Sábado, 18 de Noviembre de 2017
22:26 CET.
Obituario

Muere en París el arquitecto cubano David Bigelman

El arquitecto cubano David Bigelman murió este miércoles en París a los 73 años de edad, informó a DIARIO DE CUBA el escritor Jacobo Machover, quien era su amigo.

Nacido el 28 de septiembre de 1943 y de origen judío, Bigelman se exilió en los años 70.

En la Isla fue cercano a los miembros de Ediciones El Puente y tradujo el poema "Howl" (Aullido), de Allen Ginsberg, para ese proyecto, desmantelado por el Gobierno de Fidel Castro en 1966.

Bigelman conoció a Ginsberg en La Habana, en 1965, cuando el estadounidense fue invitado como jurado del premio de poesía de Casa de las Américas y mantuvo contactos con varios integrantes de El Puente, según relató el fallecido poeta José Mario Rodríguez, fundador de esa editorial.

El arquitecto fue además uno de los integrantes del equipo que encabezó Ricardo Porro para el diseño y construcción de las Escuelas de Arte de Cubanacán.

"Sentíamos que estábamos haciendo algo maravilloso y nuevo", dijo en 2003 al Chicago Tribune sobre esa obra inconclusa.

Pero "mucho antes de que las escuelas fueran terminadas, el proceso burocrático del régimen había asumido proporciones que significaban que estas obras se habían vuelto totalmente incomprensibles para los financiadores y su propia existencia incluso se volvió escandalosa a sus ojos", escribió Bigelman en un artículo titulado "Símbolo y concepto en el trabajo de Ricardo Porro", publicado por Festival dell'Architettura.

"Después de haber sido maltratado por los críticos oficiales, que lo acusaron de ser la escoria de una cultura burguesa decadente, Porro se vio obligado a abandonar tanto la obra como la enseñanza de la Arquitectura y dejar definitivamente el país en 1966", añadió.

Tras exiliarse también, Bigelman fue profesor de la Escuela de Nacional Superior de Arquitectura de París-Belleville de 1972 a 2008.

Se dedicó a la renovación urbana, y en 2003 trabajó en la remodelación de los Campos Elíseos.

En 2008, en un artículo publicado en el número 50 de la revista Encuentro de la Cultura Cubana, Bigelman analizó las necesidades de una eventual remodelación de La Habana, especialmente su frente marítimo.

Para paliar el efecto nocivo que los embates del oleaje y el salitre han tenido sobre las construcciones que bordean el Malecón, el arquitecto propuso "ampliar ligeramente la zona".

"En vez de reconstruir solo los edificios existentes, esta solución se propone extender hacia el mar, con un ancho aproximado de cien metros, una hilera de manzanas, desde el Prado hasta Belascoaín", explicó. "El Malecón existente sería bordeado de fachadas de ambos lados, con los antiguos edificios preservados y reconstruidos, dispuestos frente a los nuevos edificios, del otro lado de la avenida, que serían la nueva fachada de cara al mar".

"El tráfico de autos sería conservado y las nuevas construcciones en materiales resistentes al salitre (granito, piedras coralinas, azulejos, etc.) protegerían una explanada central con dos filas de árboles semejante a la del Prado. Las fachadas a portales de los nuevos edificios orientadas hacia el mar (hoteles, habitaciones y comercios en las plantas bajas) abrirían hacia un nuevo paseo del Malecón, esta vez completamente peatonal", escribió.

Añadió que "algunos de los antiguos edificios de valor existentes (como la Casa de las Cariátides) podrían ser trasladados al nuevo paseo (…) la vista actual del horizonte marino a través de las calles perpendiculares al Malecón sería mantenida".

"A partir de Belascoaín y el parque Maceo hasta el parque del Maine, la curva del nuevo Malecón proseguiría hacia el oeste paralelamente a la antigua, pero esta vez el espacio sería reservado a marinas y balnearios públicos, protegidos por muelles y rompeolas. Estos pequeños puertos con su nueva animación alternarían con una serie de plazas o explanadas abiertas hacia el mar, junto al castillo de la Punta, al final de Belascoaín, frente al parque Maceo, al pie de La Rampa, de la calle 23, y hacia el parque del Maine", detalló.

Así, "sería posible remediar el desgaste de la faz pública de la ciudad, añadiendo así un elemento importante a la labor de reconstrucción del país", consideró.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

Que descanse en paz. David era muy discreto y al mismo tiempo afable y cariñoso. Tenía su oficina de trabajo en el barrio donde vivo, y a veces nos cruzabamos en la calle y charlabamos un rato, o si estabamos apurados simplemente nos saludabamos. Me ha sorprendido su muerte. Lo siento mucho. Mis condolencias a sus amigos y familiares.
Un cubano.

Imagen de Anónimo

Los castro en 1959 contaban con un grupo de Ing.civiles y arquitectos de primera linea que crearon en la decada del 50 obras urbanisticas que eran un orgullo para Cuba y admiracion para muchos paises de Latinoamerica,este Arq. que acaba de fallecer en Francia supo asimilar y querer continuar ese movimiento futurista en el pais,pero choco contra un demonio devenido en gobernante que queria liberar de nuevo a la republica de los "males" del pasado y construir un nuevo futuro para el pais incluido el hombre nuevo,los resultados no hay que describirlos solo echar una ojeada a la realidad de la Cuba actual y no solo en urbanistica.

Imagen de Anónimo

Caballeros... miren que se ha ido gente con talento de Cuba.. Esto nunca se acaba...

Imagen de Anónimo

@19:41, cada uno de esos arquitectos tenía un equipo a cargo. 

Imagen de Anónimo

El equipo de las Escuelas de Arte fue: Ricardo Porro, Roberto Gottardi y Vitorio Garatti. 

Imagen de Anónimo

QEPD