Jueves, 8 de Diciembre de 2016
16:53 CET.
Salud

Farmacias vacías, muchas preguntas y pocas respuestas

Archivado en

"No, mi vida, clordiazepóxido no tenemos ni creo que vaya a entrar", le dice una dependienta de farmacia a una paciente en La Habana Vieja. "Tenemos trifluoperazina y diazepam, pero tienes que preguntarle a tu médico si eso te sirve y que te dé la receta".

Parlamentos como este se oyen todos los días en las farmacias cubanas, pero más en los últimos tiempos.

Después de varios meses de escasez continuada de medicamentos, el espacio Cuba Dice, del Noticiero Nacional de Televisión, se decidió a abordar el tema.

La explicación para la escasez: no se ha pagado oportunamente a los proveedores. La solución propuesta a la crisis: se garantizará en todas las farmacias un medicamento por cada grupo farmacológico.

Esa es, en resumen, la información brindada en el reportaje presentado por el Sistema Informativo de la Televisión Cubana. Un recorrido por farmacias y consultas médicas de La Habana nos demuestra que aún quedan muchas inquietudes por responder.

"Nosotros nos enteramos de esas explicaciones igual que tú, por Cuba Dice", asegura Isabel, licenciada en Farmacia. "Nadie nos ha dicho nada oficialmente y mucho menos contamos con una lista de los medicamentos que van a estar garantizados".

"Yo te puedo decir lo que entró esta semana, pero no te aseguro que sea lo mismo que va a entrar la semana que viene", dice Lidia, técnico de otra farmacia capitalina. "El medicamento garantizado por grupo farmacológico puede ser uno hoy y otro la semana que viene".

Tanto Lidia como Isabel opinan que los médicos de la familia y de los cuerpos de guardia de policlínicos deben llamar a la farmacia cuando van a recetar un medicamento para saber si disponen de él.

"Eso no tiene sentido", opina Gladys, enfermera de un consultorio. "Si cada vez que la doctora va a recetar tiene que llamar a la farmacia, la consulta se vuelve eterna. Hay farmacias que ni responden al teléfono y otras que se molestan cuando las llamas mucho".

Además, Gladys bromea con una posible congestión en las líneas telefónicas: "¿Te imaginas todos los consultorios y cuerpos de guardia llamando al mismo tiempo?".

"Lo más lógico sería que las farmacias informaran semanalmente al policlínico de los medicamentos que entraron", propone la doctora Ivette. "Así sabríamos de antemano lo que podemos recetar".

Pero ninguna de estas medidas se ha tomado, así que los médicos siguen recetando a ciegas en la mayoría de los casos.

Otra arista del problema que preocupa a médicos y farmacéuticos es que, aunque se cuente con un medicamento por cada grupo farmacológico, esto no garantiza que los pacientes puedan ser tratados.

"Hay que contar con las patologías y las alergias", explica la doctora Norma. "Es verdad que la dipirona no ha faltado en las farmacias hasta ahora, pero yo tengo pacientes alérgicos que han venido con un dolor y no tengo mucho que hacer por ellos. Los he mandado a la consulta de acupuntura, pero los turnos son para el mes que viene. Lo más que puedo hacer es indicar medicina verde, cocimientos y emplastos cada vez que el caso me lo permite".

Iris es uno de los casos de pacientes alérgicas a la dipirona. "También soy alérgica al ibuprofeno, al salbutamol y a la penicilina. Por suerte no me enfermo con frecuencia, porque no sé qué haría si me da una fiebre ahora mismo", dice.

Nayra, paciente que tiene diagnosticada pancreatitis crónica, padece dolores muy fuertes para los que toma tramadol, la única medicina que la alivia. "Además tengo lupus desde hace años y gastritis", aclara.

Como el tramadol es uno de los medicamentos en falta desde hace meses, Nayra no tiene cómo aliviar sus dolores.

