Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
10:15 CET.
Muerte de Fidel Castro

El castrismo se siente inseguro

Cualquier ingenuo podría afirmar que tras más de medio siglo de control totalitario sobre la sociedad, y después de operarse un aflojamiento de las tensiones en los vínculos con su tradicional adversario, el castrismo se sentiría seguro.

Sin embargo, nada más alejado de la realidad. Porque, ¿a qué responde ese llamamiento gubernamental para que la población firme un documento apoyando el concepto de Revolución promulgado en el año 2000 por el fallecido Fidel Castro? ¿Y cuál fue el motivo del aparatoso despliegue movilizador del año 2002, que desembocó en aquel engendro constitucional que refrendó el carácter irreversible del socialismo en la Isla? 

En ambos casos hay un denominador común: el miedo de las autoridades cubanas. Ellas necesitan cada cierto tiempo (sobre todo para exhibir ante la opinión pública) de una multitudinaria concentración, una elección a las Asambleas del Poder Popular, o una recogida de firmas que atestigüen el "apoyo" mayoritario de la población al sistema político imperante.

Mas, en el fondo, los tanques pensantes de la maquinaria del poder son conscientes de que semejante comportamiento no siempre coincide con el sentimiento verdadero del cubano de a pie. Muchos mayorcitos ya son expertos en la práctica de la doble moral, ese mecanismo que les permite conservar sus puestos de trabajo y alguna que otra prebenda que le puedan arrancar al Gobierno. Por su parte, las nuevas generaciones, abrumadas por una unidireccional propaganda ideológica, tal vez ni se imaginen que es posible disentir del mensaje oficial.

Es lo que hemos vivido por estos días en la Isla. Las empresas y entidades estatales, y los centros estudiantiles, cierran sus puertas, y mediante los medios de transporte facilitados por el Gobierno —con la consiguiente afectación al servicio de transporte público de la población— conducen a los ciudadanos a desfilar ante las imágenes de Fidel Castro, y después los llevan a los locales habilitados para que certifiquen con sus firmas el apoyo al concepto de Revolución.

Mientras tanto, el Ejército y la Policía se hallan acuartelados, y las calles están llenas de chivatos de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y miembros de las brigadas de respuesta rápida, los cuales están listos para responder, como ellos saben hacerlo, al más mínimo comentario que se aparte del discurso oficialista.

Si se permitiese un símil histórico, no sería exagerado afirmar que en Cuba se vive por estos días un ambiente parecido al de las calles habaneras en aquellos días de noviembre de 1871, cuando el supuesto rallado de la tumba del periodista español Gonzalo de Castañón fue considerado un "crimen monstruoso". Tras lo cual siete estudiantes de medicina pagaron con sus vidas la sed de sangre de las fanáticas turbas de los voluntarios españoles.

En cuanto al contenido en sí de la proclama fidelista de Revolución, se trata de una formulación que pretendió ser sumamente abarcadora, y en consecuencia concluyó en una ambigüedad que, incluso, a ratos podría volverse en contra de sus patrocinadores.

Por ejemplo, comienza con "Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas". No resulta descabellado pensar que llegará el momento en que los jóvenes cubanos comprendan qué cosa es la que realmente debe ser cambiada en la Isla, y además se decidan a exigir esa libertad plena que las autoridades comunistas jamás les van a brindar.

Al propio tiempo, eso de que "Revolución es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional" es también un resquicio por donde podrían colarse todos aquellos que se decidan a realizar una revolución verdadera en la Isla. Porque, ¿cuál es la poderosa fuerza dominante a la que hay que desafiar para acometer los cambios que Cuba necesita?

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de Cubanón Regusanón

Cuando el dolor es genuino, no hay necesidad de decretos. Nadie ríe cuando pierde un ser querido. Todas esas prohibiciones hast de decir "Buenos días" demuestran la debilidad del régimen.

