Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Transporte

Una compañía rusa venderá a La Habana 75 locomotoras y reparará otras tantas

Archivado en

La compañía rusa Sinara venderá 75 locomotoras a la estatal Empresa Proveedora General del Transporte de Cuba y reparará igual número de equipos entre los años 2017 y 2021, según un acuerdo firmado este sábado en La Habana, informa la oficial Agencia Cubana de Noticias

Las máquinas se destinarán al transporte de mercancías y materia primas para la fabricación de azúcar.

El acuerdo establece además asistencia técnica a especialistas cubanos, la entrega de piezas de repuesto para el mantenimiento de equipos de la Unión de Ferrocarriles de Cuba y la modernización de un taller de locomotoras en la capital cubana.

El acuerdo fue firmado en presencia de los ministros cubanos de Economía, Ricardo Cabrisas, y de Transporte, Adel Yzquierdo.

El deprimido transporte ferroviario cubano se realiza principalmente en viejos trenes con décadas de explotación y deficientes reparaciones. El Gobierno dice trabajar en dar una nueva vitalidad al sistema, tanto en la modalidad para pasajeros como en el movimiento de mercancías, reporta EFE.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 15 ]

Imagen de Anónimo

El problema no es ni de locomotoras ni de guaguas; el problema reside en el hecho de que Cuba es un país descapitalizado que tiene que recoger las limosnas de quienes se las den. Los bolos no escarmientan: no les pagaron antes y no les pagaran ahora tampoco.

Imagen de Anónimo

Y repararán las lavadora Aurika también. Maria Maria

Imagen de Anónimo

anonimos 23:05 y 04:23 las 100 locomotoras chinas a los seis meses comenzaron a dar problemas con el sistema rodante las ruedas fundamentalmente, el chasis o sea la estructura de acero donde esta montado todo el sistema, presentaron fisuras y rajaduras como si fueran de madera, en la actualidad quedan muy pocas trabajando, los cientos de millones de dolares se sembraron en el mar como ocurre con todas las inversiones, no les quedo mas remedio que recurrir de nuevo a las locomotoras rusas que aunque no son las mejores del mercado, en relacion precio calidad si es factible la inversion. anonimo 01:05 esos trenes de que hablas de alta velocidad y el de ciencia ficcion mono rail, valen una suma que ni aunque los castros empeñen sus cuentas en suiza alcanzaria el dinero, ten presente que no solamente es el tren sino todo el sistema necesario para que funcione, fijate que en USA aun no existen y no es por falta de dinero, la inversion es sumamente cara y sobre todo cuando se empieza de cero, ademas seguro que tu no te montarias en un tren asi, manejado por un maquinista cubano que lo que esta es pensando en que inventar para comer y no en llegar a su destino. 

Imagen de Anónimo

¿Se acuerdan del tren socialista? macarrones, carne rusa, macarrones carne rusa, merluuuuza, merluuuuuza?

Imagen de Anónimo

chuchuaaaaaa. chuchuaaaaa. arreeeee el tren, por el cerro trennnnnn.

Imagen de Anónimo

Petia Boronov, presidente de la firma "Krasnya" que fabrica las locomotoras esta kimba kimba con la taco taco del general fedespalto

Imagen de Anónimo

y las locomotoras chinas?..se dieron cuenta que eran unas mier.....!!!!!

Imagen de Anónimo

Y dentro de poco empezaran a "enviar" petroleo a costa de bases militares en Cuba.... nada volvemos al año 61... otra vez colonia rusa ....

Imagen de Anónimo

Y las locomotoras de OBAMA cuando llegan?

Imagen de Anónimo

Pero el problema del transporte público en cuba ahora mismo no se resuelve sólo con un mayor número de locomotoras, supongo que para trenes de larga distancia y cercanías; sino que hay que comprar guaguas. Y sobre todo comida, que la gente no aguanta otro perídodo especial más ni tiene con que inventar ni la mayoría edad para ello. Iba yo a poner a Raúl, Fidel y su familia a resisitir los embates de un perído especial como lo tiene que aguantar el pueblo, a ver hasta dónde aguantaban ellos de verdad sin sus helados de naranja (que le hacen a Fidel), sin pescados frescos (que comen ellos) y sin todo lo que comen y que el cubano no ve.