Martes, 30 de Mayo de 2017
11:28 CEST.
Opinion

Tamboril de casa ajena

Cartagena de Indias ha sido el escenario de un acontecimiento que marcará el futuro de Colombia: el acuerdo de paz. Más de 50 años de enfrentamiento se cierran gracias al diálogo, la generosidad, el arrepentimiento, el perdón y el homenaje a quienes lo merecen.

La mesa de diálogo para el acuerdo de la paz estaba compuesta por los implicados en el proceso, a saber, los mediadores, el Gobierno colombiano, la guerrilla de las FARC  y los afectados por la guerra, es decir, las víctimas.

Este proceso tendrá sus detractores y defensores, como lo tienen todos los acuerdos. No es mi objetivo analizar en profundidad sus debilidades ni fortalezas. Pero sí lo es aseverar que para resolver  un conflicto es condición sine qua non reconocer que existe. Este ha sido el valor del presidente Juan Manuel Santos y de las FARC, y esa ha sido la cobardía del gobierno Cubano.

Mi naturaleza femenina me hace ser proclive a la mediación como sistema de resolución de conflictos, método muy alejado del uso de la fuerza, la intolerancia, y el abuso de poder. Las mujeres, madres y esposas, tienen esta cualidad innata que es la de conciliar la libertad individual de los miembros de una familia, con la exigencia del buen funcionamiento de la misma. Es decir, compaginar libertad individual, respeto y autoridad.

Medio siglo de conflicto subyace en Cuba, cuyo jefe de Estado ha tenido un papel relevante en la no reconciliación de las partes. Alabo su implicación en Colombia, pero es un hecho absolutamente surrealista que mientras aplaude el esfuerzo de los ajenos, su policía política reprime a la sociedad civil independiente en la Isla, golpea a las Damas de Blanco todos los domingos, impide el acceso a la libre información y la libertad de expresión y pensamiento, les niega el derecho a asociarse y por supuesto en ningún caso sometería a la ratificación del pueblo ninguna decisión gubernamental.

Impasible, Raúl Castro acepta el beneplácito de la comunidad internacional por su participación activa en el proceso colombiano, mientras sigue humillando a la población cubana, con el consentimiento de buena parte de esa misma comunidad internacional.

Los cubanos nos merecemos y agradeceríamos que los esfuerzos de todos vayan dirigidos en la dirección de sentarnos en la misma mesa, en igualdad de condiciones, y ayudarnos a construir nuestro futuro en libertad, democracia y prosperidad.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Anónimo

"Candil de la calle, oscuridad en su casa". Arreglo los problemas de mis vecinos, pero no se metan en mi casa. Motivo de esto: Ganar reconocimiento en politica internacional, cosa que a RC le cuesta trabajo hacer. Ejemplo: Ya hay un loquillo que lo quiere proponer "Premio Nobel de La Paz".

Imagen de Anónimo

Yo estoy viviendo mejor en la isla Baffin en Canada que en Cuba, mucho mejor. Tengo inviernos fuertes, si es cierto, pero estoy en entera libertad. Viajo de Baffin a Chile cuando me da la gana, tambien a Barcelona y no tengo que pedirle permiso a la descarada y degenerada de Raul Castro, prefiero los inviernos de Baffin que a la tirania de los Castro...

Imagen de Anónimo

Siempre lo he dicho que Raul Castro como su hermano Fidel son par de cinicos que desprecian a los cubanos...

Le ronca el mango que el cara de guante del general participe en Colombia en los acuerdos de paz entre guerrilla y gobierno y a la vez da ordenes para reprimir sin piedad a los dissidents pacificos en Cuba...Raul Castro es una hiena cinica e inescrupulosa, un descarado sin el más minimo sentimiento...

Imagen de Anónimo

Siempre me he preguntado, hasta donde el descaro, la falta de respeto al pueblo cubano y a la comunidad internacional de la tirania castrista. Como es posible tener la desverguenza de mediar en un proceso entre gobierno y guerrlla de una pais extranjero y no ser capaces de sentarse al menos a escuchar a su propio pueblo, hasta donde hemos llegado. La unica razon posible que veo aqui es que las FARC solo se sentian seguros en casa de quienes tanto las han ayudado militarmente y en su trafico de drogas. Y todavia a alguien le cabe duda de la relacion de los mafiosos comunistas con la droga. 

Imagen de Anónimo

Eso es lógico y no produce sorpresa: farol en la calle y oscuridad en la casa... Y la si la gente aguanta, pues pa'alante y pa'alante.

Imagen de Juan

Muy bueno su artiuclo.

Imagen de Anónimo

tienen el cuello en peligro, desde hace mucho tiempo, no van a reconocer nada, no van a ceder en nada porque despues de llegados a una democracia saben que viene el juicio de ellos por tantos abusos cometidos y no van a salir bien parados despues que salgan del juzgado, por ello no se la van a jugar a empezar un dialogo, la unica manera es que llegue la pelona o los tumben por la fuerza. la segunda opcion esta descartada, nos vigilan ellos con el G2 y nos vigila el FBI, casi imposible.