Martes, 23 de Enero de 2018
16:58 CET.
Política

Sin pasos concretos para una solución democrática de la crisis

Raúl Castro se comprometió a entregar la presidencia en el 2018 al nuevo encargado que, según la Constitución vigente, sería electo por la Asamblea Nacional del Poder Popular resultante de las elecciones que deben celebrarse este año 2017.

Sería otro presidente electo, indirectamente, sin el voto popular, por los diputados propuestos en un 50% por la dirección del Partido-Gobierno y en otro 50% igual por las organizaciones parapartidistas y los delegados provinciales y municipales del Poder Popular, según la vigente ley electoral.

Voceros del Partido-Gobierno han expresado que trabajan en una nueva ley electoral, que todavía en mayo de 2017 no se conoce, lo cual hace dudar de su pronta promulgación, de que pueda implicar un cambio importante y llene el espacio democrático necesario entre su aprobación y el proceso eleccionario, capaz de garantizar verdaderas elecciones libres.

Tal espacio debería crear un clima de confianza nacional y tolerancia que hoy no existe e incluir nuevas leyes sobre la libertad de de expresión, de asociación, de partidos políticos y una nueva ley electoral pluripartidista que garantice al pueblo y a los representantes de todas las entidades políticas poder manifestarse, hacer campaña, participar del proceso eleccionario y acceder a cuotas de poder político a nivel distrital, municipal, provincial y nacional, sin acoso ni represiones.

Sin ese previo proceso de democratización con garantías para el ejercicio de los derechos civiles y políticos, reconocidos en la Carta de Derechos Humanos de la ONU, no habría manera de garantizar en Cuba la necesaria salida democrática a la crisis política, social y económica en que ha sido sumida por un sistema dictatorial controlado por una burocracia que pretende eternizarse en el poder.

Nada de eso se está haciendo por el Gobierno.

Los diversos movimientos que promueven participar en las elecciones oficiales, convocar a plebiscito y otros por el estilo, contribuyen a demostrar la ausencia de democracia, pero no lograrán cambiar el sistema.

A menos que se posterguen las elecciones que ya se vienen organizando para este año y, previamente, el actual parlamento proceda a aprobar todas esas leyes y espacios necesarios que garanticen el ejercicio democrático, difícilmente será posible alguna variante que implique un cambio sustancial en la sociedad cubana para el 2018.

Las elecciones próximas transcurrirían como hasta ahora y los propuestos desde arriba elegirían a los mismos que los propusieron: la siempre misma farsa de la "democracia socialista" que estamos viviendo desde 1976, para garantizar la perpetuidad de la casta castrista.

El mundo entero debe saber que en Cuba no existe garantía alguna para la celebración de elecciones democráticas que permitan al pueblo y a sus distintos representantes acceder al poder.

La revolución de 1959 logró el derrocamiento de la tiranía batistiana porque fue convocada para restaurar la Constitución democrática avanzada de 1940 y el curso institucional interrumpido por el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952.

Los sabios dicen que cuando se pierde el camino, si se quiere llegar al destino previsto, debe volverse al punto de extravío.

Cuba perdió el camino de la democracia, la libertad y el desarrollo en 1959, cuando en lugar de retomar la Constitución del 40 y convocar a elecciones democráticas y libres como había prometido el líder guerrillero de la Sierra Maestra, este escamoteó para sí aquel triunfo popular y aprovechándose de la efervescencia política del momento, impulsó un programa populista-igualitarista-estatalista de "justicia social" a costa de desorganizar toda la sociedad cubana, en el estilo tradicional del caudillismo latinoamericano, que combinó con la "dictadura del proletariado" estalinista.

Lo que vino después ya es historia conocida, aunque contada de diversas maneras.

No se trataría de regresar ahora, literalmente, a aquel momento, lo cual es imposible, sino de partir de la restauración de la vida democrática del país y crear las condiciones para una convocatoria a una nueva constituyente democrática.

Hoy parece improbable que Raúl Castro y la gerontocracia que le rodea decidan acometer esa tarea.

Sin embargo, la crisis económica interna, el agotamiento del sistema en todos los órdenes, la desaparición del líder histórico, la protesta internacional por las masivas, sistemáticas y flagrantes violaciones de los derechos civiles y políticos del pueblo cubano, la eventual caída del soporte económico que ha significado el régimen chavista, la decadencia del populismo-autoritario en la región, la demostrada superioridad del trabajo privado y cooperativo sobre el estatal y el paulatino acceso de los cubanos a internet, han ido fortaleciendo la idea del cambio necesario en parte de la cúpula gobernante, eventualmente entre los sucesores escogidos y sobre todo entre los simples cubanos.

Nadie olvide que estos tipos de sistemas, hasta hoy, desaparecen por apoptosis, desde dentro.

