Martes, 12 de Diciembre de 2017
11:12 CET.
Sociedad

La Oficina del Historiador saca a los vendedores de libros de la Plaza de Armas

Los vendedores de libros viejos y otros artículos que históricamente comerciaban en la habanera Plaza de Armas fueron trasladados por la Oficina del Historiador a la antigua Casa de Justicia Santa Ana, ubicada en Baratillo y Jústiz, corroboró DIARIO DE CUBA en el lugar.

"Más bien fuimos desalojados", afirmó uno de esos comerciantes, que accedió a declarar bajo condición de anonimato. "Tenemos que andar con pies de plomo porque si damos 'bateo' nos quitan hasta este lugar y en eso nos jugamos el sustento de nuestras familias", justificó.

La Casa de Justicia Santa Ana fue restaurada y habilitada por la Empresa Constructora Puerto Carena, subordinada actualmente a la corporación militar GAESA.

Fuentes en Puerto Carena aseguraron que "la obra fue entregada el pasado viernes".

El traslado de los vendedores siguió "el mismo concepto de cuando desplazaron a los artesanos desde la Plaza de la Catedral hacia los almacenes de San Cristóbal: el deterioro de los sitios históricos", explicaron.

"El nuevo sitio está apenas 50 metros de la Plaza de Armas, aunque entendemos que en Santa Ana están ahora hacinados", admitieron.

Pese a la poca distancia a la que están del lugar que tradicionalmente ocupaban, los vendedores de libros, billetes, carteles de cine, cámaras, relojes y otros objetos antiguos podrían ver sus ventas disminuir debido a que en la nueva ubicación hay menor tránsito de turistas.

Uno de los comerciantes cuestionó otra de las razones que, dijo, les expuso el Gobierno para traslado: "que no se podía vender en lugares públicos".

"Sin embargo, todo el Casco Histórico está repleto de restaurantes que tienen sus mesas al aire libre, en la vía pública y con eso no pasa nada", comparó.

"Pero todo está bien... todo esta happy", ironizó un vendedor de cámaras fotográficas antiguas.

"Peor hubiese sido que nos desalojaran a otro lugar más lejano, que era el plan al principio, pero hicimos un poco de fuerza y nos dejaron aquí, por el momento".

Preguntados sobre si el traslado tendrá alguna repercusión en lo que pagan de alquiler por el espacio que utilizan, los vendedores afirmaron: "No sabemos siquiera cuánto vamos a pagar en lo adelante… con esta gente nunca se sabe nada".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Anónimo

Será Leal? O ya el no está al frente de la oficina del historiador? Tengo mis dudas , eso  me huele al mecanismos de los guardias de Gaesa.

Imagen de Anónimo

La Oficina del Historiador en esta nueva etapa es otro órgano de represión comunista.

Imagen de Anónimo

No se entiende esa medida. Esos libreros están ahí quién sabe desde hace cuántos años. Ya formaban parte de la imagen clásica de La Habana Vieja. Ya es el desastre; la destrucción de todo lo logrado por Eusebio.

Imagen de Anónimo

Ustedes no se han pasado la vida criticando a Leal. Miren ahora como estan cambiando las cosas con los miltares.

Imagen de Anónimo

No se puede vender en publico. Ya verán el lugar lleno de mesitas de Gaesa. Qué gobierno tan miserable.

Imagen de Anónimo

Ya Eusebio Leal no tiene nada que ver con eso. Ahora son los militares de Gaviota GAESA...

Imagen de Anónimo

Qué no vendan un libro más del Ché ni de Fidel ni de Raúl ni nada que tenga que ver con ellos. Es una buena forma de cobrarse el daño. Como dicen los árabes y no por gusto buenos comerciantes -aunque prefiero a los judios, con otro talante-: "Ojo por ojo y diente por diente."