Martes, 28 de Marzo de 2017
15:59 CEST.
Educación

¿Por qué escasean los maestros?

Por estos días Ena Elsa Velázquez, ministra de Educación, visita las provincias del país para chequear los preparativos del próximo curso escolar 2016-2017.

En las reuniones con los dirigentes provinciales del sector se analiza la cobertura de recursos materiales, el estado constructivo de las escuelas, así como cualquier otro tema de interés territorial. Y casi en la totalidad de estos encuentros aflora un asunto que les quita el sueño a los directivos del Ministerio de Educación: el déficit de maestros y profesores.

Se ha informado, por ejemplo, que en la provincia de Ciego de Ávila faltan 663 maestros, mientras que en Villa Clara el déficit de docentes asciende a más de 1.000. Si la carencia es tal en esas provincias, ¿cómo estará la situación en territorios como La Habana y Matanzas, que tradicionalmente han reportado las mayores escaseces de maestros y profesores?

Cualquier deslumbrado por la propaganda castrista podría pensar que la falta de maestros se debe a la gran cantidad de escuelas que existen en el país, y que según se dice "han llevado la educación a todos los rincones de la Isla". Sin embargo, las cifras indican otro motivo: cada año abandonan el sector educacional más maestros que los que se gradúan como tales. Volviendo al caso avileño: el último curso escolar graduó a 269 nuevos maestros, pero al cierre de ese período causaron baja 348 profesionales de la Educación.

En los últimos tiempos las autoridades han tomado algunas medidas en un intento por revertir semejante éxodo. Hubo aumentos de salarios —cierto que poco significativos ante la carestía de la vida y la doble circulación monetaria—, aumentaron los días de vacaciones anuales, y disminuyó la cantidad de asignaturas a impartir por cada docente.

Entonces, ¿por qué continúa la estampida de maestros y profesores?, se preguntarían los más despistados. Habría que comenzar por el ya aludido salario que no alcanza para vivir decorosamente, continuar con las pésimas condiciones materiales con que muchos maestros desempeñan su labor, y llegar hasta los casos en que el Gobierno ha sido incapaz de garantizar un círculo infantil para los hijos de las maestras y profesoras.

Las vicisitudes estarían incompletas si no mencionamos la extrema rigidez que encuentran los maestros en su diaria labor ante el exceso de directivas que vienen "de arriba". Los docentes trabajan con planes de lección que constituyen auténticas camisas de fuerza que anulan su labor creativa en las aulas. Para colmo, se agrega la disposición de que todos los maestros, con independencia de la asignatura que impartan, deberán recibir cursos de Historia de Cuba.

Por supuesto, no se piense en el sano propósito de que los docentes conozcan con objetividad el pasado para que puedan esclarecer cualquier duda de sus educandos. Se trata de que estén en condiciones de legitimar el presente después de interpretar el pasado de acuerdo con los intereses de la clase dominante.

Los que disfrutaron de la película Conducta, del director Ernesto Daranas, vibraron de emoción cuando la maestra Carmela, interpretada por la fallecida actriz Alina Rodríguez, pronunció una de las frases más significativas del filme: "El día que yo no decida lo que suceda en mi aula, hasta ese día seré maestra".

Claro, una cosa es el cine y otra la vida real. Si eso se cumpliera cabalmente, se quedaría Cuba sin maestros, pues el General-Presidente tiene bien establecidas las reglas del juego para el sector educacional. Ningún maestro puede decidir lo que suceda en su aula. Esa es una atribución exclusiva del Ministerio de Educación y las altas esferas del poder.

Ese es el motivo de la persistencia del monopolio estatal en la educación. Un monopolio que no ha cedido ni a las peticiones de la Iglesia Católica por lograr la reapertura de los colegios religiosos. No obstante los "entendimientos" que el cardenal Jaime Ortega alcanzó con las autoridades políticas de la nación casi al final de su mandato arzobispal.

