Jueves, 27 de Julio de 2017
01:49 CEST.
Sociedad

Afrocubanos piden 'crear instituciones propias' y trazar estrategias para dar a conocer la 'historia negada, oculta'

Archivado en

Más de 30 activistas, escritores, intelectuales, académicos y emprendedores cubanos, en su mayoría afrodescendientes, participaron en una reunión en la Universidad de Harvard para celebrar los logros del movimiento afrocubano y trazar una agenda para el trabajo futuro, reporta el diario El Nuevo Herald.

"Tenemos que tener conciencia de que este es un acto histórico", dijo Tomás Fernández Robaina, miembro de la Articulación Regional Afrodescendiente (ARAC) y autor del libro El Negro en Cuba, al inicio del evento el viernes, organizado por el Afro-Latin American Research Institute en el Hutchins Center de esa universidad.

Según el periódico miamense, fue "notable" la ausencia de representantes de organizaciones disidentes que trabajan el tema racial.

Alejandro de la Fuente, director del Afro-Latin American Research Institute, dijo que su exclusión fue una decisión consensuada y que se basó en la consideración de que esos grupos no tienen la lucha contra la discriminación racial como su principal objetivo, indicó el diario. Esto habría dejado fuera a proyectos con un importante trabajo de denuncia de los abusos contra la población negra y mestiza, como el Comité Ciudadanos por la Integración Racial.

Esos activistas, que llevan más de una década trabajando contra la discriminación racial, han sido en cambio invitados a peneles como los del Congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA, por sus siglas en inglés) para "poner en perspectiva el tema de la afrodescendencia", en los que también han participado enviados del Gobierno cubano.

De la Fuente, autor del libro Una nación para todos, dijo que la reunión de Harvard intentó celebrar y reconocer el trabajo de activistas e intelectuales que desde la década de los 90 del siglo pasado comenzaron a organizarse para denunciar el racismo, colocar el tema racial en la agenda pública y producir conocimiento sobre el papel de los afrodescendientes en la historia cubana.

Iniciativas como el Grupo Afrocubanas tratan de "romper el silencio sobre las mujeres negras en los textos maestros de la historia y la literatura cubana (…) y contribuir al desmontaje de los estereotipos racistas y sexistas negativos", comentó una de sus fundadoras, Daisy Rubiera.

Pionera en la lucha contra la discriminación racial en la Isla fue la Cofradía de la Negritud, fundada hace casi 20 años para "crear conciencia a nivel de la sociedad cubana sobre la discriminación".

"En aquel momento la población negra cubana no tenía voz y tratamos de rescatar el derecho a podernos expresar como negros", dijo uno de sus fundadores, Norberto Mesa.

Los participantes opinaron que uno de los logros del Movimiento Afrocubano ha sido que el tema racial dejara de ser tabú dentro de la Isla.

Sin embargo, el Gobierno continúa obstaculizando los intentos de visibilizar esa problemática que tiene una clara dimensión política. Varios de los asistentes al evento de Harvard son miembros de la oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba y no recibieron autorización institucional para participar, aunque pudieron realizar trámites personales para viajar. Otros invitados no pudieron viajar porque el Partido Comunista no se los permitió.

A falta de otros espacios más tradicionales, activistas e intelectuales han empleado desde boletines que envían por correo, como Desde La Ceiba, distribuido por el escritor e investigador Tato Quiñones, hasta blogs.

Existen 11 blogs dedicados al tema racial, dijo Sandra Abd'Allah-Alvarez Ramírez, autora de la página Negra cubana tenía que ser, en la red desde hace 11 años y el primero de su tipo que se produjo en Cuba, según El Nuevo Herald.

Durante el evento salió a relucir la polémica por una caricatura publicada por DIARIO DE CUBA que Álvarez y otras personas consideraron racista.

La caricatura, de Alen Lauzán, tenía como contexto la negativa de las autoridades cubanas a permitir la entrada a la Isla a Mariana Aylwin, exministra chilena e hija del fallecido expresidente Patricio Aylwin, quien debía recoger la mención de honor del Premio Oswaldo Payá Libertad y Vida, concedida a su padre por la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia.

Lauzán mostraba a dos mujeres chilenas que criticaban a Mariana Aylwin mientras practicaban turismo sexual en la Isla con dos cubanos negros vestidos con camisetas de propaganda castrista.

El dibujo fue calificado de racista por Álvarez y otros intelectuales que mantuvieron un debate en blogs y redes sociales.

"Sentí que estaba muy sola y que la gente que podía responder a esta caricatura racista estaban en Cuba desconectados", dijo la activista en el evento en Harvard. Añadió que recibió amenazas por sus críticas a la caricatura. No está claro si las detalló en el evento, el reporte de El Nuevo Herald no lo especificó.

"El principal aprendizaje [de esta experiencia] es que nosotros, negros cubanos, no tenemos que esperar nada del exilio cubano racista, nos quieren callados", afirmó Álvarez.

Tanto ella, como el historiador y poeta Arsenio Rodríguez Quintana y la narradora y profesora de la Universidad de Connecticut Odette Casamayor fueron invitados en privado y en público por DIARIO DE CUBA a explicar las razones por las cuales consideraban racista la caricatura de Lauzán.

Solo Casamayor respondió a esa invitación.

