No nos enganemos las administraciones norteamericanas tanto republicanas como democratas no tienen porque priorizar los intereses del pueblo cubano, le corresponde al regimen esa preocupacion que ha demostrado en los ultimos 60 anos que NO les importa para nada. Solo les ha preocupado mantenerse en el poder...y lo han logrado.

Imagen de Anónimo

   Muy buen articulo al q me tomare la libertad de ponerle musica ...LLEGO EL COMANDANTE Y MANDO A PARAR ....paro la inversion extranjera los cafetales la abundante produccion ganadera y hasta los limpia botas y tienen la desverguenza de llamarlo bloqueo 

Imagen de Anónimo

si unimos este articulo con el dedicado a Murillo, ay mama, ay esta todo, por eso lo sigo diciendo, Trump y sus secuaces no lograran nada salvo darle gasolina al regimen. Obama con su guante de seda le dio a la yugular, directo a la yugular, no me canso de repetirlo a ver si abren los ojos, el gran terror del gobierno cubano es perder el control social, ay esta la clave de todo, y Obama los llevo al desespero, les dio donde mas le duele, de ay el retroceso si es que hubo algun adelanto interno, ahora el grito de guerra vuelve a ser a la trincheraaaaaaa....el gobierno cubano siente un gran temor, no digo temor TERROR con mayusculas a que el pueblo o al menos una parte de el deje de depender del estado para vivir, no ya sobrevivir y eso fue lo que hizo el morenito, eliminar toda justificacion o al menos tratar y que quedara en evidencia ante el mismo pueblo y no ante el mundo que el sistema literalmente no sirve adsolutamente para nada y que los gobernantes de los ultimos casi 60 anos no desean el desarrollo del pais, les importa un bledo y sienten un profundo desprecio por el pueblo cubano.   

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.