Jueves, 23 de Noviembre de 2017
19:46 CET.
Sociedad

¿Todavía los cubanos necesitamos permiso para entrar a comercios estatales?

Archivado en

Recientemente, fui a comprar cigarros al bar-restaurante Ruinas del Parque, situado en la esquina de Obispo y Aguacate, en La Habana Vieja. Di las buenas tardes al portero, seguí hacia la barra, pero fui interceptado. Sin cortesía ninguna, el portero me preguntó a dónde iba.

Incómodo, tanto por la pregunta como por el tono descortés, le respondí que si acaso necesitaba, además de la formalidad de mi saludo, pedir permiso para consumir en una entidad con libre acceso.

"Los cubanos se volvieron ignorantes y ahora quieren pasar por encima de todo", fue el argumento que esgrimió el señor portero, engalanado en una guayabera y con porte marcial, quien además no supo explicarme en qué consistía mi ignorancia ni a qué le estaba pasando por encima.

Ruinas del Parque, un bar-restaurante con mesas dispuestas al aire libre, compone ese paisaje de comercios estatales afincados dentro del casco histórico de la Habana Vieja, que décadas atrás se enfocaron para brindar un servicio casi en exclusivo al turista extranjero, por el alto precio de sus ofertas y productos.

Al compartir mi anécdota con varios trabajadores de bares y restaurantes privados, ubicados también dentro del casco histórico, recordaba una reflexión a veces poco atendida. Junto a la Cuba socialista también se instauró una tradición: aquella donde las reglas y las leyes nunca son lo suficientemente claras.

Cuando no se aplican por ineficacia o involuntad política –el mejor de los casos–, solo sirven a la interpretación individual, y para la conveniencia de los cuadros confiables del Partido Comunista (PCC), quienes dirigen corporaciones y ministerios al estilo de principados.

"No olvidemos que aunque hace años derogaron la prohibición que nos restringía el acceso a hoteles y a servicios turísticos, todavía los cubanos no somos vistos en esos lugares como clientes, sino como una molestia o como potenciales jineteros", me dijo el chef Rogelito Linares.

Para Dalia Ferrer, experta en la elaboración de sodas, las razones para esa actitud del portero van desde la incompetencia hasta el prejuicio y el racismo.

"De cualquier modo, la pregunta fue ofensiva además de contraproducente en este tipo de oficio. El modo elegante es simple: establecer un diálogo cordial devolviendo el saludo, e informando a ese posible cliente sobre las ofertas o productos que puede disfrutar en tu negocio", comentó.

Calibrar cuán hondo fue dañado nuestro tejido social como resultado de la división que impuso el Gobierno entre cubanos y extranjeros —llegándose a penalizar hasta con privación de libertad a los cubanos que intentaron  cruzarla—, no es un ejercicio simple. La pregunta y el tono del señor portero simbolizan un recordatorio: no importa la abolición de una ley que nos discriminaba si nuestra definición como sociedad continúa siendo el silencio.

"Lo que entristece es que hemos asumido esa relación como un hecho natural, metido en nuestra idiosincrasia", explica el barman Abelito Santana, mientras prepara una sangría a dos clientes cubanos.

"Saber de antemano que en determinado lugar nos van a maltratar o a discriminar, y de algún modo participar de ese círculo vicioso, como buenos hijos del maltrato...", agrega. "Ese portero también es una víctima".

Las percepciones gubenamentales sobre el turismo, que pueden consultarse en el portal oficialista Ecured, evidencian esa obcecación por coartar y manipular los destinos de la población: "En ocasiones se ha señalado que el turismo puede tener beneficios positivos al permitir la interrelación entre culturas diferentes. No obstante, los impactos socioculturales detectados suelen ser negativos para la sociedad anfitriona, es por ello que Cuba brinda especial atención al desarrollo de este sector y su influencia en la sociedad cubana".

Junto al ascenso del turismo como primera fuente de ingreso de divisas del país, también se consolidaría —como han señalado no pocos sociólogos y ensayistas cubanos— una discriminación de clases que alcanza su máxima hondura en la emergencia de un sector privado, donde la oligarquía militar regenta o controla los negocios más prósperos o lucrativos.

Intentar restringirme el acceso a Ruinas del Parque, quizás fue una decisión personal —que no aislada— del señor portero. Pero sin dudas se inscribe, junto al racismo, en ese conjunto de actitudes excluyentes, prohibidas por la Constitución, pero cuya existencia y profusión son negadas por el Gobierno.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 11 ]

Imagen de Anónimo

Hace años que no voy a Cuba, pero una vez, paseando por los bajos del Centro de Negocios, en Miramar, había entrado en una tienda que atendía - supuestamente - a diplomáticos y empresarios. Tal vez por mis raíces eslavas, no tuve problema alguno para comprar allí.Recuerdo que la mujer que estaba en la puerta, le había cruzado el paso a Israel Rojas, el líder del dúo Buena Fe, por no ser extranjero. Me dolió mucho y le dije que por favor que lo dejara pasar, porque era un gran músico. Y accedió!Debo decir que hoy día me molesta la posición de Buena Fe, pero lo volvería a hacer porque es un atropello a los propios cubanos. Lo más llamativo es que varias veces vi que los empleados de las tiendas se regodeaban con el "filtro" que imponían a las personas.

