Viernes, 15 de Diciembre de 2017
13:06 CET.
Política

El poscastrismo y los profetas del pan con timba

Se verán horrores, advirtió el Libro del Apocalipsis. Debió agregar que no solo se verán sino que también se escucharán o leerán. Hace pocos días, el historiador ruso Nikolái Leónov declaró públicamente que en Cuba el engendro de sistema creado por Fidel Castro es indestructible, que no hay alternativa ante el castrismo, y que tampoco existe una necesidad histórica de cambiar el régimen.

Este bulo no merecería la menor atención, sabiendo que viene de un antiguo seso gris de la KGB soviética. Sin embargo, ocurre que Leónov no es el único que piensa así. La idea está flotando en el ambiente —enrarecido pero siempre con amplio alcance— del progresismo internacional.

A esos ilustres profetas del pan con timba habría que recordarles algo que sabe hasta el gato. Es decir, que no resulta difícil ejercer la autoridad, ni siquiera es meritorio por sí solo. Lo difícil y meritorio es ganarse el derecho a ejercer la autoridad mediante su ejercicio. Y precisamente en ello radica uno de los conflictos (uno entre varios) que traen patas arriba a la sociedad cubana en los días que corren.

Que haya tenido razón el filósofo Thomas Hobbes al sentenciar que es la autoridad y no la verdad la que hace las leyes, no significa necesariamente que actuar en contra de la verdad les baste a las autoridades de la Isla para autentificarse como verdaderas.

El Gobierno revolucionario, al erigirse en dictador de los cubanos, violentó las bases de la autoridad, la cual, como es sabido, difiere del poder en que no es una fuerza que se impone, sino un privilegio que se confiere mediante el reconocimiento y la obediencia. De modo que se trata de un poder que hay que conquistar con el convencimiento.

No existe el modo de apropiarse auténticamente de la autoridad imponiéndose desde la autoridad misma. Y en Cuba no solo nos fue impuesta la autoridad política, sino que a partir de esta, mediante sus doctrinas y sus tropelías, bajo su fuerza bruta, fueron también violentados todos los demás conductos de acceso a la autoridad.

No en balde las autoridades, todas, y aun la autoridad como concepto, están allí en bancarrota.

La policía, las instancias jurídicas, los directivos de centros laborales, la administración pública, y en general los jefes mayores y menores, no son respetados sino apenas temidos. A los padres y maestros no se les respeta ni se les teme. Ante las instituciones del poder, incluidas las llamadas organizaciones de masas, no se manifiesta más que desdén. La lista podría ser interminable, ya que luego de mencionar todas las formas de autoridad que se representan a través de personas, habría que seguir con sus representaciones conceptuales: decencia, franqueza, respeto…

Por eso me pareció estrafalaria la connotación que algunos medios de prensa le dispensaron a los llamados Lineamientos del Partido Comunista de Cuba (PCC), en tanto supuestas premisas para una reforma destinada —dijeron— a sacar al país de la crisis. Y por eso también me parecen disparatados los argumentos de quienes predicen que una vez muerto Fidel Castro, y luego incluso de que el hermano tenga que abandonar su trono de heredero, la revolución (así la llaman) seguirá inalterable su curso, guiada por el PCC en su papel de vanguardia de la población cubana.   

Si alguna autoridad carece de autoridad en Cuba, por la forma en que se impuso como única alternativa política, por su fracaso en tanto mecanismo de gobierno y por la desconfianza con que es asumido por la ciudadanía, debido a la retrogradación de sus dogmas, es el PCC. Lo demás sería fácilmente deducible, aun para los profetas del pan con timba que todavía pululan dentro de la progresía internacional.

Desde luego que el hecho de que el PCC y su blasón militar no estén capacitados para ejercer la autoridad en Cuba no impedirá que continúen imponiendo su inútil y dañino dominio. Pero tal obstinación no debe resultar sino cuchillo para su pescuezo. Así que les conviene disfrutar lo que les queda. Pues, en cuanto la gente tenga la oportunidad de elegir, pasarán al retrete de la historia.    

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Anónimo

Pero que carajo habla este Nikolai Leonov si hasta la misma Union Sovietica, el pais donde el nacio, se vino abajo y se hizo pedazos por las reformas de los mismos comunistas.Don Leonov, no hable tanta basura si ustedes no pudieron ni mantener el socialismo en su propio pais. Usted nacio siendo sovietico y ahora es ruso, vaya contradiccion.....En Cuba tambien van a existir sus Boris Yeltsin y sus Gorbachov. Es cuestion de tiempo, toda la mierda necesita reformarse....

Imagen de Anónimo

evidentemente la oposicion que tiene el gobierno revolucionario cubano si es de pan con timba, por eso Las ideas de Fidel y su revolucion prevaleceran.

Imagen de Anónimo

Indudablemente se ve que el Sr. Leonov no vive en Cuba,  para la mayoría de los cubanos la dirección del PCC al frente del país es un desastre: educación gratis, pero de ínfima calidad, la salud pública, basta con visitar cualquier hospital y ver el panorama, el transporte local  e interprovincial malísimo, el servicio de acueductos y arcantarillado pésimo, y si no pregúntenle a los Santiagueros y verán que les dices y así por el estilo,  ni hablar de las viviendas, casi todas las ciudades de Cuba parecen bombardeadas, sin tirar una bomba y en cuanto al tema de la democracia,  no existe, es todo un puro teatro

Imagen de Anónimo

hay siempre una alternativa. Pero es evidente que el gobierno socialista cubano no tiene una oposiciòn que està en condiciones de destruirlo.

Imagen de Anónimo

Quien le va hacer caso a este Senil.

Imagen de Anónimo

¿A cuántos mandó a la muerte este asesino y responsable de la KGB -con millones de muertos- a su espalda? ¿es éste tipo de elemento el que iluminará a una Cuba en ruinas de todo tipo y precisamente a causa del comunismo?

Imagen de Anónimo

Este historiador es progresista  en la misma medida en que lo son todas las dictaduras del mundo.Un KGB no logra ser nunca un demócrata. Las anteojeras de estos personajes como las de Putin,es el dominio mundial, la gran potencia y el aplastamiento de todo tipo de democracia real.

Imagen de Anónimo

Brillante texto del autor: lo felicito de corazón. Personas como él son muy necesarias ahora para Cuba y mucho más para un futuro cercano.

Imagen de Anónimo

Las palabras de estos elementos carecen de validez, puesto que les pagan y les han apgado siempre apra defender al comunismo... ¿De qué vivirían si no lo hacen?

Imagen de Anónimo

La autoridad no se impone, la autoridad se gana, se imponen las dictaduras y los dictadores independientemente que ambos se disfracen de “revolución”   el partido único es dictadura, los CDR,  la Seguridad del Estados y las cacareadas Organizaciones de Masas, entre otros, son los órganos de control y represión social que sustentan la dictadura totalitaria castrista. Magnifico análisis José Hugo, COMENTARIO de Esopo.