Lunes, 20 de Noviembre de 2017
00:04 CET.
Vivienda

De un edificio deteriorado a un albergue en igual condición

Varias familias que fueron sacadas hace seis años de sus hogares en la Callejuela 69 entre San Antonio y San Ricardo, en Santiago de Cuba, viven aún en casas de parientes, amigos o en albergues tan peligrosos por su deterioro como el inmueble que abandonaron. Expresan insatisfacción por el modo en que las autoridades han manejado sus casos.

El edificio en que vivían estas familias fue demolido en noviembre de 2011, pero las reclamaciones sobre su precario estado habían comenzado en la década de los 90.

La situación se agravó cuando, en junio de 2011, "ocurrió un derrumbe parcial en la planta alta", explicó Lázaro Garzón González, uno de los vecinos. Fue entonces que las "autoridades se personaron en el lugar con la promesa de solucionar el problema". La primera consecuencia fue la demolición.

Un exresidente del edificio que no quiso revelar su nombre dijo que "una vez reubicados los grupos familiares, el espacio resultante de la demolición estuvo contemplado en el plan de construcción de viviendas del año 2010-2011 y se asignaron los materiales para la obra entre los meses de agosto a noviembre de 2013".

Sin embargo, la construcción "no sé realizó y los materiales asignados desaparecieron sin qué constructores o empresa alguna se responsabilizaran", afirmó.

"Hemos recurrido a todas las instancias del Estado en un largo peregrinar", afirmó la familia Garzón Bejerano: "el delegado del Poder Popular, el gobierno municipal y el provincial, el Partido municipal y provincial, la Dirección Municipal de la Vivienda y hasta el Consejo de Estado, sin recibir una respuesta que satisfaga nuestra problemática habitacional", que tiene ya más de 20 años.

De las nueve familias que ocupaban el edificio demolido, solo a tres les fue garantizado albergue en diferentes lugares de la ciudad. Uno de ellos, el ubicado en la calle Carnicería 704 entre Santa Lucia y Santa Rita, está en tan mal estado como el inmueble en el que vivían.

"A las restantes familias se les propuso que se reubicaran por sus propios medios, ya sea en hogares de familiares o de vecinos", dijo Rosa Elvia, una de las albergadas.

"¿Dónde quedó el derecho a la vivienda digna que garantiza la Constitución cubana?", es la interrogante del matrimonio compuesto por Ángel Silveira y Yohandra Candeaux. "Nos han dejado en total desamparo, teniendo en cuenta que hay niños pequeños, ancianos enfermos y nosotros, que somos portadores del VIH".

"A algunos de nosotros se les ha 'garantizado', por decirlo de alguna manera, un lugar alojamiento, pero sin las más mínimas condiciones habitacionales; mientras que otros continúan en casa de familiares o vecinos. ¿Por qué si el edificio fue demolido no nos han dado una solución?", cuestionó el matrimonio Silveira-Candeaux.

Mientras le son entregados nuevos apartamentos a los vecinos del barrio San Pedrito inmediatamente después de demoler sus casas, estos casos, cuyas viviendas fueron demolidas hace más de un lustro, ni siquiera son considerados.

Estos núcleos familiares humildes tienen más interrogantes que respuestas. Han perdido la esperanza de que se construya algo para ellos en el espacio donde estuvo su edificio, hoy convertido en uno de los tantos vertederos de basura de la ciudad.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Grave error llamar gobierno a una dictadura.por Los gobiernos de vota.y este No es el caso.

Imagen de Anónimo

Los yankis primero,pero eso se construyen campos de golf y hoteles 5 estrellas