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

Se pudiera decir mucho sobre la "educación" en Cuba. Soy maestro en EU y por años hemos recibido jóvenes cubanos recién llegados, hace unos 20 años la mayoría llegaban bien preparados, desde entonces la preparación ha declinado fuertemente y en estos días lo que llega se caracteriza, siempre hay excepciones, por su horrible preparación académica, gran desinterés por aprender y de la educación formal nada bueno se puede decir, un vocabulario lleno de malas palabras y mala dicción, los modales, ni en los peores barrios de la Habana se oia tanta vulgaridad y chusmeria como trae esta mayoria, hembras y varones, a esto sumemos que esos jóvenes llegan al mundo real con el ánimo de "resolver", así es que piensan van a vivir su futuro y para eso no consideran hay que estudiar ni educarse un poco al menos, les preocupa más un arete en la oreja, un tatuaje o una ropa de ultra última moda, esa q caracteriza más a los pandilleros q a un joven moderno. Van a la escuela porque es obligatorio y desgraciadamente no logran entender cuantas oportunidades pierden y van a perder. Es muy triste y asusta. Trato de orientarlos, pero es tan arraigada la malformación, que lo que más recibo es frustración por no poder hacer más y lograr que se civilicen. Tristemente, veo en muchos de estos muchachos carne de mano de obra barata y hasta de presidio. Horrible. 

Imagen de Anónimo

¿Y por qué no contratan maestros fuera de Cuba, por ejemplo en España, pero si constructores Indios?

Imagen de Anónimo

¿Pero quedan maestros, de los de verdad, en Cuba?

Cuando veo vídeos en youtube de esas maestras que ha creado la roboilusión que no saben ni dónde está Australia me da vergüenza ajena y no digamos ya la forma de vestir. 

Imagen de Anónimo

De mal en peor......, así las cosas en la "República de Castrolandia"

Yo soy profesor de Literatura y Español y me fui de Cuba en 1994.Estuve en Venezuela 9 años y ahora, luego de hacerme ciudadano americano (ahora soy ex-cubano), trabajo por mi cuenta como tutor de Español.

Como yo, muchos profesores y maestros "se fueron" de "Absurditán"

Imagen de Anónimo

es q en las escuelas no hay na q robar, seguro q no escacean los jefes de almacenes

Imagen de Anónimo

Son las mismas razones por las que escasea el CONOCIMIENTO Y LA EDUCACION,

Les costo trabajo pero estan acabando tambien con algo de lo que aun se mantenian orgullosos los cubanos y en el extranjero se les reconocia.

Los estudiantes de otros paises aun logran identificar a un maestro y le preguntan si viene de Cuba, asi han sabido beber de las fuentes de sus mayores. Un Levi Marrero, un Mario O Gonzalez, un Baldor cuyos libros se desconocen por las nuevas generaciones y se utilizan en todos los paises de America.

Hay algunas expresiones en "CONDUCTA" que no tienen desperdicio.

Y todo de mal en peor y los mismos dinosaurios tratando de eternizar la monarquia en Cuba, Venezuela y ahora tambien en Colombia. Tambien en Hialeah y los planes de medicare han logrado implantar sus desastres.

Imagen de Anónimo

es que los maestros estan en panama.colombia o Costa Rica tratando de llegar a los usa.donde de barrenderos tendran una vida mas digna que en la Cuba de los castros.y con los demas profesionales lo mismo.todo el que puede escapa del gulag comunista.yo cuento los dias pa que los asquerozos castro y familia se acaben de morir.malditos sean KONO.

Imagen de Anónimo

Excelente el artículo.Y si agregamos que quienes deciden lo que debe  impartirse en al aula no son los más brillantes sino los más mediocres leales al PCC, pues el resultado es una caída en picada de la educación.

La desconfianza hacia los funcionarios que dirigen la educación es similar a la que existe con relación a la capacidad del gobierno. Lamentable mente no tenemos la suficiente información ni estudio de lo que pasa en las aulas cubanas.

Imagen de Anónimo

No por gusto los hijos del clan castro y demas clanes cercanos a la dictadura cubana, estudian en el extranjero

Imagen de Anónimo

Pero quien dijo que en Cuba hay maestros, hace mucho, pero muchos años que de maestros nada, son jóvenes que los preparan con unos cursitos básicos y a enseñar, y uno pregunta enseñar que? La educación en Cuba está por el suelo.