En consecuencia, el papel de la diversa oposición y disidencia, debería concentrarse en continuar mostrando la inviabilidad, la inmoralidad e ilegalidad del estatalismo asalariado centralizado, especialmente sus violaciones a los derechos humanos, apoyar las formas de empoderamiento popular económico y de la sociedad civil, impulsar el acceso más amplio posible a internet y prepararse para el venidero cambio democrático, evitando el reciclaje de la violencia.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 27 ]

Imagen de Anónimo

Estoy de acuerdo con Campos, en muchos aspectos, no es posible que todos estemos de acuerdo con una opinion al 100%, (eso es lo que siempre ha pretendido el castrismo ) pero : "... apoyar las formas de empoderamiento popular económico y de la sociedad civil, impulsar el acceso más amplio posible a internet y prepararse para el venidero cambio democrático, evitando el reciclaje de la violencia" es justamente lo que debiera hacer los llamados disidentes y opositores en el pais, con pequenas excepciones ninguno lo hace. La mayoria no se acerca a la poblacion para explicarles la importancia de crear una fuerte e independiente sociedad civil, por lo cual seguiran sin respaldo popular.

Imagen de Anónimo

Lo de 7:01 puede traducirse así:"Quédense dentro de la jaula, que si salen, puede ser peligroso.....""No piensen, porque los Castro son inteligentes y lo hacen por nosotros......."Así están Cuba y Venezuela.Fundamentalismo del siglo XXI.

Imagen de Anónimo

Ay! Esa boca se tarántula succionadora! Que chula!

Imagen de Anónimo

Anónimo 07:01:Revisa tus clases de Historia, que si las tomaste en Cuba; seguro que el Mariscal Zhukov tomó Berlín, no porque los Americanos detuvieron su marcha en el Rhin para que los Rusos llegarán primero a la ciudad, lo que fue pactado entre Stalin y Roosevelt; y claro, nunca Stalin recibió comida, vehículos y pertrechos de los Estados Unidos, ellos solitos liberaron el mundo. Y si los males que lleguen a Cuba sean tantos como tú quieres convencer a los ignorantes que Castro ha formado a su conveniencia, de que es preferible la esclavitud de Cuba a los males del capitalismo; te digo Ciberclaria solapada, chivato dizfrazado de disidente intelectualoide; que es preferible toda la desgracia de un mundo sin el castrofascismo, sin el socialismo e izquierdismo; es mejor morir en un mundo sin la dictadura de los castro que padecer como esclavo en ella. No estás confundiendo a nadie aqui, vete a escribir al Granma o en Cubadebate. 

Imagen de Anónimo

La dictadura no es perfecta,lo ma's seguro es que algunos Altos oficiales,tanto de la inteligencia como de Las FAR,le tienen la bola Escondido al tuerto castro,dicen que el socio es un burro,y todos sabemos que el cubano ha aprendido a raatear,se viene eventos interesantes

Imagen de Anónimo

Con el Castrismo nunca habra una solusion democratica, ellos son un Cancer que hay que extirpar de raiz para evitar que siga destruyendo las democracias y contagiando a latinoamerica de la corrupcion y del desastre economico que los caracteriza, ademas de constituir una amenaza a la seguridad de los Estados Unidos por su declarado interes en la desestabilizacion de ese pais y de infiltrar sus instituciones con fines de guerra ideologica, adems de su conocido apoyo  los terroristas del mundo. 

Imagen de Amadeus

@ 12:37¿Cuántos más tienen que moririse en Cuba, para que haya democracia? Ya se murió el Cenicero en Jefe; y nada. Luego morirá Raúl y vendrá El Tuerto, Díaz Canel , etcétera y nada cambiará, porque el poder está concentrado en una mafia que se la reparte y tontos no son para dejar de chupar la chambelona.. Y sí, los cubanos son diferentes, mire sí lo son, que han aguantado más de medio siglo de dictadura sin chistar. En Venezuela no van a esperar tanto. Por cierto, ¿de qué país es usted?

Imagen de Anónimo

Al comentario de las 08:21. Te aclaro que no todas las dictaduras son derrotadas por medio de las armas.La dictadura franquista en España no fue derrotada violentamente, acabó con la muerte del dictador. Tampoco fueron derrotadas por medio de las armas ninguna de las dictaduras comunistas del Este de Europa. ¿Por qué en Cuba tiene que ser diferente? ¿Qué pasa que los cubanos son extraterrestres?

Imagen de Anónimo

Ciertamente en Brasil existe una gran corrupción que es endémica y sistémica que atiende a la gran mayoría de los partidos políticos sean de izquierda, de centro o de derecha, pero el gran hecho es que la democracia brasileña con sus instituciones de control del estado democrático de derecho han desvendado el mayor esquema de corrupción del mundo y están desarrollando la condenación de corruptos y corruptores incluyendo a directivos de empresas privadas y estatales,  expresidentes, expresidenta, el presidente en ejercicio, exgobernadores, gobernadores, alcaldes y congresistas y excongresistas de ambas cámara, entre otros, tal esquema de corrupción solo puede ser enfrentado por un estado democrático de derecho, con una prensa libre, e instituciones robustas de control del estado democrático, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Me congratula este artículo. El señor Campos cada vez afina más su percepción de la realidad cubana con excelente razonamiento. El decursar  de su pensamiento es increible y cada articulo que entrega es una clase magistral de la realidad cubana.