Martes, 17 de Julio de 2018
Última actualización: 11:21 CEST
Sucesos

Vivir como presos, única opción ante el aumento de los robos en Santiago de Cuba

Viviendas enrejadas en Santiago de Cuba. (E. SUÁREZ)

Los pobladores de Santiago de Cuba están preocupados por el aumento de los robo en viviendas, que en ocasiones se producen con violencia.

"Ya no me siento seguro en mi casa a ninguna hora", dijo un vecino afectado por estos hechos delictivos.

El Gobierno, entretanto, ha invertido miles de dólares para poner cámaras de vigilancia en las zonas de mayor afluencia turística, con el pretexto de combatir la prostitución, el proxenetismo y garantizar la seguridad de los visitantes.

"Me han robado en los últimos meses en dos ocasiones en la casa: a fines de diciembre de 2016 y en febrero de este año", dijo José Armando Varona. "La primera vez, entraron a las 10:00 de la noche, mientras mi esposa atendía a mi hija pequeña en el cuarto y yo no me encontraba en la casa, y la segunda, mientras dormíamos", añadió y aclaró que no hubo violencia.

"La única solución que encontré fue mandar a enrejar mi vivienda completa, con el gasto que esto representa. Nada de lo que perdí ha sido recuperado, ya he perdido las esperanzas de hacerlo", dijo.

A juicio de Varona, "la Policía muchas veces sabe quién es el ladrón".

"Ellos conocen los barrios, además tienen informantes donde quiera, que están pendientes de todo menos de lo que deben estar. Si hicieran su trabajo como deben, nada de esto sucedería. A veces pienso que ellos no reaccionan porque, o son sus mismos informantes los que están implicados o les tienen miedo", comentó.

"Muy pocas veces la Policía encuentra al culpable; eso solo ocurre en Tras la huella (programa de la televisión estatal), en la vida real no es así, tiene que ser algo que resuene mucho para que se pongan a trabajar de verdad", criticó.

"Esto cada día se pone peor", lamentó otro entrevistado refiriéndose a un robo con violencia ocurrido hace pocos días en Dos Caminos de San Luis. "Asesinaron al dueño de la casa para llevarse algunas boberías como ropa, zapatos y otras cosas", añadió.

El fallecido, conocido como Frank, vivía en los altos de una edificación de dos plantas ubicada frente al paradero de Dos Caminos, donde se cogen los vehículos que van hacia San Luis.

La vivienda está también enrejada, por lo que los vecinos creen que el asesino entró a la casa haciéndose pasar por un cliente, ya que la víctima se dedicaba a vender ropa y otros artículos.

Una foto del cuerpo de la víctima, con la cabeza cortada, y el retrato hablado de un sospechoso del asesinato circularon por San Luis.

Un afectado por los robos que pidió mantenerse en el anonimato por temor a represalias dijo que los ladrones entraron en su casa por la noche, a través de una ventana.

"Se llevaron mi computadora, dejándome solamente el monitor. Al ver lo sucedido, en la mañana fui junto a mi esposa a la estación de la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) del municipio San Luis e hice mi respectiva denuncia, de la cual no me dieron ni siquiera el número", relató.

"Me dijeron que si quería que la investigación procediera tenía que llevar los documentos de la computadora para demostrar que era mía. En fin, no hicieron nada y me hicieron sentir como si fuese yo quien hubiera cometido un delito. Ya han pasado cuatro meses y, sencillamente, tengo que olvidar lo que era mío".

Osmel, un jubilado santiaguero, dijo que en su barrio han ocurrido al menos "tres robos en menos de un mes".

"Yo estoy seguro de que son personas que conocen los lugares, por la forma en que actúan", dijo.

Un fabricante de rejas conocido por el apodo de Piquiri, dice que su negocio se ha beneficiado de la situación, aunque admite que lamentaría sufrir un percance de ese tipo.

"He visto un aumento de mis ingresos en los últimos tiempos. Muchas personas están enrejando sus casas y eso es bueno para mí. Pienso que quien quiera tener su casa segura debe enrejar, no hay otra opción. Lo que no me gustaría es que me pasara a mí", declaró.

Explicó que, "para el trabajador promedio, enrejar la casa equivale a seis o siete meses de salario sin poder hacer ningún otro gasto. El metro cuadrado cuesta aproximadamente 450 pesos (unos 18 dólares), por lo que asegurar de esa forma los hogares lleva un promedio de más de 2.000 pesos, moneda nacional".

José Amado considera que si los agentes de la Policía incrementaran las rondas de patrullaje nocturno disminuiría la incidencia de delitos como estos.

"Es absurdo tener que gastar tanto dinero en crear una especie de jaula para no ser saqueado en tu casa. Las autoridades deben pasar más veces por cada zona donde la gente es más vulnerable. Además, supongo que ellos tienen un control del potencial delictivo de cada área y eso ayudaría a reducir considerablemente estos hechos", opinó.

4 comentarios

Imagen de Anónimo

Jaula dentro de jaula…

Imagen de Anónimo

¡Ay, pobrecitos! No se han dado cuenta que allí, en la isla, TODOS viven dentro de una cárcel, hasta los carceleros.

Imagen de Anónimo

Una pregunta ¿la casa de Moco Pegao esta enrejada?

Imagen de Anónimo

Deben iniciar ya las gestiones para hermanar la ciudad con Miami Gardens

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.