Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
02:18 CET.
CRISIS MIGRATORIA

La crisis migratoria en Colombia: Dos caras de la moneda

Aunque no hizo parte de los 160 emigrantes varados en La Miel que partieron hacia Puerto Obaldía, Panamá, la mañana del 17 de agosto, Duniel Rojas disfrutó al máximo ese momento de tranquilad, era el único vivido desde aquel 18 de mayo, en que decidió desde el pie de la llamada “Montaña de la Muerte” retornar. El recuerdo de su hijo en su cumpleaños lo obligó a tomar la decisión, hoy se siente afortunado.

Duniel  Rojas es uno de los de 567 emigrantes cubanos que lograron cruzar la frontera colombo-panameña, sin exponer su vida al atravesar la selva del Tapón del Darién o entregarse a la merced de las bandas criminales de tráfico de personas. Ellos soportaron constates amenazas de deportación en Ecuador, Colombia y Panamá. Fueron víctimas de estafas, asaltos y de chantajes por parte de las autoridades. El grito “La selva no cogeremos” los ha unido.

El tráfico ilegal de personas en la frontera colombo-panameña, negocio de miles de dólares

En los últimos cinco meses el tráfico ilegal de personas en la frontera entre Colombia y Panamá ha movido un total de 4.772.400 dólares. Esta cifra se deduce, después de hacer un simple ejercicio matemático con los datos aportados por la administración del Muelle de Pasajeros de Turbo, Colombia.

Según datos recogidos entre el 18 de marzo y 16 de agosto de 1016, un total de 23.862 emigrantes irregulares se han embarcado  desde Turbo con destino a la localidad fronteriza colombiana de Capurganá.

Este trayecto se les permite hacer de forma legal, solo si llevan un salvoconducto válido por cinco días, otorgado por Migración Colombia. Su fin es atravesar de forma ilegal la frontera con Panamá.

A tan solo unos pocos metros del puesto de Control de Migración Colombia de Capurganá son recibidos por el coyote (traficante de personas), quien en pequeños grupos los llevan a un potrero a las afueras del caserío hasta completar 100 y así, después de recibir 200 dólares de cada uno, emprenden la primera de ocho jornadas para cruzar la frontera colombo-panameña.

Hablando con un coyote

Brayan es un joven colombiano afrodescendiente, de escasos 20 años, sus brazos están llenos de cicatrices, producto de las heridas sufridas al atravesar la espesa manigua del Tapón del Darién. No se considera coyote; es “un guía”, dice en tono enérgico.

Él accede a dar una corta entrevista a DIARIO DE CUBA y explica desde su visión el tráfico ilegal de personas entre Colombia y Panamá.

Según Brayan (que no es su nombre real, ha sido cambiado a solicitud de la fuente) las únicas opciones que tenía para salir de la pobreza estaban dentro de la ilegalidad. Entre ser coyote, paramilitar, guerrillero o raspachín (recolector de hoja de coca), eligió la primera. Su inicio fue a temprana edad, a los 16 años. En sus inicios era encargado de recibir a los emigrantes en el puerto y a los 17 llevó su primer “viaje de extranjeros”.​

¿Cuánto es el costo por atravesar la frontera?

Eso depende, ahora el negoció está bueno con la cerrada de la frontera con Panamá, se cobra 200 dólares por cada uno, el camino es muy duro, ellos hacen la ruta en cuatro días, pero para uno es el doble, cuatro de ida y cuatro de regreso, por eso hago un solo viaje por mes. Salgo con grupos entre 30 y 100, sí, es mucha plata, pero a uno le queda poca. Uno le tiene que dar a todo el mundo. A los paramilitares, no, ellos nos persiguen, dicen que porque les calentamos la zona.

¿Pero si gana en un mes 30 veces el salario mínimo de un colombiano, cómo va ser mal negocio?

Como ya dije hay que darle la mordida (soborno) a todo el mundo, además esa plata es maldita, no dura en el bolsillo.

¿Cómo funciona la red?

Mire, red como tal no hay, eso es una cadena, a mí me los mandan de Turbo, él los recibe de otro, que los manda desde Medellín y yo se los entrego a otro en la frontera con  Panamá; otros vienen recomendados por alguno que ya llegó y lo recomiendan a uno.

¿Es verdad que muchos emigrantes no pasan la Loma de La Muerte?

Silencio.

'No nos dejan pasar', se quejan cubanos varados en la frontera entre Colombia y Panamá

Según la oficina del Estado colombiano, los 1.540 cubanos se acogieron a la deportación voluntaria y la gran mayoría abandonaron el país por sus propios medios, algunos huyen a la selva con sus hijos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Juan

Siempre lo digo y lo repito. Estamos pagando una maldición que nosotros mismo se lapedimos al Diablo y no escucho.  Primero, lo del barco judío donde no aceptamos a esos refugiados alemanes y todos terminaron en la hoguera de Hitler al regreso. Segundo, lo de Batista fue racismo puro y duro porque la economía estaba creciendo y Cuba era una maravilla por delante de casi todos los países latino americano. Entonces el negro era malo, un asesino, un bruto pues terminamos poniendo al verdadero asesino y bruto pero blanco. En cubano jódanse!Y no le echen la culpas a los primeros cubanos que llegaron a Miami porque estos fueron los primeros que pararon de aplaudir y señalar al rey que no tenias ropa, la familias de esos que están en la selva siguieron aplaudiendo y comparaban al rey como un Jesús. A pasar la mil y una como castigo de Dios.

Imagen de Anónimo

Cuba le nego la visa a Anna Frank, solo se la dio al padre a base de mucho tiempo y mucha corrupcion pagadapor el por toda la familia a Cuba. ahora todos esos judios se la estan cobrando, como el barco lleno de judio que llego a Cuba y le negaron el refugio a todos y los volvieron a mandar a Alemania para despues morir todos en los campols de concentracion, se las estan cobrando ahora!!! los cubanos tienen lo que se merecen!

Imagen de Anónimo

q desgracia. i nadie menciona el nombre del principal culpable. sabian q cuba fue receptora de emigrantes hasta el 59?los pueblos tienen lo q se merecen