Lunes, 11 de Diciembre de 2017
15:38 CET.
CRISIS HUMANITARIA

El complicado escenario geográfico de los cubanos varados tras los cambios migratorios

Al igual que unos 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, los cubanos enfrentan ahora el riesgo de la deportación inmediata, la necesidad de una visa, la incertidumbre de calificar para el asilo político y, además, el desconocimiento de un sistema migratorio que los había privilegiado durante décadas, según reportó EFE.

Tras la derogación de la política de "pies secos/ pies mojados" y del programa de parole para los médicos por la Administración de Barack Obama, los cubanos "están enfrentando un entorno migratorio complicado. Tal y como antes era muy generoso, ahora es todo lo contrario, que tiende más al control absoluto", explicó a EFE Ramón Saúl Sánchez, presidente del grupo del exilio Movimiento Democracia.

Muchos cubanos de camino a EEUU se encuentran varados en al menos 10 países.

En México, en Nuevo Laredo y Tapachula, Chiapas, hay decenas de emigrantes que se quedaron del otro lado de la frontera tras el cambio de política migratoria del pasado 12 de enero. Muchos han denunciado ser objetos de estafa y abusos.

En Panamá, el Gobierno declaró que había unos 200 cubanos en su territorio y que esperan poco a poco deportarlos a la Isla.

"Prefiero pasar mil veces la selva del Darién (frontera natural entre Colombia y Panamá) que volver a Cuba. ¡Qué nos dejen llegar a Estados Unidos, por favor!", afirmó el habanero Ulises Ferrer, quien emigró con su hija de cuatro años y su mujer embarazada.

En Costa Rica y Guyana, podría también haber otros grupos, según señala Martí Noticias.

En Colombia, según declaraciones de varias personas a DIARIO DE CUBA, habría un total de 600 médicos cubanos.

Otros cubanos en Venezuela que tenían la esperanza fundamentalmente de escapar y pedir, probablemente en Bogotá, el parole para los médicos también han visto frustrados sus planes.

En Bahamas, a finales de diciembre unos 90 balseros se encontraban en el Centro de Detención Carmichael Road, en Nassau.

En Armenia, se encontraba a finales del año una familia cubana que salió de la Isla a través de Rusia y que fue abandonada por estafadores que les prometieron pasaportes falsos para llegar a Austria, Alemania y finalmente a México, donde cruzarían la frontera con Estados Unidos.

En Surinam, varios cubanos, entre ellos activistas políticos como Pavel Herrera, Servilio Villegas Marrero y su esposa Ivoyni Moralobo Melo, declararon a Martí Noticias estar en el país.

En Islas Caimán, unos 84 migrantes cubanos esperan en una prisión por una decisión migratoria de las autoridades locales, mientras trabajan en la ampliación del centro en que permanecen recluidos.

Sánchez se quejó a EFE de que hay mucha "desinformación y confusión" sobre la nueva directriz y denunció que, durante las entrevistas previas a permitir la entrada al país, agentes de Inmigración manipulan a los inmigrantes cubanos, algunos con sospechosas intenciones de extender sus visas más allá de lo permitido.

El líder del Movimiento Democracia puso como ejemplo la detención y envío a centros de inmigración en Florida de Aquilino Caraballo, de 67 años, y su esposa Georgina Hernández, de 64, que llegaron al país el viernes pasado con un visado de visita y que fueron detenidos cuando expresaron su deseo de quedarse en el país.

Geidy Caraballo, hija del matrimonio, precisó que la detención los tomó por sorpresa al pensar que la medida solo afectaba a aquellos cubanos que llegaban en embarcaciones en busca de acogerse a la política de "pies secos/ pies mojados".

No obstante, los cubanos que entren de forma legal podrán acogerse aún a los beneficios de la Ley de Ajuste Cubano, que aún está vigente, ya que la única forma de derogarla o modificarla es a través del Congreso, y seguirán gozando también del Programa de Reunificación de Familias Cubanas y la lotería de visas para 20.000 cubanos al año, señaló EFE.

Por otro lado, los cubanos quedaron ahora expuestos a la "deportación inmediata" cuando llegan ilegalmente a Estados Unidos y también, como cualquier inmigrante legal, corren riesgo de ser repatriados si permanecen en el país después de que expire su visa.

El Gobierno cubano, según Washington, se comprometió a recibir a estos inmigrantes dentro de un periodo de cuatro años desde que dejan la Isla hasta el inicio del proceso de repatriación en EEUU.

Cubanos consultados en la Pequeña Habana, en Miami, señalaron a EFE que puede haber una reducción de la inmigración desde la Isla, pero que ellos buscarán "darle la vuelta" a la medida, y documentarán con vídeos y fotos que son opositores al régimen, ya que la "candela es más fuerte" en Cuba.

De igual forma, el Gobierno de Estados Unidos continuará con las interceptaciones y deportaciones de balseros cubanos en el mar, que desde el anuncio del deshielo diplomático, en diciembre de 2014, se incrementaron hasta llegar a 7.411 durante el año fiscal 2016, y que ya ha alcanzado los 1.893 desde el 1 de octubre pasado.

En la víspera del fin del Gobierno de Obama, Sánchez manifestó que espera que el exilio cubano pueda reunirse en el futuro con el presidente Donald Trump, quien no se ha pronunciado oficialmente al respecto, para discutir el tema migratorio de ambos países.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.