Domingo, 11 de Diciembre de 2016
00:20 CET.
Vivienda

¿Para qué alcanza un subsidio de reparación o construcción de vivienda?

En enero de 2012 el Gobierno implementó una "nueva política de subsidios" para ciudadanos "con baja solvencia económica" que necesitaban "construir, reparar, ampliar sus viviendas o pagar la mano de obra correspondiente".

A casi cinco años, muchos beneficiarios y aspirantes opinan que el programa "es otro mecanismo burocrático", y que "quienes toman las decisiones viven de espaldas a la realidad".

Antonia Fernández Román, vecina de un solar en la barriada El Canal, relata que "para una reparación completa es requisito ser propietario de la vivienda".

"Los que estamos acogidos al concepto de usufructo gratuito no tenemos derecho. Solo podemos solicitar subsidio para arreglar cocina y baño. A la hora de la repartición nos recuerdan que no tenemos derecho a lo gordo. Lo que quieren es que sigamos entre las ruinas".

Los subsidios oscilan entre los 9.800 —para reparaciones de baños y cocinas— hasta 85.000 pesos (moneda nacional), que incluye sustitución de cubierta o reparación total de la vivienda.

En el caso de la construcción de una vivienda, para aquellos que cumplan los requisitos la resolución No. 001 de 2012 del Consejo de Ministros establece el subsidio de "la ejecución de la célula básica habitacional, que se corresponde con una vivienda de 25 metros cuadrados de superficie útil como máximo".

Para Alberto Tolón, albañil estatal, la cuestión es si el Estado "tiene capacidad para cubrir la demanda de materiales en correspondencia con la cantidad de subsidios autorizados".

"Con lo que dan de subsidio mínimo no alcanza ni para arreglar un baño porque los materiales de alta demanda que puedes comprar si eres beneficiario entran muy poco en las tiendas. Si no tienes un contacto allí, te come el león, y ningún albañil te cobra menos de 100 CUC por repararte el baño. Por otra parte, el Estado nunca tiene disponible transporte para los subsidiados".

De encontrarlo, los subsidiados también deben pagar el transporte del monto que les ha sido concedido.

Subsidio para construir nada

El proceso para adquirir el subsidio genera corrupción, una cadena que comienza por "estimular" a los funcionarios que deciden qué tipo de ayuda requiere el ciudadano, y que termina en las Tiendas de Materiales de la Construcción —comúnmente llamadas "rastro"— donde también se debe "estimular" a los despachadores para conseguir los materiales. A esto se suman los transportistas privados, quienes pueden cobrar hasta 10 CUC por el servicio.

"Aquí la gente usa muchas veces el subsidio como tapadera, para construir sin que los inspectores pregunten demasiado", dice Luis Herrera Paz, vecino de una cuartería en Centro Habana.

"Los materiales demoran siglos en llegar al rastro, no alcanzan y muchas veces son de pésima calidad, merma de la fábrica. Tienes que andar a la viva o buscarte amistades porque tendrías que vivir en la tienda para saber cuándo entran los materiales y tener suerte de que los despachen como corresponde", añade.

Empleados de tiendas de materiales en el Cerro, 10 de Octubre, Centro Habana y La Habana Vieja, que en ningún caso accedieron a ser identificados, afirmaron que del total de materiales que llegan para ofertar a la población, "el 3% se establece para los acogidos al programa de subsidio".

Explicaron también que los subsidiados tienen cinco días hábiles para retirar los materiales una vez que estos llegan al establecimiento. "Nosotros les hacemos un vale por la cantidad solicitada y con este se dirigen al banco, que les emite un cheque. Si en los cinco días no se retira los materiales, se cancela el cheque y procedemos a vender ese material".

El proceso para adquirir un subsidio, que suele tardar como mínimo un año desde su solicitud, decide además qué puede o no reparar un ciudadano sin importar el daño que pueda tener su vivienda.

"El subsidio es para construir nada. Yo lo solicité para reparación total y solo me dieron para reparar baño y cocina, a pesar de que soy propietaria", cuenta Ania Cabrera, vecina de La Habana Vieja.

"Primero vas a la Dirección Municipal de Vivienda con la propiedad y una solicitud personal con las razones por las cuales necesitas el subsidio. La Dirección Municipal de Trabajo y Seguridad Social envía un trabajador social que verifica las condiciones materiales en que vives. Después te envían al arquitecto de la comunidad, quien emite la evaluación técnico-económica, y finalmente el Consejo de Administración Municipal es el aprueba todo para que el banco te abra una cuenta de administración de fondos".

Los ciudadanos acogidos al programa de subsidio, sean propietarios o en calidad de usufructo gratuito, no pueden vender ni permutar la propiedad una vez concluida su construcción o su reparación.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

Parece que el tal subsidio "alcanza" y es muy "generoso", pues a Mariela Castro le dió para hacer una piscina nueva, un nuevo ranchón, otro jardín y una muralla más que protege su mansión !Qué mal agradecidos son los cubanos de a pie! El Lapón Libre.

Imagen de Anónimo

LA Vibora

Yo vivia por ahi. Mi abuelo tenia negocio con el gallego dueño de ese local

Imagen de Anónimo

El subsidio solo sirve para limpiarse el c... 

Imagen de Anónimo

Y despues del subsidio la vivienda no sera tuya !!!!

Imagen de Anónimo

Con esa burocracia terminará de derrumbarse la isla. 

Los trabajadores sociales de la Dirección Municipal de Trabajomy Seguridad Social no podian con su extenso contenido de trabajo. A quien se le ocurrió agregarle una función más? Eso es para que las solicitudes de investigación se amontonen mucho más en las oficinas de la Asistencia Social. Que locura! 

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.