Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
18:59 CET.
Muerte de Fidel Castro

Luces, cámaras y micrófonos, esas otras armas del castrismo

El mundo ve cómo un cortejo fúnebre con las cenizas de Fidel Castro rueda sobre un armón acristalado por las carreteras de la Isla, donde a la vera, miles de cubanos, como actores en el camerino, aguardan para salir a escena.

Permanecen apostados junto al badén, esperando ver los restos del Comandante pasar, para sollozar compungidos o exclamar la última consigna: "¡Yo soy Fidel!".

Han sido llevados desde cualquier lugar donde alguien ordena, ya sea una escuela, un hospital o una fábrica, luego volverán a casa y muchos encontrarán la cazuela vacía.

El guion es viejo, viejísimo, lo esbozó el propio Fidel Castro hace ya 57 años, el 8 de enero de 1959, a su entrada a La Habana.

Salvo reacomodos de utilería o retoques en los tiempos escénicos, el argumento de lo que hoy vemos ya estaba escrito. Luces, cámaras y micrófonos, esas otras armas del castrismo, y de cualquier dictadura, nunca pertenecieron al arsenal de retaguardia, y con frecuencia, cumplieron su misión en la vanguardia, antes que los soldados con plomo o los policías con rejas.

Como respuesta al ametrallamiento aéreo del 21 de octubre de 1959, que en La Habana causó dos muertos y 43 heridos (quienes antes ponían bombas a cuenta de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio ahora combatían a Fidel Castro), fue convocada una concentración frente al Palacio Presidencial. Pero un obstáculo arquitectónico interrumpía la imagen continua de la multitud congregada desde la terraza norte del Palacio Presidencial hasta el Malecón: la entrada al túnel de la bahía.

La solución del inconveniente fue encomendada al entonces subsecretario de Obras Públicas, ingeniero Gerardo Pérez-Puelles Ezpeleta, quien, contratando carpinteros a toda prisa, construyó entre sábado y domingo un puente de madera sobre la entrada del túnel.  

Al volante de un jeep, en la madrugada del domingo 26 de octubre, Fidel Castro inspeccionó la obra. El ingeniero le aseguró que estaría lista para la concentración, pero, no contento con haber salvado aquel obstáculo, Fidel sugirió "retirar provisionalmente" los árboles de la Avenida de las Misiones para lograr una "completa visibilidad" de la multitud.

Fue preciso convencer al Comandante de que tal operación, difícil de ejecutar, podría conducir a la muerte de los árboles.

Cabe apuntar que en aquella concentración del 26 de octubre de 1959, pronunció su último discurso el comandante Camilo Cienfuegos, quien desaparecería misteriosamente dos días después. Desde la madrugada del 21 de octubre Huber Matos ya se encontraba preso.  

Que Fidel Castro, ya en 1959 ordenará construir puentes y trasplantar árboles con el solo propósito de mostrar por televisión imágenes de personas concentradas, aplaudiendo sus discursos, no es raro. En Cuba se derrocharon millones de toneladas de combustible llevando gentes a las plazas con un solo fin: aplaudir, mostrar al mundo que en Cuba todo es unidad.

¿Unidad en Cuba? Nada más distante de la realidad. Con cámaras, luces y micrófonos, y por supuesto, con las cárceles y el paredón de fusilamiento, Fidel Castro consiguió una imagen de unidad de los cubanos, esa que vemos ahora en sus funerales.

Pero esa imagen de unión nacional es escénica, teatral. La cubana es una sociedad murmurante, doble: el cubano que aplaude en las plazas es uno; el que en la soledad de su casa se enfrenta a la cazuela vacía, es otro.

Existen los cubanos cuyas imágenes vemos ahora ante las cámaras. Pero para saber de las otras caras de los cubanos, debemos estar con ellos, a la hora de cocinar, incluso, irnos a la cama con ellos y junto a ellos soñar.  

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 12 ]

Imagen de Anónimo

Si ella es fidelista, QUE VIVA FIDEL!

Imagen de Anónimo

Que bonita,  pues que no quiera ir para Miami como muchas que conozco. Que se joda y no tenga futuro como la juventud en Cuba para que disfrute el fidelísimo. 

Imagen de El Mongo

Anonimo 18:56 Por que dices que esta buena? No se le ve el cuerpo, a lo mejor tiene una pata de palo.

Imagen de Anónimo

La joven puede refugiarse en Miami. Le puedo obsequiar las memorias de Huber Matos para que conozca bien al tío Fidel.www.gate.net/~joachim/

Imagen de Anónimo

Esa chica, bonita por cierto, solo le hace el juego a la tirania. En realidad ella quisiera estar dandole palmadas a Raul Castro en el hocico...esta pensativa, pero nada triste...

Imagen de Anónimo

Que no le den la visa?. No jodan que algo asi siempre es bienvenido y seguro que se las sabe todas.

Imagen de Anónimo

Hay algunos líderes de izquierda, honestos, como José Mujica, que piensan que toda esa multitud que participa en los actos por el funeral de Fidel Castro son espontáneas, la realidad es otra, al ser el obrero cubano, en su mayoría, empleado del estado no le queda otra opción, para no señalarse ycaer en desgracia,  y participa de esa forma, muy "espontánea" . Yo estoy seguro que tanto Pepe Mujica como otras figuras honestas y la izquierda, si tuvieran en Cuba también serían disidentes.

Imagen de Anónimo

Pero esta buena!!!!! Dejense de boberias que la fidelista esta buenisima.

Imagen de Juan

Y después del carnaval a cazar extranjeros o pedir y pedir a los parientes en los Estados Unidos.

Imagen de Anónimo

Mírenle bien la cara, espero que en la embajada U.S.A. tomen buena nota de esta imagen para cuando la tipa vaya a pedir su visa.