"Es insoportable y no se quita con duralgina", dice. "Hay que estar en mi lugar para saber lo que es esto".

La doctora Norma comenta que en las últimas semanas ha sido complicado tratar a sus pacientes hipertensos. "No había enalapril ni aspirina. No sé si ahora habrán entrado, pero hasta ayer tuve que buscar mil métodos alternativos para controlarle la presión a mis pacientes".

A la doctora Ivette los que más le preocupan son sus diabéticos. "Los insulinodependientes no han tenido problemas, porque la insulina no ha faltado", reconoce. "El problema ha sido con los que consumen metformina, que está en falta. Si el medicamento garantizado es la glibenclamida no resuelvo el problema, porque provoca hipoglicemia a muchos pacientes y en esos casos no puedo sustituir el tratamiento. Me preocupa muchísimo, todo el mundo sabe que la diabetes es una enfermedad muy peligrosa".

Isabel, desde su trabajo en la farmacia, ha observado que los pacientes de psiquiatría están entre los que más trabajo pasan en la situación actual. "Los medicamentos de psiquiatría son difíciles, porque provocan muchos efectos secundarios. La mayoría de las veces no se puede cambiar un medicamento por otro, aunque sea de la misma familia", explica. "También son pacientes que se habitúan a su medicamento y si se les cambia no sienten que les esté funcionando igual. Es complicado".

En general, médicos y farmacéuticos coinciden en que disponer de un medicamento seguro por cada grupo farmacológico puede ayudar bastante, pero no resuelve el problema.

"Hay que buscar soluciones alternativas más eficaces", dice la doctora Ivette. "Si tenemos laboratorios tan buenos de medicina natural, como LABIOFAM, deberíamos estar preparados para este tipo de eventualidades".

La enfermera Gladys opina que las autoridades no solo deben preocuparse por dar soluciones alternativas, sino respuestas que aclaren la responsabilidad de cada cual ante la crisis.

"Sí, ya nos dijeron que no hay medicinas porque faltaron pagos oportunos. La palabrita 'oportuno' la repitieron una pila de veces. Pero yo quiero, como paciente y como trabajadora de la salud, que se me explique por qué no se pagó oportunamente", demanda. "Porque todo el mundo sabe que, si no se paga, no hay medicinas, y eso a quien perjudica es a los pacientes. Y pido esto porque los pacientes de aquí nos preguntan y hasta reclaman y nosotros no tenemos nada para responder".

Paciente de cáncer en Cuba, sin el medicamento imprescindible para su supervivencia

El científico Ariel Ruiz Urquiola denuncia la situación de su hermana y advierte que podría ser la de otras pacientes con cáncer de mama en la Isla. Pide ayuda inmediata.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Anónimo

En Cuba no hay medicina porqué gracias a las maravillas de la Robolución nadie se enferma.

Imagen de Anónimo

Claro los Castros y su camarilla compran los medicamlentos en la farmacia del hospital CIMEQ. En este caso los pagos si son "oportunos"

Imagen de Anónimo

Hay farmacias todavia en La Habana!!!????

Imagen de Anónimo

Y pensar que en España aún hay algunos que piensan que Cuba es una potencia en sanidad. Lo raro es que no veo mucho interés en estas personas en ir a vivir allá. 

Imagen de Anónimo

A los castrosaurios estos no les importa.porque ellos y su elite no se atienden en los hospitales dl pueblo.en la cuba socialista dl pueblo recuerden que ellos tienen sus hospitales y sus escuelas

Imagen de Anónimo

Juego infantil cubano, que imagino ya ni juegan:

Primer niño: - ¿Una candelita?

Segundo niño: - P'a la otra casita.

Imagen de Anónimo

Preguntenle a Tony Castro, a ver si le sobro alguna calderilla de las vacaciones por el Mar Egeo para ayudar en los pagos "oportunos" de las medicinas que necesita Liborio...