Domingo, 19 de Noviembre de 2017
23:42 CET.
Guantánamo

Baracoa: 'Avances' en la prensa oficial y quejas entre los damnificados de Matthew

La prensa oficial defiende en las últimas semanas los "avances" en la recuperación de las zonas afectadas por el huracán Matthew en Guantánamo. Sin embargo, con frecuencia esas informaciones contrastan con las quejas de los damnificados.

"Solo me dieron 12 tejas para el techo y clavos que no me sirvieron porque son pequeños. Tuve que comprar de los buenos en la calle, a 20 pesos (moneda nacional) la libra", reprocha Bárbara, vecina de Baracoa.

Asimismo, destaca la necesidad de una alternativa gubernamental que facilite la adquisición de madera, pues "resolver tablas en estos momentos es un problema".

A las familias cuyas viviendas fueron derribadas en su totalidad —relacionó el diario oficial Granma a mediados de abril—, "el Estado les garantiza 18 tejas de zinc con su caballete, 20 bolsas de cemento, un fregadero, puntillas y cables para los que se ubican en zonas electrificadas; mientras que la madera, proveniente sobre todo de la palma y otros árboles derribados por el meteoro, corresponde buscarla a los beneficiados".

"La madera para arreglar mi casa tuve que comprarla a un carpintero particular en más de 400 pesos", asegura un campesino local. "Las autoridades me dieron tres caballetes y me dijeron que, cuando pusiera las tejas, si faltaban ellos venían, tiraban fotos y tramitaban las restantes".

"A los que tienen situación de derrumbe total le dan el techo gratis, pero el fregadero, los cables y el cemento son pagos", añade. "Los materiales que dice el Gobierno se los están dando a los que viven en lugares intrincados".

Wilder, residente en la zona de Duaba, calcula según su experiencia el rendimiento de una palma: "Una grande da aproximadamente de 50 a 60 tablas de tres metros, y una casa se lleva aproximadamente 400 tablas; o sea, ocho palmas por cada casa. El problema es que esos árboles que cayeron tienen dueño", advierte.

Una tabla puede costar 12 pesos (moneda nacional). "El que además necesite horcones, tiene que pagar de 50 a 70 pesos por cada uno y el transporte de materiales en una distancia pequeña cuesta de 150 pesos para arriba", enumera Wilder.

"Una palma en estos momentos en la ciudad de Baracoa es motivo de riñas entre familias", apunta un anciano conocido como Negro, vecino de la localidad baracoense de Joa. "Por ejemplo, una cayó en la casa de un vecino de nosotros; los dueños no gestionaron quitar la palma del medio, pero tampoco estuvieron de acuerdo con que los afectados la cortaran para beneficio propio. Vino la Policía y le dio la razón al dueño de la palma".

"Si vives en la ciudad, por los daños a tu vivienda te tocan 20 tejas, pero te dan 12 y el resto cuando tengas forma de pagar los materiales", señala Wilder. "El burocratismo no permite que los subsidios lleguen a tiempo para que las personas tengan esa forma de pago y eso te dice que lo de Baracoa va para largo", añade.

Alerta sobre personas que no tendrán manera de conseguir materiales. "Eroildo Romero y Noris Mulgado son una pareja de ancianos que dependen de una pensión. Les asignaron los materiales, pero no los aceptaron porque dicen que de dónde sacan dinero para las tablas, los horcones, clavos largos y la mano de obra. Ellos sufrieron el derrumbe total de su vivienda y cuando pidieron un subsidio se lo negaron", señala Wilder.

"Todavía hay familias que se están mojando y otras que no han recibido los colchones que donaron, colchones que se supone alcanzaban para todas las regiones afectadas de la provincia", critica Ramón Rodríguez.

"Los tanques para almacenar agua potable tampoco alcanzan y los pocos que llegan no salen a la venta en los centros de distribución de materiales", asegura.

En cuanto a las imágenes que ve la población a través de la televisión nacional (estatal) sobre los avances en la recuperación de Baracoa, Zenaida, vecina de La Playita, afirma que "hay zonas priorizadas, como por ejemplo Mata, por donde salió el huracán, y el Toa, donde trabajan personas de Venezuela en la construcción del puente".

"Estos lugares son destino de las visita de altos dirigentes que supervisan la entrega de materiales y allí está la televisión", dice Zenaida.

"En el Casco Histórico, las casas están en estado horrible y se mojan, pero las fachadas pintan otra cosa. Las tablas de los árboles caídos no aparecen, sin embargo en la televisión presentan los aserríos con novedosa tecnología de procedencia china, trabajando para 'beneficiar a la población'", comenta.

"Luego de seis meses, aún hay personas haciendo largas colas para los materiales por el burocratismo de las tramitaciones y porque llegan de poco en poco. En el Toa hay cerca de 60 familias albergadas en condiciones precarias, con solo tres letrinas. Les dicen que esperen que se construyan sus casas, pero ya están perdiendo la esperanza", concluye.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

¿ Y por dónde andan los 1 500 000 dólares que donó Putin???

Imagen de Juan

Y sigan marchando el 1 de Mayo. Ningunos toman la iniciativa de reunirse (todos) y hacer demanda contundente. En 11 millones de ciudadanos los monos "Alfa" no existen. Pura lloradera del cubano.

Imagen de Anónimo

Jajá, exactamente es igual la policía que solo funciona bien en Día y Noche o Tras las Huellas! O la agricultura que funciona en el Noticiero Nacional de TV con los bigotes de Serrano. O como el pueblo es feliz en la prensa oficial o como el pueblo pide que le retransmitan el discurso de Fidel pero en la realidad nadie lo ve la primera ni la segunda vez. En fin, que la prensa en el mundo no siempre es exacta, pero en Cuba siempre es VENDIDA Y CONTRA EL PUEBLO!!!