Lunes, 11 de Diciembre de 2017
14:23 CET.
Derecho Laboral

El Estado protege muy poco a los cuentapropistas

Muchos trabajadores por cuenta propia se preguntan a dónde va el dinero que pagan mensualmente como aporte a la Seguridad Social.

El respeto a los derechos laborales de los trabajadores es un tema que ha ganado actualidad con la ampliación del trabajo por cuenta propia. En un país donde el Estado oficiaba como único empleador, y por tanto correspondía al presupuesto y a las entidades estatales garantizar las vacaciones remuneradas, los subsidios y las pensiones de los trabajadores, resulta perentorio definir lo que sucederá en lo adelante al entrar en escena los propietarios privados y sus empleados.

En ese contexto se inscribe un artículo aparecido en el periódico Granma en su edición del pasado 20 de enero. La autora de ese trabajo periodístico censura la actitud de algunos propietarios, quienes serían reacios a reconocer ciertos derechos de sus empleados.

Entre esos derechos se mencionan el disfrute de, al menos, siete días al año de vacaciones pagadas, así como la garantía de que las mujeres embarazadas puedan reincorporarse a sus trabajos una vez que hayan concluido el período de amamantamiento de sus hijos.

Sin embargo, mucho menos crítica se muestra la referida periodista con respecto a las obligaciones del presupuesto estatal hacia los trabajadores por cuenta propia. En particular lo concerniente al pago de subsidio a los cuentapropistas por concepto de enfermedad o accidente en lapsos inferiores a los seis meses.

El artículo de Granma se limita a recoger declaraciones de la viceministra primera del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Marta Elena Feitó Cabrera: "Cuando el MTSS desarrolló estudios acerca de la protección a corto plazo en el sector cuentapropista, determinó que no era el momento de proteger a los trabajadores ante el riesgo de enfermedades a corto plazo. Solo a largo plazo, con certificados médicos de más de seis meses de duración".  

Es decir, que si un trabajador por cuenta propia se enferma o accidenta por un período menor a seis meses no recibe ningún tipo de subsidio. Lo anterior contrasta con la actuación del presupuesto estatal ante la enfermedad de un empleado gubernamental. En este caso el trabajador recibe el 60% de su salario básico a partir del cuarto día de enfermedad.

Un doble rasero que se torna aún más contradictorio si se tiene en cuenta que la mayoría de los trabajadores estatales todavía no pagan la Seguridad Social, mientras que a todos los trabajadores por cuenta propia, con la excepción de los jubilados y los mayores de 65 años, se les obliga a contribuir mensualmente con ese tributo.

Muchos recuerdan la denuncia formulada por un cuentapropista de la oriental ciudad de Bayamo hace apenas un año y medio, y aparecida en la sección de correspondencia del propio diario Granma (edición del 14 de agosto de 2015). El hombre sufrió un infarto cerebral que lo incapacitó para seguir trabajando. ¿Y cuál fue la respuesta de los organismos gubernamentales ante este caso?  Pues la instancia municipal del MTSS le retiró el carné de cuentapropista, mientras que la instancia correspondiente de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) le dio baja como contribuyente. Sencillamente, y a pesar de que el hombre había pagado puntualmente sus impuestos y su contribución a la Seguridad Social, lo dejaron sin respaldo económico alguno.

Esta política discriminatoria que afrontan los trabajadores por cuenta propia, al igual que otros tratamientos que los afectan —como, por ejemplo, la no instauración de un mercado mayorista donde adquirir sus insumos, o el hecho de no permitirles que reflejen la totalidad de sus gastos en las Declaraciones Juradas de Ingresos Personales—, serían un posible escenario de actuación para esos sindicatos de cuentapropistas organizados por el Gobierno.

Pero no, ellos prefieren dedicarse a controlar a sus afiliados, y velar por que paguen puntualmente los impuestos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

El estado cubano lo que tiene es un relajo con esto simplemente porque no le conviene que progrese el trabajo por cuenta propia ni los empresarios que contratan trabajadores que son dos cosas distintas. El los pone en un mismo saco para confundir pero no es lo mismo el cuentapropista que vende mani el solito que el empresario de una cafetaria que tiene 5 empleados. Y estos 5 empleados no son cuentapropistas, sino empleados de un pequeño capitalista. Todas esas categorias son distintas y el gobierno totalitario las mete en un mismo saco "cuentapropistas". Ya todos los obstaculiza porque son fuerzas "adversarias" todas del estado y sus empresas que explotan inmisiridordemente a sus trabajadores. Si abren de verdad al trabajo por cuenta propia y a las pequeñas empresas, estas se comen al estado cubano en menos de lo que duraun  canto de pajaro.

Imagen de Anónimo

Muchisimosss cuentapropistas tienen muchisimooo dinero, van a los hoteles, paladares, viajes, etc, etc, etc, viven mejor que muchisimos Cubanos en Miami por ejemplo........

Imagen de Anónimo

El Estado protege muy poco a los cuentapropistas, acaso estan locos, es un pais de explotadores, monarquia militar,  tirania al pueblo y  sobretodo al cuenta propista, gracias

Imagen de Anónimo

Esas son las consecuencias del putismo criollo. Ponen su fe en un demagogo y luego se quejan de haber sido engañados... como si fueran virgencitas. Denostaron y exportaron lo mejor de su raza y ahora no tienen dirección. Lo peor es que no han aprendido que no se le puede rogar al Diablo porque éste siempre concede lo peor. www.gate.net/~joachim/

Imagen de Anónimo

Los trabajadores por cuenta propia son la evidencia de la inoperancia del estado. Para el gobierno, son un mal necesario y no una fuente de desarrollo. Lo único que no se puede ser para invertir en serio en Cuba es cubano. Todo está diseñado para el inversor extranjero y para explotar a los profesionales cubanos que trabajan en el extranjero. Hasta el Código del Trabalo lo han puesto en función de eso. Si ese es el enfoque del gobierno; ¿qué derechos puede esperar el trabajador por cuenta propia?

Imagen de Anónimo

Los marxistas siempre han afirmado que el proletariado será quién enterrará y acabará con el sistema capitalista, en cambio, los socialistas a la manera de Raúl Castro y sus compinches están seguros que son los cuentapropistas cubanos los que enterraran  al sistema "socialista" cubano, de ahí que le tengan puesto el pie

Imagen de Anónimo

Es que cubanistan es mas que una sicilia dl caribe(POr cierto no me sorprenderiann ese fuera el plan el marido d la princesita mariela es de alla y los espin tienen muchisimas propiedades en sicilia)bueno al grano cubanistan es realmente una copia fiel de a.saudita pero en el caribe.con familia real y todo.en este caso el extremismo islamico es sustituido por el comunista.un solo partido.una sola familia real todopoderosa que control a todo hasta el aire q respiran sus esclavos.vean saudi Arabia uncovered en Netflix please.

Imagen de Anónimo

Es horrible la realidad cubana. Todo es tan absurdo y arbitrario, un abuso de poder en toda regla. Así nunca podremos construir un país y mucho menos desarrollarnos. Nos convertiremos a este ritmo en la Sicilia del Caribe. pura sociedad mafiosa; donde el poder militar es quien determina y pasa por encima de todo sin escrúpulo.