Lunes, 20 de Noviembre de 2017
00:04 CET.
Salud

Guantánamo: Fumigaciones mañana y tarde contra el Aedes aegypti

El aumento de focos del mosquito Aedes aegypti en Guantánamo ha llevado a que las autoridades refuercen la campaña de fumigación, pero participantes en la movilización y residentes están preocupados por las consecuencias para su salud, sobre todo por la forma en que se aplican los métodos.

"En parte entiendo que hay una emergencia epidemiológica, pero por qué fumigar mañana y tarde con ese humo que en la noche no me deja dormir. Hay adultos y niños asmáticos o con catarro que no lo soportan. Yo limpio luego de la ronda de la mañana pero en la tarde es lo mismo. Llevan mucho tiempo en eso y nada", dijo una jubilada residente en zona norte de Guantánamo.

"La fumigación es necesaria", dijo un inspector de Salud Pública que participa en la llamada "campaña antivectorial" y pidió mantenerse en el anonimato. Según su versión, el actual "zafarrancho" está relacionado la detección de un caso de zika, aunque esa información no pudo ser confirmada.

"Se ha detectado un foco grande de mosquitos en esta parte del reparto Caribe, por lo tanto hemos movilizado a los más capacitados en el control de vectores en esta área", añadió mientras revisaba una vivienda en calle Santa Rita y el 17 Norte.

Uno de los operarios que participa en las fumigaciones dijo que se utiliza "una mezcla de insecticidas llamados Galgotrín y el Malatión".

Ante la pregunta de si la mezcla puede tener efectos nocivos para la salud, el inspector dijo que el problema es que en ocasiones los operarios no prestan atención a "las dosificaciones y se pasan de cantidad" con los productos.

"Y no solo ellos, los que revisan los depósitos de agua también se pasan de la cantidad de abate que deben suministrar porque piensan que así terminarán más rápido. Todo en exceso puede hacer daño", añadió.

Profesionales de la salud consultado sobre si la mala aplicación de los métodos de fumigación puede ser dañina dijeron no estar "autorizados para ofrecer ese tipo de información".

El inspector comentó que en aquellos casos en los que la persona es alérgica a los productos de la fumigación debe consultar con el médico de la familia para que este emita un certificado con el que el afectado tiene derecho a exigir que su vivienda sea fumigada con otros productos en correspondencia con su padecimiento.

"Lamentablemente los operarios no informan sobre eso y la población sigue haciendo rechazo a nuestros métodos en una campaña que con más de 30 años, aún no cumple su objetivo final", concluyó.

Los residentes en la zona piden que se apliquen otras medidas además de las fumigaciones para eliminar la amenaza de los mosquitos.

"Deberían prohibir los jardines copiosos frente a los edificios y tener los alrededores deshierbados. Además, los inspectores del Departamento de Higiene y Epidemiología tienen que revisar los patios de los edificios que están siendo usados para corrales de animales y en la ciudad eso no es correcto", propuso Zunilda Matos. "Otra cosa que influye son los salideros y las cisternas rotas, así que esta situación no se acabará nunca".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Esos guantanameros parecen BOBOS...Se estan dejando meter un CANCER...

Imagen de Anónimo

Las consecuencias de los químicos las veremos después, incluso los operadores o fumigadores no tienen protección se están matando poco a poco y la responsabilidad es del régimen de La Habana.