Imagen de Anónimo

En Cuba existen los dos prejuicios racial y  contra sus ciudadanos,cuando fui como esposa bella cubana universitaria graduada en la isla pero emigrada como yo  por mas de dos decadas,fue detenida poe el esvbirro de turno en el hotel "Parque Central",lo mismo le paso a la otra cubana esposa de mi amigo americano contractor de la Marriot que buscaba hacer negocios en la isla,pero viendo el trato a su esposa cubana y negra como la mia, colgo los guantes.,Considero que en Cuba hay mas racismo que en USA y gracias a Dios declino su intencion de hacer negocios con un gobierno que discrimina  asus ciudadanos por el color de su piel y origen.El que es medio izquierdista o liberal pensaba que las historias sobre la persecusiones a cubanos y sobre todo de la raza negra eran historias de "mentiritas" de su esposa ,la mia  y el que les escribe.Nunca hasta sufrir en carne propia con su familia en la isla los resagos de el "apartheid" turistico inventado por nuestro "democratico " gobierno.Ah y no me diga que soy un negro acomplejado cubano,pues mi color  es blanquito y entre my esposa y yo formamos un bello contraste.Ademas ante todo soy cubano y ser humano como raza.Bien jodidos estan aplicando estereotipos dictados por los cuarteles o educacion jesuita adquiridad por los tiranos de Biran,que jamas han mesclado su raza con la oscura y si han usado al negro has sido como carne de cañon en Africa o como policia.Mucha veces como carne de presidio por lafamosa "peligrosidad'basada en el criterio de unjefe de sector de la policia......

Imagen de Anónimo

Este es el resultado de una dictadura de extranjeros libano espanoles que aprendieron de sus extranjeros Padres a odiar profundamente a los cubanos.solo alguien que No se siente cubano discrimina y humilla al nativo.esto No viene de ahora.es desde el 59esos hoteles y playas del pueblo donde el pueblo No podia Ni acercarse a la entrada del hotel.esa mentira de que todo era de todos.pero los que Vivian en mansiones eran los ministros y generales.las diplotiendas famosas.el permiso para viajar.todavia hoy hay que tener permiso para desplazarse de una provincials a otra.etc etc.los abusos son infinités.y los carneros ni cuenta se dan de como los han pingueao los castros.

Imagen de Anónimo

Independientemente de que todo lo señalado aqui es norma y no excepción muy dolorosa por cierto voy a exponer una opinión muy personal pero sacada de mi experienciaEl sector poblacional que en Cuba (por lo general salvo algunas excepciones ) ha logrado mayor éxito económico por tanto mayor poder adquisitivo esta en personas con poca educación formal, bajo nivel intelectual y que como buenos  cubanos gustas presumir de su holgura economica haciendo alarde de "nuevos ricos socialistas" hasta los hijos y nietos de los "historicos del establisment tanto de guayaberas como de verde olivo ya sin sonrojo se apartaron del proletariado y lo vemos en bares privados de lujo, desfiles de modas, discotecas de élite etc.Entonces aquella percepcion real de una poblacion acomodada, culta y educada no existe todos ( o casi para ser justos) hemos tenido que hacer algo al margen de la ley por tanto TODOS SOMOS DELINCUENTES Y POTENCIALMENTE LADRONESESTO PUEDE SER UNA MUY BUENA CONQUISTA DE LA ROBOILUSION  

Imagen de Anónimo

Los turitas extanhero, los que de verdad ponen la plata....esa afirmación no es en sí discrimiantoria? EL turista cubano o el que entr a consumir, no pone la plata también, o vale menos por ser plata de un cubano?

Imagen de Anónimo

Los cubanos no acaban de entender que en Cuba siempre serán considerados ciudadanos de,si acaso,cuarta categoría.El papel del pueblo cubano dentro del sistema oligárquico militar es el de mano de obra barata que casi esclava.Si por la alta jerarquía fuera,a todos los cubanos los desaparecieran,pero los necesitan,algunos para que repriman a los que quieren salirse del juego,a otros para trabajos casi esclavos,y otros como payasos para los turistas.

Imagen de Anónimo

ese marti tiene clavo de oro arrancado con una piqueta o le amputaron un dedo? entonces ese no es el marti que eusebio leal "restauró" , menos mal

Imagen de Anónimo

Deja que comiencen los campos de golf y ya verás cuan honda es la herida,Liborio y su equipo solo para tareas de mantenimiento y limpieza.

Imagen de Anónimo

visitando cuba por razones familiares me acerqué al museo de la ciudad en la plaza de armas. Ademas de un guardia imponiendose que custodiaba a la caja registradora mas que a la institucion, tambien te detiene un sendo cartel intendible (termino criollo), al menos intendible para quien no este acostumbrado. Hay distintos precios para cubanos residentes y no residentes. No entré!!

Imagen de Anónimo

No hay represión eficaz si no hay concurso, por obra u omisión, de los propios ciudadanos.