Viernes, 15 de Diciembre de 2017
17:14 CET.
Opinión

Disidencia y silencio

La condición disidente no es producto de un calculo razonado. No alude a una militancia particular o un credo especifico. Ni siquiera nace de un odio primigenio a eso que llaman Revolución.

Son el abuso cotidiano, la decepción acumulada, la vergüenza insoportable y, en buena medida, el azar, los que convierten a un simple ciudadano en un disidente.

No es preciso leer a Havel sino ser víctima de un desalojo. Tampoco se necesita comulgar con Adam Smith sino presenciar el acto de repudio a un compañero de clase. Ni siquiera hay que entrenarse con la CIA; basta con protestar, como comunista honesto, y hay muchos, por la tremenda distancia entre la utopía y la realidad.

En un país donde la simulación y el oportunismo constituyen rasgos distintivos de la psiquis nacional, no hay que tener madera de héroe para devenir disidente. El joven profesor enfrentado al dogma y el hastío, que fomenta en su clase un pensar crítico. La activista que pelea, cada día, con los burócratas locales para revivir la vida marchita de su barrio. El poeta que se niega a tarifar su pluma y desaparece de congresos y catálogos. La obrera, humilde y frágil, que defiende su amistad con el vecino opositor. Todos son disidentes. Y no en un sentido metafórico: cuando se abran los archivos nos espantaremos de la magnitud de la paranoia de ese poder para con su pueblo. A fin de cuenta, son siempre quienes mandan los que definen la condición de existencia —y de lucha— de aquellos que rechazan sus designios.

Escribo estas líneas tras debatir con un viejo amigo. Talentoso, cree posible usufructuar una disidencia tolerada por el poder. Sus textos, bien hilados, sueñan con futuros participativos y un país de ciudadanos. Quiere ser, a la vez, Consejero del Príncipe y Tribuno de la Plebe. Al leerlo, me remonto a esos años en los que, juntos, apostábamos por una suerte de reformismo milimétrico, en aulas y parques habaneros. Los mismos que nos valieron más de un regaño sutil, una intimidación franca y, a la postre, un viaje sin retorno.

Pero sucede que ya no somos esos mozalbetes cuya inspiración hereje, hija del adoctrinamiento y la desinformación, llegaba hasta Gramsci. Sabemos, nos han hecho saber, que hay algo más: más libertad y más injusticia, allende nuestros pequeños círculos. Hemos visto los rostros del opresor y de la madre golpeada, del preso vejado y el funcionario corrupto. Pagamos un precio, de lejanía y desarraigo, por las malditas circunstancias.

Ese amigo, en una actitud que me estremece, niega la disidencia. Rechaza dialogar con ella, reconocerla en sus escritos, asignarle algún valor a quienes asumen esa condición desde el activismo e intelectualidad cubanas. Su elección política se funde con una postura ética: la de abandonar a su suerte a quienes luchan, sin ambagues, por un país mejor. Con el mismo derecho y esperanza con los que él sostiene su posibilismo incierto y sus consejos al poder. Espero que su apuesta llegue a buen puerto, que provea siquiera algunos gramos de decencia pública en los años por venir. Si sucede, Cuba tal vez no sea plenamente libre pero sí más respirable. Pero si no lo logra, tras haber invisibilizado a las victimas y resistentes del despotismo, su fardo será pesado. Para él y para todos.


Este artículo apareció originalmente en La Razón, de México. Se reproduce con autorización del autor.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

También ya va siendo hora de hablar de disidencia y desquicie en Cuba, hermano Chagua.En la foto de BBC, a la derecha, aparece la Dama de Blanco Sonia Garro, ex presa política cubana y hoy exiliada, por cuya libertad trabajamos durante casi dos años en muchas ONG internacionales y del exilio.Pues de pronto ahora Sonia Garro en su Facebook, y en los muros de tantos cubanos que se dedican al paredón mediático de los cubanos, me acusa de "obsceno", "pornog'rafico", "falta de respeto a los símbolos patrios", y "agente castrista" (todo lo que me decía el G-2 en Cuba cada vez que me arrestaron/interrogaron), y dice también Sonia Garro que ella sí que sabe todo sobre mí desde que ella vivía en Cuba (nunca coincidimos en persona), porque se lo dijeron precisamente los agentes del G-2 durante su encarcelamiento, por los propios chismes de la sociedad civil disidente (Julio Aleaga y demás compañeros), y porque "ella es brujera, así que no me ponga a jugar con ella porque me va a echar un daño".En fin, la bloqueé en paz, con tristeza. Desolado. Sin saber qué pensar. Espero que no me bloqueen ahora a mí aquí, sólo por insistir en que ya va siendo hora de hablar de disidencia y desquicie en Cuba.Landy.347-216-5084

Imagen de Anónimo

Ciudadanos fanáticos que si todavía no ven la realidad es que no hay esperanzas para Cuba.

Imagen de Anónimo

Todo vale,las sugerencias,las críticas,las acciones.Todo para demostrar adentro y fuera que el régimen para lo único que sirve es para reprimir,aprovecharse de los recursos y darse buena vida los dirigentes y sus familias.Hay que apoyar al que haga algo y no descalificarnos unos a otros

Imagen de Anónimo

La esperanza es lo último que se pierde aunque de antemano declaramos que está perdida cuando hace mucho tiempo lo sabiamos. Cómo se pueden  albergar esperanzas,   no digamos rosas blancas para la elite geriátrica e iracunda de verde olivo devenida en "empresarios de GAESA"  si vemos lo que ahorita esta pasando en Venezuela, o es que podemos negar que el "muñeco" se confeccionó en el Buro Político del PCC de CubaSi el trio Maduro, Cabello, Tarek y agregemos a Padrino controlan todos los poderes qué tienen que dialogar. A estas alturas del juego cuando Bruno Rodríguez dice que él esta muy cómodo con la democracia de Cuba, la Sra Josefina Vidal dice que no se moveran ni un milímetro y Raul Castro casi ni asoma la cabeza por no haber cumplido casi nada de lo que fanfarronamente prometió entonces el amigo del articulista lo que le importa es ser   " Consejero del Principe" porque la plebe hace muchísimo rato que a nadie le importa, y como El Principe esta bien ocupado mantenerse en poder y dar tiempo para terminar con la piñata entonces quizas al "consejero" le toque algo de la repartición 

Imagen de Anónimo

Chaguaceda, has tocado un punto neurálgico del que no quiere complicarse, de la doble moral y me inclino por típico oportunista parapetado en su guarida hasta ver que pasa y ponerse la casaca del futuro vencedor. Pero soy optimista porque para mi, sin duda el futuro de Cuba, incluso no muy lejano, es la democracia  y un estado democrático de derecho, donde tu amigo o posiblemente tú examigo tendrá sus derechos garantizados. Por otro lado pienso que  hay que persuadir al poder eso es parte también de la lucha por la democracia y alguien tiene que hacerlo desde posiciones distintas, por eso en vez de condenar a tu examigo le cultivo una rosa blanca no en enero porque ya pasó, ni tampoco en julio porque no llegó, sino hoy 4 de abril, gracias a tu alerta  a tu “amigo” y numerosos como él que circulan por el interior de Cuba y en la diáspora tambien, COMENTARIO de Esopo.