Sábado, 3 de Diciembre de 2016
13:47 CET.
Política

Bastión 2016, ¿mensaje de paz o de distensión?

El pasado domingo concluyó en Cuba el ejercicio militar estratégico Bastión 2016. Muy cuestionado pues fue anunciado justo al otro día de ganar Donald Trump las elecciones en EEUU.

Aunque el ejercicio había sido programado para este mes desde el Congreso del PCC, en abril pasado, fue muy llamativo que habiéndose esperado tanto, y sin ser obligatorio cumplir un cronograma rígido, se hicieran coincidir como "efecto dominó" estos eventos; máxime con la histórica tensión en las relaciones bilaterales. No es descartable la teoría que asocia ambos sucesos. Y si el Gobierno cubano no lo evitó es al menos porque no le importa que sea esta la lectura que se haga.

Pero más allá de las estrategias políticas y de las demostraciones de músculo al adversario peligroso, está el hecho mismo del Bastión: su necesidad, su carácter y su costo.

Claro que es necesario que, habiendo un ejército, este se ejercite en sus tácticas y técnicas de combate; pero cada cuatro años es muy seguido para un país que dice amar la paz y debe seguir el camino de la paz. Con la pobreza de nuestra economía, podría ser cada diez años sin que causara problema alguno.

En todo ejercicio militar cubano de las últimas décadas no se habló de enemigos hipotéticos, sino directamente del "imperialismo norteamericano". En este existe la peculiaridad de que, tras la reapertura de relaciones y el acercamiento intergubernamental, no se menciona directamente, solo se insinúa como "el enemigo".

El carácter del Bastión es otro punto interesante. Un ejercicio militar en otro país cualquiera, incluso los miembros de tratados como la OTAN o que estén en guerra permanente como India, Pakistán y Corea del Sur, solo involucra a los militares y no repercute en la vida civil. Sin embargo, aquí en Cuba hasta los locutores del noticiero de televisión se uniforman de miliciano. El ejercicio se lleva a cabo en todas las escuelas, universidades, centros de trabajo y consejos populares: los dirigentes civiles se vuelven militares y todo el mundo teóricamente es un soldado. La "guerra de todo el pueblo" obliga a todos a ser guerreristas, participantes de la violencia.

Solo queda el doloroso asunto del costo del Bastión. ¿Cuánto sería el monto finalmente? Cientos de millones, de seguro, pero la cifra exacta no la sabremos nunca porque es secreto de Estado. Por carecer de una democracia y un Estado de derecho el Ejecutivo cubano no tiene un presupuesto rígido aprobado previamente para el gasto militar, ni está obligado a ser franco o rendir cuentas ante el soberano.

Esto es un verdadero crimen puesto que la maltrecha economía cubana va en picada y se prevé un estancamiento este año y hasta posible decrecimiento para el próximo, a pesar del aumento del turismo. Enorme debe haber sido el gasto (mejor dicho malgasto) de combustible en simulacros estériles. Las fábricas trabajando con la mitad del combustible mientras los tanques de guerra, los vehículos blindados, las lanchas torpederas y los aviones caza-bombarderos derrochan a tanques llenos por toda una semana.

Llegará el día en que no tengamos en Cuba la necesidad de un ejército tan grande, ni ese tipo de ejercicios militares tan costosos e inútiles. Incluso debemos aspirar a una nueva Cuba sin militares, solo con la policía. Pero por ahora lo militar prima: el Presidente es el militar de más alto rango del país; varios ministros son militares; el Consejo de Estado y la Asamblea Nacional está plagada de militares; las principales empresas (las más lucrativas) están dominadas por los militares, son militares o las dirigen militares; y así por el estilo.

Todos ellos están atrapados por la historia y por las ideologías extremistas. Tan obcecados están que no ven que un ejercicio militar como este, que acaban de realizar con bombos y platillos, está completamente fuera de lugar en el momento actual. Principalmente porque es imposible que parezca un mensaje de paz y constituye a todas luces un equivocado mensaje a favor de la distensión.  

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Esto no tiene nada que ver con el triunfo de Trump, lo que debe haber pasado es que el Cagadante murio dias antes y crearon todo este circo con el ejercito para controlar a los cubanos.

Imagen de Anónimo

Estan equivocados el bastion 2016 fue el ultimo homenaje para un Fidel que ya estaba en las ultimas no fue por Trump ,PIENSEN !!!

Imagen de Anónimo

A petición popular, el restaurante Versalles traerá el cuerpo de Fidel a Miami para que la gente pueda cenar con él. Se le va a mandar a hacer un "despojo" y un renombrado santero con todos los collares gritará tres veces: "¡Que viva Fidel!" ¡A ver qué pasa!

Cuando el cadáver del famosísimo hablador de mier... se haya descompuesto lo suficiente, lo van a llevar a ver "Oficialmente Gay" y "Queremos hacer un trío" a ver si resucita... o se suicida.

www.gate.net/~joachim/

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.