Martes, 28 de Marzo de 2017
01:16 CEST.
CRISIS HUMANITARIA

Cáritas presenta al Gobierno de Panamá una propuesta de ayuda para los emigrantes cubanos

La organización religiosa Pastoral Social Cáritas, de la Conferencia Episcopal Panameña, presentó recientemente al Ministerio de Seguridad del país una propuesta para lidiar con los casos de unos 1.000 cubanos varados en su territorio, después de que Washington derogara la política "pies secos/pies mojados".

Según publica Martí Noticias, Cáritas informó a las autoridades migratorias que disponen en Ciudad de Panamá de un nuevo albergue para acoger a 100 de los isleños que se encuentran en un campamento de Lajas Blancas en precarias condiciones.

En el albergue tendrán mejores condiciones de vida, y desayuno, almuerzo y cena, precisó al medio miamense el secretario ejecutivo de Cáritas, Víctor Luis Berrío, quien ya lo informó también a los cubanos instalados a orillas del río Turquesa, en la selva del Darién. 

El Servicio Nacional de Migración (SNM) de Panamá, por su parte, insiste en trasladar al grupo de cubanos a un albergue de la institución en la capital, donde ha dicho que podrían presentar una petición de asilo.

Los cubanos temen que solo se trate de una estratagema del Gobierno para deportarlos a Cuba, teniendo en cuenta el acuerdo migratorio al que llegaron La Habana y Panamá a inicios de marzo.

Berrío, en representación de Cáritas, se opone a una solución tan simplista: "Ellos están aquí antes del acuerdo, y están bajo una aplicación de fuerza mayor: es que se detuvo la entrada a Estados Unidos", dijo.

"Es muy cómodo para el director de Migración decir yo voy a limpiar el problema migratorio aquí, pero tú estás hablando de 500 seres humanos, entonces hay que estudiar bien lo que se va a hacer", agregó.

El funcionario también destacó el aire de escarmiento del cambio repentino en la política migratoria del Gobierno panameño hacia los cubanos y la obligación de las autoridades de encontrar soluciones que respeten sus derechos humanos, añadió Martí Noticias.

"Eso los coloca a ellos en una situación hasta de indefensión, porque son migrantes que están huyendo de un sistema opresor y que ha llevado a su país a la miseria, y que la gente está buscando otras oportunidades", dijo.

Para Berrío, quien se identifica primero como cristiano y luego como funcionario, "la última palabra la tiene Dios". Por eso no ceja en sus esfuerzos por defender el estatus de los cubanos.

El director de Cáritas adelantó que el próximo lunes se reunirá con el Consejo Nacional Pastoral Social para, con ayuda del cardenal y el arzobispo, pedir al presidente Juan Carlos Varela una solución que permita a los cubanos que lo deseen comenzar una nueva vida en Panamá.

El propio mandatario habló a principios de febrero sobre la voluntad de su Gobierno de buscar alternativas para los cubanos que decidieran quedarse en el país istmeño.

"Hay muchos profesionales que quieren ayudar al país", dijo. "Pero lo que tengan problemas con la justicia, delincuentes, esos definitivamente serán deportados".

Por los albergues de Cáritas Panamá han pasado, entre agosto de 2016 y enero de 2017, entre 1.800 a 2.000 cubanos. Actualmente, acogen a 292 en su sede principal, indicó finalmente el funcionario a Martí Noticias.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Estoy de acuerdo con el presidente, los que tengan problemas con la justicia para atrás, a formar líos a su casa y de paso que les enseñen que su idioma es el español. Que los enseñen a hablar y a pronunciar las palabras como es debido, pues a veces no se le entiende ni comprende nada a la mayoría. No sabemos de qué cueva los sacaron. Buena por caritas y el presidente, es buena la ayuda. Gracias a Dios

Imagen de Anónimo

Jama!!!! Comida!!!!!!

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.