Domingo, 19 de Noviembre de 2017
15:54 CET.
JUSTICIA

Un fugitivo escondido en la Isla se entrega a las autoridades en Miami

Poco después de que las autoridades federales desmantelaron y allanaron una cadena de clínicas dirigida por una familia que trató de robarle 130 millones de dólares al Sistema Escolar de Miami-Dade y a varias compañías estadounidenses, tres inmigrantes cubanos vinculados con el complot de la estafa escaparon a México y desde allí regresaron más tarde a la Isla.

Según recoge un reportaje sobre el tema de El Nuevo Herald, durante casi dos años, el jefe de la cadena, Reynaldo Castillo, y José Gerardo González, su mano derecha en el negocio, estuvieron escondidos en Cuba. Ambos eran buscados por el importante papel que desempeñaron en la monumental estafa.

González, de 26 años, regresó a Miami la semana pasada después de que otro cubano hallado culpable en otro caso de fraude al cuidado de la salud lo convenció de que se entregara.

En la actualidad está detenido en el Centro de Detención Federal en el downtown de Miami, mientras espera juicio en marzo.

Se cree que Castillo, de 48 años, que todavía está siendo buscado en Miami, está preso en Cuba, según dijo el FBI. También se sospecha que un tercer acusado, Ezequiel Severo Casas, de 30 años, huyó a la Isla hace casi dos años.

Escapar a la Isla se ha convertido en una práctica habitual para docenas de inmigrantes cubanos radicados en el sur de la Florida que se han dedicado a estafarle al Medicare en los últimos 10 años, señala el diario miamense.

Estas pandillas le han robado cientos de millones de dólares al Medicare y, en algunos casos, a aseguradoras privadas, y escapan luego a la Isla o a otros países de habla española como México.

Casi todos los miembros imputados de la familia Castillo han llegado a acuerdos con la Fiscalía, entre ellos el hermano de Reynaldo, Hendris Castillo Morales, que fue sentenciado a diez años de cárcel en octubre del 2015.

En el juicio, Castillo Morales buscó que el juez de Distrito Robert Scola le impusiera una sentencia menos severa, pero en el proceso el juez señaló que Castillo Morales no demostró tener el más mínimo remordimiento por lo que hizo, no le pagó nada de dinero a sus víctimas y su hermano huyó a Cuba posiblemente cargado de millones de dólares para de este modo no tener que encarar los cargos de fraude en su contra.

Agentes del FBI intentaron ponerse en contacto con Reynaldo Castillo por teléfono tras detener a otros acusados que trabajaban en la organización familiar.

“Cuando se le informó que había una orden de arresto a su nombre, Reynaldo Castillo colgó el teléfono”, según documentos judiciales. Viajó de Miami a México y luego a Cuba para escapar de la justicia estadounidense, según los fiscales.

Los fiscales Christopher Clark y Michelle Álvarez buscan recuperar los millones de dólares que se les pagó a los acusados y hasta el momento han decomisado por lo menos cinco edificios que algunos compraron para instalar en ellos las clínicas.

El caso de Castillo es poco usual ya que la red de la familia tuvo como blanco importantes compañías aseguradoras privadas que se encargaban de administrar planes de cuidado de salud para entidades privadas y públicas.

La ciudad de Miami, el Sistema Escolar de Miami-Dade y varias compañías perdieron millones de dólares en pagos de seguros de salud a consecuencia de la estafa perpetrada por las clínicas a cargo de Castillo, que presentaron reclamaciones falsas para inyecciones, para el dolor, terapia física y otros servicios, de acuerdo con dos encausamientos.

La Fiscalía dijo que los acusados trataron de robarle 130 millones de dólares a entidades públicas, compañías privadas y grandes aseguradoras como Blue Cross Blue Shield, United Healthcare y Cigna.

En total, las entidades y sus aseguradoras pagaron 15 millones de dólares a la red de cuidado de salud de la familia de Castillo, que administró unas 35 clínicas en Hialeah, Doral y Miami entre el 2012 y el 2015, según los encausamientos.

Entre las entidades que resultaron estafadas están Pepsi Co., Macy’s, RadioShack, BJ’s Wholesale Club, Lincoln Property Company, Nextera Energy y Southeast Frozen Foods Company.

La mayoría de estas entidades, al igual que la ciudad de Miami y el Sistema Escolar de Miami-Dade, ofrecen planes de seguros médicos a sus empleados que son administrados por grandes aseguradoras, de manera que los pagos se hicieron directamente de sus propios fondos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

07:37, que inteligente eres, como sabes sacar conclusiones, un tanto idiotas pero conclusiones al fin.Por que generalizas? Vives en Miami? Recibes Medicare y demas? No sabes que Miami es lo que es por los cubanos? No por los delincuentes, sino por los que de verdad trabajan?Lo demas te lo dejo para que sigas idiotizando .Saludos 

Imagen de Anónimo

NADA QUE EN MIAMI NUNCA HUBO DELINCUENTES, TODOS LOS MANDO FIDEL PARA ALLA.

Imagen de Anónimo

El hombre nuevo nos salio retorcido...

Imagen de Anónimo

Vaya, vaya, vaya............ Si no es el medicar, son los matrimoniso fraudulentos, la verdadera cara de los Cubanos.Llegan de Cuba, se dan cuenta que aqui no hay tarjetita de comida, y la mejor forma de vivir es estafar a quien se deje. Ni el gobierno se salva, Toda esta gente deben devolverla a cuba donde pertenecen, son unos parasitos, gusanos  que viven a costillas del gobierno y de los contribuyentes; Son una verguenza para todo los cubanos trabajadores. (muy pocos) como dijeron por ahi. Se les acabo la gozadera. 

Imagen de Anónimo

Este se entregó porque se olió que lo iban a meter preso en Cuba y le iban a apretar las tuercas para sacarle dinero. En Cuba la prisión es un infierno y prefirió estar preso en USA, con aire acondicionado, TV HD, e internet disponible en la prisión. El dinero estafado debe estar a guardado a buen recaudo, para cuando salga después de cumplir su condena.

Imagen de Anónimo

¡Tremenda cara de militante de la UJC! Pero del Comité de Base de Miami.