Imagen de Anónimo

Por que Fidel Castro nunca admitio en Cuba una perestroika como la de Gorbachov en la URSS?Asi de sencillo, al dictador nunca le intereso mejorar el sistema ni hacerlo mas humanitario. Estaba bien claro que solo la represion, la mentira, las calumnias y la falta de libertades del pueblo cubano lo mantendrian infinitamente en el poder...Doble moral es ausencia, es odio hacia el sistema pero callado y comprimido...

Imagen de Anónimo

Los que opinan son acertados pero son cobardes. No se atreven a usr su idetidad Esto es una muestra del terror implantado por la dictadura castrista que ún estando fuera de Cuba no se atreven a dar la cara.  

Imagen de Anónimo

Anónimo 5:41, no me haga reír, mire, Carlos Puebla le cantó a Batista en el poder y después que se fue éste, lo hizo al Ché y a Fidel. Osvaldo Rodríguez que compuso la Marcha del pueblo combatiente, en cuanto le abrieron un hueco se fue para USA y ni recuerdos mandó a Fidel. Eso sin contar militares que se la dejaron a los Castro en una uña y están en USA (incluyendo comandantes y generales), pasando por funcionarios de todo tipo, incluyendo ministeriales y ya no hablemos del pueblo llano, que aplaude de día y está buscando como escapar de noche. Se ve que vive usted del cuento en Cuba, siga, siga llorando...

Imagen de Anónimo

Habrá Castrismo pa' rato pero bajo el pánico impuesto a la fuerza. Si le dan un solo milímetro de libertad al pueblo aquello se cae enseguida, porque nada sólido han logrado en 57 años, sólo miedo y represión. Con eso no se consigue perpetuar ninguna idea, y menos desarrollar un pais.

Imagen de Anónimo

¿Y la castrodictadura se ha sentido segura alguna vez? - como prueba de ello, es decir de su inseguridad permanente desde 1959, por ilegal, ha mandado a matar a todo el que considere un peligro y espía las 24 horas del día y los 365 días del año a todos los cubanos a través de distintos mecanismos, desde la cuadra con el CDR hasta la correspondencia, llamadas de teléfono de todo el mundo y la vida del cubano dondequiera que se encuentre. Eso evidencia la desconfianza del régimen en toda la ciudadanía y su propia inseguridad al erigirse en dictadura y sin contar con el apoyo "democrático" de la mayoría. Ellos son conscientes de que todo aquel que puede, se les irá y se les va y que a la primera de cambio, los dejan en la cuneta.

Imagen de Anónimo

Al Anónimo de las 5:41: Tuvieron que imponer la ley seca por decreto, y prohibir que se ponga música hasta en privado. Si de verdad los cubanos fueran libres de sus actos toda Cuba hubiera estado sumida en un ambiente festivo. Vete a llorar a la ciudad-basura de Santiago de Cuba, que ya falta poco para el último homenaje y te lo vas a perder.

Imagen de Anónimo

Al anónimo de las 5:41 : muestras de cariño y admiración a la fuerza, porque en Cuba NADA es espontáneo. Todo es organizado, programado, tareas a cumplir. Si tanto cariño y admiración sienten por qué ni siquiera expusieron los restos del difunto dictador a su pueblo, para que se le rindiera un último homenaje. Todo fue una farsa y de mal gusto. Y está haciendo el último recorrido en marcha atrás, como fue su vida: una retaguardia. Ustedes las ciberclarias son la primera prueba del fracaso del régimen a perfusión donde viven. Un régimen de terror.

Imagen de Anónimo

estos Yumas no toleran las muestras de cariño admiracion hacia el Comandante Fidel si no lo toleran es por que NO viven en Cuba

Imagen de Gabonice2

Yo pienso que hay un Gorbachov Cubano que estuvo presente en el Discurso de Obama e incluso que Obama lo saludo sin saber que ese era el hombre que si va a recibir los millones que Obama enseño y que el Congreso se guardó en el bolsillo hasta que en Cuba haya verdaderos cambios. Y no se trata de cambiar del Socialismo al Capitalismo. El Socialismo en Cuba ya no existe, se trata de convertir el Capitalismo de Estado de los militares de Raúl Castro en un Capitalismo en que los cubanos puedan mediante su trabajo y su emprendimiento obtener la prosperidad que desean.