Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
Sociedad

Lo que nos dejó el ciclón

El año 2016 se prestó, como todo lo que llega a su fin, para reflexionar sobre lo acontecido y el porvenir, las metas que nos imponemos invariablemente aunque no las cumplamos, postergándolas para un poco más adelante. A los consabidos planes personales de dejar de fumar, hacer ejercicios, beber solo en los cumpleaños, etc., se le puede agregar acabar con el comunismo, instaurar la democracia en Cuba, y así por el estilo cosas que al final podrán o no lograrse.

Pero en la patria de Martí, Céspedes, Maceo, y también de Batista, Machado y Castro, se han establecido patrones de conducta que costará mucho erradicar de un diciembre para otro.

La envidia, ese pecado capital, es parte de la naturaleza moral de los cubanos gracias a las enseñanzas de la Revolución. Muchos cubanos, demasiados diría yo, no tienen interés en prosperar económicamente, no les pasa por la mente poner a producir las habilidades que cada uno posee, o no rentan una habitación sobrante aunque tengan condiciones para hacerlo.

Sin embargo, cuando un vecino al que conocen de toda la vida, que quizás de pequeño jugó con sus hijos se convierte en "cuentapropista" (empresario privado), esta persona anciana y revolucionaria que hasta una lágrima dejó caer cuando falleció su amado líder, echa espuma por la boca cuando se refiere a "los  macetas" (personas adineradas).

Me ocurrió hace unos días en una de esas conversaciones de vecinos que coinciden en un ascensor. Una señora respetable, madre de un amigo, expresó la revolucionaria idea de que los inquilinos dedicados a la renta de sus apartamentos en el edificio donde ambos vivimos deben ser obligados a pagar una cuota en moneda convertible por el uso que hacen sus clientes de los maltratados ascensores del inmueble.

De nada valieron los argumentos sobre los derechos de los microempresarios privados y el montón de obligaciones que cumplen para poder desempeñarse, tampoco sirvió el alegar que la entidad estatal propietaria del edificio Focsa cobra sumas millonarias a empresas también estatales como Copextel y ETECSA, por el arrendamiento de apartamentos utilizados como oficinas.

Para esta anciana antimacetas, empresario privado es sinónimo de delincuente y no la culpo por ese prejuicio. La población cubana se ve sometida a un constante bombardeo de los medios de difusión en contra de la actividad económica privada. Siempre que en una telenovela, serial policíaco de factura nacional o programa educativo, se toca de cerca algún personaje negativo sean homicidas, ladrones, asaltantes, malversadores  o depredadores sexuales,  no resulta casual que de una u otra forma estén relacionados con o se dediquen al trabajo por cuenta propia.

El empresario privado cubano, ese de quien a fin de cuentas depende la satisfacción de las necesidades de bienes y servicios que el Estado socialista es incapaz de resolver, se ve sometido a una campaña de desprestigio que se suma a los altísimos costos de tramitación y la obsolescencia de las regulaciones sobre propiedad privada, acumulación de capital e inversiones.

El discurso del jefe del Gobierno cubano está divorciado del lenguaje utilizado por los miembros de la corte  que al parecer no escuchan las señales de cambio. La resistencia a los cambios es parte de la herencia ideológica legada por el fidelismo, y en la misma medida que se llora al líder desaparecido, se desprecia y se teme todo lo que aquel temió y despreció.

Ya casi no queda tiempo para acelerar los cambios económicos necesarios, pero la parte más difícil será asumir los cambios de pensamiento y la proyección social de los mismos en un contexto hostil por tradición, donde se da por sentado que los ricos lo son porque a algún pobre le robaron, y arrebatarles la riqueza es justicia.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Kurt_Turing

"La envidia es una declaracion tácita de inferioridad"Napoleón Bonaparte.

Imagen de Anónimo

Anonimo 22:05 No por casualidad mencionaste a dos paises extremadamente pobres, donde hay miseria, hambre y necesidad (como me ensenaron en la escuela en Cuba) prolifera la envidia, la vulgaridad, la delincuencia y la prostitucion entre otros males. Lo que sucede es que segun los Castro, esta desgracia "solo sucede en el capitalismo"  mientras que en el socialismo "todo es prosperidad". El autor, quien vive en Cuba,al describir lo que ve desmiente estas hipocritas afirmaciones del regimen cubano. Pues, como describe su reportaje, el dano que ha ocasionado en la sociedad un sistema donde existe  durante 50 anos una libreta de racionamiento y se prioriza al extranjero por encima de los nacionales costara mucho tiempo para arreglar esos males.

Imagen de Anónimo

Carajo entonces los hijos de El Salvador y Guatemala nacieron en Cuba, desde el mismisimo vientre del Castrismo!!!!

Imagen de Anónimo

Totalmente cierto, y es tan fuerte esta tendencia que se ha creado una máxima en Cuba: si tú tienes y yo no, pues hago lo imposible para que tú tampoco tengas. Incluso esta conducta se ha arraigado tanto que cubanos en el extranjero hablan con amargura y se les nota la envidia en la voz cuando algún coterráneo o un nativo tienen éxito como autónomos. En fin, que lo único que ha logrado exportar con éxito la Robolucion son los bajos sentimientos. 

Imagen de Anónimo

La envidia como rasgo característico de las sociedades con sistemas totalitarios de corte comunista ya habia sido señalada por Wilston Churchil en Cuba junto a la chivateria y la doble moral son conquistas del castrofascismo, los poderosos de la nomenklatuta estan aislados em sus guettos privados en la opulencia fuera de los ojos de los envidiosos y el populacho odiandose entre ellos como estrategia de "divide y venceras" Para desgracia de ellos la desigualdad se ira acentuando porque los pusilanimes, vagabundos, viciosos nunca podran vivir igual que los luchadores, emprendedores, trabajadores estos son los que hacen progresar a las sociedades . La falsa igualdad ese embuste para hacer lo que yo digo pero no hago,  es la causa del desastre y la vergonzosa miseria en que este inepto y criminal regimen ha convertido al pueblo de Cuba

Imagen de Anónimo

An una occasion llamé Al gramma el periodico para preguntar de in articulo que habia sido publicado y donde se decia que ya los cuentapropistas de la capital podian contratar empleados de otros provincias del pais.  La responsable de la seccion del periodico con plaque hablé me dijo corta y brevemente:- la nota del periodico estaba equivocada los cuentapropistas no puede contratar empleados de otras provincias solo determinados ministros argumentando la necesidad reciben sea consecion excepcional.  Tú no puedesm.Quien re manda a ser cuentapropista.Horror de pais: cuentapropistas satanizados, nacionales victimas del apartheid que no pueden no trabajar no vivir an la capital de su pais.  Y Basra a veces los pilicias am ver un carne de identidad de provincia aunque estes paseando te preguntan que haces en la habana y so lad parece te montan en un tren y te deportan para atras.  Era mad facil emigrar ilegal a eeuu, there derechos que desconocemos y permiso para vivir y trabajar como un ser humano normal.

Imagen de Anónimo

Pero nadie se queja de que Los castrosaurios y Los puercos espines Vivian como ricos y tengan privilegios que no tiene el coiudadano normal.porque la vieja envidiosa No se queja POr los viajee de antonio castro.las pizzerias de la princess mariela.?esos si viven de robarle a Los demas.vieja hipocrita.ojala se le caiga el ascensor con Ella sola adentro.

Imagen de Anónimo

Muy interesante  y actual este articulo ,la envidia en Cuba carcome los huesos de cada persona incapaz de darse cuenta que el gran problema de Cuba es el sistema