Domingo, 21 de Enero de 2018
00:36 CET.
Sociedad

El castrismo propaga la neofilia

La gerontocracia —los vejestorios guerrilleros— que aún tiene el poder en Cuba ha creado la paradoja: nunca se ha exaltado más a los jóvenes, a lo nuevo, en nuestro archipiélago. Mientras que nunca antes hemos sido gobernados por una camarilla de ancianos nada venerables.

La aparente contradicción es fácil de explicar. Vejez en Cuba es sinónimo de obsolescencia. También de fanatismos y prejuicios, de aferrarse al pasado. Representa tangiblemente el fracaso, la ruina espiritual y económica del país hacia un despertar que, lógicamente, rechaza todo lo que huela a ancianidad. Jóvenes y menores de 65 años no quieren mirar hacia la tercera edad —algunos especímenes ya están en la cuarta— porque padecen la terrible certeza —por supuesto que injusta cuando generaliza— de que son ellos los culpables del desastre.

Y por lo común lo son. El naufragio moral —hipocresía, corrupción...—, unido a la pobreza que ya hoy no puede atribuirse a factores externos —imperialismo, desmerengamiento del comunismo...— o a escasez de riquezas naturales, da en el blanco. Le da en la cabeza a Raúl Castro, Machado VenturaRamiro Valdés y el grupito de generales dueños de la finca que les dejara Fidel Castro.

Hasta la mayoría de sus hijos y nietos solapadamente esperan por el "factor biológico": la cremación con boleto para el reparto Boca Arriba. "Todo el poder a los jóvenes", parece parodiar la conocida frase de los soviets.

Pero esta lógica reacción tiene su costado negativo. Porque por supuesto que la neofilia es un fenómeno mundial, que mucho debe a campañas mediáticas vinculadas al comercio, a expandir necesidades falsas y propiciar lo que el pensador francés Gilles Lipovetsky llama La era del vacío y, en su libro más conocido, El imperio de lo efímero.

¿Entonces? Castro expande la neofilia por antítesis. Los viejos cubanos somos culpables hasta que no demostremos, uno a uno, la inocencia. Y en ese saco justiciero no dejan de entrar —por cierto— muchos de los hoy ancianos del llamado "exilio histórico", con un buen grupo culpable de esperar que Washington se encargara de que las cosas volvieran a su sitio.

Al sumar los años transcurridos desde el nefasto 10 de marzo de 1952, tenemos enfrente a un señor que ya entró en la tercera edad, que inspira una vergüenza sin límites, similar a la que Cuba suscitaba en el siglo XIX cuando tardó y tardó en independizarse de España. De ese Frankenstein tropical solo se respeta su astucia. Solo se teme su falta de escrúpulos. Solo se comenta en voz baja...

Sinónimo de detenimiento —rima con empecinamiento y anquilosamiento—, cuando cese su mandato se consolidará con más fuerza que en ningún otro país un irrefrenable culto al joven y a lo nuevo. También con la ayuda de una población a la que los bajísimos índices de natalidad ha envejecido, ha hecho más dependiente de la fuerza juvenil, hasta el punto de que los economistas todavía no saben de qué forma se podrá mantener a tanto jubilado.

Será tajante —quizás ya lo sea en determinados sectores como el de las ciencias sociales y la cultura literaria y artística— contra lo que tenga más de 35 años, frontera de la juventud y pase a la madurez. Una bibliografía o una canción, una crónica o un cuadro, con más edad de ese borde, de inmediato tendrá la sospecha de arcaico.

Los adelantos de los septuagenarios y octogenarios cagalitrosos son elocuentes. Para los nuevos dirigentes sin pedigrí histórico, se establece como edad límite para entrar al Comité Central del Partido la de 60 años. Y 70 años para cargos de dirección. El castrismo se disfraza de neofílico. Otro fraude de una cadena llena de estafas, bluffs, trampas...

La neofilia —bandazo lógico— consolida su poder en Cuba con la simplicidad de la ignorancia que lo mete todo en el mismo saco. Ya es así. Presente sin futuro, no distingue. En un segundo nadie distingue, y la rapidez es su signo. Miope, pero sobre todo con la analfabeta ilusión de que todo lo viejo es anticuado, de que lo nuevo tiene que ser bueno.      

El castrismo, por antítesis, propaga la neofilia. Otro fraude.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Lo viejo para el plan tareco. Buen análisis de Prats 

Imagen de Anónimo

Aunque el tema es bueno, el artículo es malo por los cuatro costados. Tal parece que se escribió en total ebriedad.

Imagen de Anónimo

Simplemente palos de ciego. Los que saben que les queda poco no tienen interés en arreglar las cosas antes de morirse y su idea es dejarle el desastre al que venga después a gobernar. Como dijera Luis XV, "después de mi, el diluvio".