Sábado, 18 de Noviembre de 2017
17:44 CET.
Venezuela

El castrismo no puede explicar la condena del chavismo

No hay dudas de que los gobernantes cubanos se sienten preocupados por el aislamiento progresivo que padece el Gobierno chavista de Nicolás Maduro. El periódico oficialista Juventud Rebelde, en su edición del pasado jueves, publica un artículo de su enviada a Caracas titulado "La lucidez tiene forma de multitudes". La periodista se hace la siguiente pregunta: ¿qué ha hecho Venezuela para merecer la guerra a muerte de la cual es diana?

En primer lugar aclarar que esa "guerra a muerte" no es contra Venezuela, sino contra el régimen de Maduro. Además de encarcelar a sus opositores políticos y no aceptar el calendario electoral que le reclama la mayoría de los venezolanos, el señor Maduro la ha emprendido contra uno de los bastiones del Estado de derecho: la división de poderes.

Las autoridades chavistas, al desacreditar y casi anular la labor legislativa de la Asamblea Nacional de mayoría opositora, le han dado un tiro de gracia al equilibrio de poderes que debe de existir en cualquier sociedad que se precie de democrática. Y por supuesto que semejante manera de actuar despierta la animadversión de buena parte de las naciones del continente agrupadas en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Pero para el castrismo la división de poderes no posee ningún significado. Porque se trata de un engranaje político donde la labor "legislativa" la realizan por igual los gobernantes y los diputados, reunidos en un mismo local, durante las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Y con respecto al poder judicial, todos los jueces —o la inmensa mayoría de ellos— portan en sus bolsillos un carné del gobernante Partido Comunista, el único permitido.

Precisamente, por estos días de abril se cumplen 148 años de que los luchadores independentistas cubanos se reunieran en el poblado camagüeyano de Guáimaro para redactar la primera Constitución de la República en Armas. Una Carta Magna que establecía la división de poderes como uno de los mecanismos básicos de gobierno. Un mecanismo que se pondría de manifiesto hacia 1873 con la destitución del presidente Carlos Manuel de Céspedes por decisión de la Cámara de Representantes.

La prensa oficialista cubana, cuando evalúa ese hecho, por lo general se refiere a que el hombre de La Demajagua fue víctima de una traición o un golpe de Estado. Sin embargo, no dice que aquel accionar de la Cámara de Representantes, en respuesta a ciertos asomos dictatoriales del Presidente,  fue consecuente con el espíritu liberal-democrático de los hombres que se lanzaron a la manigua en 1868. Un espíritu que se halla en la esencia de nuestra nacionalidad, y que llegó a nosotros mucho antes que cualquier otra idea de corte socialista o marxista.

El punto de vista de la enviada del periódico Juventud Rebelde a Caracas se enmarca perfectamente en el enfoque con que el castrismo le presenta al ciudadano de a pie la situación en torno a Venezuela. Según dicho enfoque, todo no ha sido más que una obsesión del señor Luis Almagro, cumpliendo órdenes de EEUU, para destruir la revolución bolivariana.

Esa manera de apreciar los acontecimientos en blanco y negro, y no ver los matices, arruina la credibilidad de esa prensa oficialista. Ese es el motivo de que se refieran a "un grupo de países que ha conformado una facción minoritaria", como modo de calificar a las naciones de la región que han criticado la grave ruptura institucional que tiene lugar en la patria de Bolívar.

En vano los lectores de Granma o Juventud Rebelde buscarán los nombres de los países que conforman esa "facción minoritaria". Porque, ¿cómo podrían los gobernantes explicarles a los cubanos el hecho de que algún que otro gobierno de izquierda, en nada supeditado a Washington —por supuesto, de la izquierda democrática—, se sume a los reclamos de la OEA contra el Gobierno de Maduro?

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 43 ]

Imagen de Anónimo

Como ya alguien dijera sabiamente, el General Cara de Vieja tiene una Trampa para coger anos en la Cara, todo el que pasa se le queda enganchado en el Rostro, y de paso aunque no soy Medico el tipo no se ve bien de Salud, Posiblemente, pronto hay que encender el Crematorio de Nuevo!!!

Imagen de Anónimo

Dos de los Hombres mas Inteligentes que ha dado America Latina, entre los dos tienen como 42 millones de seres pasando hambre y miseria !!!

Imagen de Anónimo

Tal para cual, cual de los dos peor, ninguno vale nada, no sirven ni para sacar los perros a orinar, un par de imbeciles malintencionados con ansias de poder y malignos deseos contra su gente

Imagen de Anónimo

Las grandes ambiciones y maldades de muchos seres humanos los hace caer en escenas que son muy ridiculas y dignas de burlas.Este Raul Castro, a su edad, es para que estuviera en casa, o en el infierno, mirandose al espejo o cuidando los nietos.El general tiene mas arrugas en la cara que una bruja medieval. Da risas su aspecto de saco viejo y arrugado, pero ahi sigue el despota jodiendo y matando de hambre y de palos al pueblo cubano.Miserable y viejo dictador, cara de fondillo......

Imagen de Anónimo

EL general Cara de Vieja, aconsejando a su contraparte Venezolano  !!!

Imagen de Anónimo

El que parece un corduroy verde olivo, es el Grl Pamela. Los años no le pasan; se le quedan en la cara.

Imagen de Anónimo

Mírenle los "ojitos" a Maburro y la "boquita" a Pamela.....La "vaina está arrecha" como dicen en Venezuela, y la "cosa está en candela" como dicen en Cuba.....

Imagen de Anónimo

Una imagen vale más de mil palabras.....Y esta "imagen" habla por sí sola.Realmente patética.Esta foto huele a "furufú" (acabo de inventar esta palabrita)...si la leen, dedúzcanla por el "contexto de la imagen"

Imagen de Anónimo

coco seco y rrompe cabesa..

Imagen de Anónimo

Mandurria y Quiroga..