En el evento en Harvard, Alberto Abreu, escritor, premio Casa de las Américas y autor del sitio Afromodernidades, comentó que su blog le ha permitido introducir temáticas como las identidades sexuales disidentes y "abrir una brecha al control discursivo" de las autoridades cubanas.

No obstante, varios ponentes coincidieron en que aún no existen todos los espacios públicos necesarios para la discusión del tema racial. Otros señalaron que estos proyectos y organizaciones operan en un limbo jurídico: no son legales.

Esto es un problema importante para proyectos como Alianza Unidad Racial, que intenta fomentar una cultura de derechos entre los afrodescendientes y darle herramientas para enfrentar acciones discriminatorias de las autoridades y la policía, que usualmente detiene a jóvenes negros sin motivo aparente.

Intentos de unir las distintas iniciativas y visiones en una organización "sombrilla" para combatir el racismo, como el capítulo cubano de la ARAC —que contó inicialmente con el acuerdo del Estado— no han sido exitosos.

Los participantes discutieron también sobre el desarrollo del movimiento hip-hop en Cuba y el rol de la estatal Agencia Cubana de Rap.

Pese a haber sido un "movimiento antirracista" de vanguardia, comentó el ensayista y activista Roberto Zurbano, el movimiento cubano de hip hop no llegó a ser un movimiento social "porque fue abortado".

"Cuando tengan un proyecto que pase de un número de personas, van a ir por ustedes, si no eres hijo de [un dirigente] y si tu proyecto no responde a [los intereses de las autoridades]", comentó visiblemente frustrado Soandres de Río, del dúo Obsesión, quien ha organizado durante varios años el independiente evento de rap Puños Arriba.

Zurbano demandó "crear instituciones propias" y producir una historia del movimiento afrocubano. Tomás Fernández, por su parte, propuso "cambiar los planes de enseñanza de los estudios superiores" para "dar a conocer la historia negada, oculta, de nuestros ancestros afrocubanos".

"Se necesita un proceso de deconstrucción y tiene que haber políticas públicas", opinó la periodista e investigadora Gisela Arandia.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 26 ]

Imagen de Anónimo

Entonces yo soy eurocubano???.. 

Imagen de Anónimo

Maravilloso. Qué viva el racismo.

Imagen de Amadeus

El régimen sabe aprovechar a personajes como la Odette y la Sandra. Les da cordel con el tema de la negritud, pero ellas mismas saben cuándo deben ponerse el bozal. Todo lo convierten en una entelequia cantiflana afrocubana, pero el callo, no lo pisan, porque sabe dónde dice peligroNo es una casualidad que estas dos señoras, lo mismo están en el Palacio de la Convenciones en La Habana en un "taller" auspiciado por el gobierno, que luego otro en Harvard. Así…you know…

Imagen de Anónimo

Anónimo 3:59 ¿y usté p'a dónde coge? o se olvida de aquel refrán cubano: ¿y tu abuela adónde está? que se creía que se iba a escapar de uno de los dos lados en que divide la Isla. No se haga el tonto,  que como decía Ortíz: el que no tiene de congo en Cuba, tiene de carabalí, así que cualquiera puede ser el próximo presidente (de acuerdo a lo que dice esta gente en Harvard) y es algo que ellos mismos han olvidado en sus quinielas.

Imagen de Anónimo

A ninguno de los que están en ese evento de Harvard los voy a elegir p'a na; pero no por negros o colaboradores del régimen cubano o chivatos conocidos; sino por mentirosos y aprovechaos en su mayoría. Supongo que contarán con los votos de Obama y su comunidad, para ganar en las próximas elecciones en Cuba, porque si hay democracia algún día, los candidatos que se presenten desde luego que tendrén que ganar con el voto de las mayorías, no con el apoyo de Harvard o los afroamericanos o la Academia americana (cementerio como ha sido definida); pero con la mayoría de cubanos de la raza que sean, que la Isla es de todos.

Imagen de Anónimo

Afroacomplejaos, es lo que son.

Imagen de Anónimo

Para aquellos que sueñan con una anexión de Cuba a Estados Unidos, sepan que si sus fantasías se hicieran realidad, millones de afroamericanos, americanos blancos, asiáticos y de todo cuando hay en este país, colonizarían Cuba. Fundarían ciudades similares a las de acá, Cuba dejaría de ser Cuba y sería un estado más. Los cubanos se convertirían en una minoría hispana más en su propio país. El inglés el idioma de instrucción y los que de verdad mandarían serían los no cubanos.  Como en Cuba ya hay millones de cubanos "de color", muchísimos afroamericanos harían de Cuba su casa y, bueno, igual que acá. Así que los que quieran anexión, mejor se queden acá y ya están anexados. Hay gente que no tiene cerebro ni tampoco les interesa tener un refugio u hogar propio. Mejor acá entonces.

Imagen de Anónimo

Los negros que agarren de Las Tunas para alla'. Los Gay que agarren Pinar del Rio y el resto del pais, para no acomplejados.Retreta de racistas!!!!

Imagen de Anónimo

Esto es racismo a la inversa.

Imagen de Anónimo

Ahora que han cogido por llamarle a los negros cubanos "afrocubanos", los blancos serán llamados "anglocubanos"?. Ramaco Jones