Domingo, 19 de Noviembre de 2017
23:42 CET.
Educación

'Los repasadores de hoy son los maestros preparados que teníamos antes'

"Los repasadores de hoy son los maestros que teníamos tiempo atrás", dice Odelmys Navarro Verdecia, una de las tantas madres guantanameras que destinan parte de sus ingresos a pagar para que sus hijos reciban clases particulares.

"Todo padre que tenga interés en que sus hijos aprendan debe considerar contratar a un repasador", la apoya Delia Hernández Palmero. "La escuela es importante, pero los contenidos se imparten, como se dice, por arribita", argumenta.

"En las escuelas hay muchos maestros de corta edad, que tienen muy poca experiencia; no tienen la pedagogía y la metodología para trabajar con la adolescencia, por ejemplo, que es una edad tan difícil. Sin embargo, los repasadores son maestros con vasta experiencia", opina.

Teresa González, una de esas maestras particulares, coincide con Delia Hernández en que muchos padres ven en las aulas "a profesores demasiado jóvenes", que "no demuestran tener vocación" y no inspiran "confianza".

No pocos de esos jóvenes "optaron por la carrera pedagógica para obtener un título al no conseguir ingresar en otros estudios", dice González. Con frecuencia, "buscan un motivo para pedir una licencia y no siempre el director del centro tiene en sus manos un suplente para cubrir ese espacio, por lo que los alumnos son repartidos entre las demás aulas" o se quedan sin profesor durante meses.

Lo cierto es que son cada vez más las familias que envían a sus hijos a "reforzar" la jornada de estudio con un maestro repasador.

Muchos profesores abandonaron las aulas durante el recrudecimiento de la crisis económica de los 90 en busca de empleos mejor remunerados. Los bajos salarios y las duras condiciones de trabajo no han cambiado sustancialmente desde entonces. Las medidas tomadas por el Gobierno para mejorar la situación en las escuelas han sido ineficaces o contraproducentes, como ocurrió con los llamados "maestros emergentes" o las "teleclases".

"Somos consecuencia de un sistema deprimido", opina Esther López Ramírez, quien fue Metodóloga de Educación durante 40 años y hoy es maestra repasadora.

En Guantánamo, dice, hay profesores particulares que cobran "10 pesos moneda nacional (MN) por encuentro y alumno; otros ponen cuotas mensuales de 40 o 50 pesos. Los profesores de Matemáticas generalmente cobran un poco más porque es una asignatura compleja", añade.

"En la escuela recibimos las clases, pero los repasadores son más cercanos y, además, nos enseñan más la parte práctica que en realidad es la que te familiariza con el contenido que tratas de aprender", comenta Adriana Pérez Hernández, estudiante de noveno grado que va a repasos de hora y media de Matemáticas los fines de semana.

Una madre que tiene a su niña en la escuela primaria cree que uno de los principales problemas hoy es el número de estudiantes por aula.

"Nuestros hijos están mal en las clases porque las maestras tienen demasiados alumnos y no les da tiempo a atender todos los problemas directamente", afirma.

"Si los alumnos tienen dificultades desde la base, que son profundas en ciertas asignaturas, necesitan ayuda porque en un grupo de 30 o 40 estudiantes es muy difícil atender a cada uno de ellos", coincide la exmetodóloga Esther López. "Sin embargo, nosotros, que nos dedicamos a repasar y que tenemos pocos alumnos, sí podemos llegar a cada estudiante y ver la evolución de cada uno de ellos".

"En mi opinión, los maestros de hoy en día no ejercen correctamente su función porque se apoyan demasiado en las 'teleclases'", critica Odelmis Navarro Verdecia. Los repasadores "se entregan más a los estudiantes".

"Pero estos métodos alternativos no deberían ser necesarios", concluye la exmetodóloga. "Si bien la educación es gratuita, también debería ser de calidad".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Malísima formación integral de niños y jóvenes poniendo en alto riesgo el futuro de la identidad cubana. Lo que viene NO representa al cubano nato.

Imagen de Anónimo

Plena coincidencia con la ex-metodóloga. Apelan a las teleclases por falta de habilidades los profesores jóvenes. ¿Qué hacer para resolver el problema? - mejorar salarios y condiciones de vida del profesorado, formarlos mejor y no forzar a nadie a coger la carrera, pero evitando al mismo tiempo que se convierta en el destino de aquellos que no tienen otra alternativa, por tanto, a ellos también hay que ofrecerles otras cosas. Todo ésto es una falta total de perspectivas sobre el futuro del país, que descansa en los niños y su formación, aunque se vayan de Cuba, pero son cubanos y merecen que se les garantice con qué buscarse la vida y ayudar a sus familias.