Domingo, 17 de Diciembre de 2017
12:16 CET.
Opinión

Cuidado con imaginarse cosas

Oficial y extraoficialmente se habla en Cuba de otro "Periodo Especial", debido fundamentalmente a la reducción del petróleo venezolano. Marino Murillo menciona dificultades de liquidez; a la oficialidad del MINFAR y el MININT le reducen las cuotas de gasolina; la gasolina empieza a escasear en la calle; la subdirectora de Granma se preocupa por un eventual Maleconazo; jóvenes periodistas de órganos oficiales protestan por bajos salarios y falta de libertades; circulan documentos que abordan un previsible aumento de la criminalidad; y el éxodo de cubanos por cualquier vía hacia EEUU se acrecienta por día.

La crisis la estamos pronosticando hace rato quienes vemos como el "estatal-socialismo" cubano, concentrado en garantizar el poder de la elite histórica, sigue empeñado en mantener la economía atada de pies y manos a los monopolios de la burocracia político-militar, mientras que las reformas enunciadas en el VI Congreso del Partido Comunista (PCC), postergadas en el VII Congreso para las calendas griegas, no pasan de la ilusión y la prensa oficial.

Se trata de la obsolescencia del entuerto fidelista-estalinista condenado al fracaso por su dependencia de la ayuda externa y su incapacidad para estimular el trabajo, la producción y el consumo, junto a los gastos excesivos del gigantesco e incosteable aparato burocrático político-militar, de seguridad y bienestar de la alta cúpula gobernante y sus leales.

De esto y de todo lo que pasa en Cuba, los únicos responsables son ese sistema antidemocrático y la llamada dirección histórica que lo sustenta, la cual simplemente no quiere cambiar por egoísmo, soberbia y miedo: solo piensan en ella, no quieren reconocer el desastre que sabe ha creado y teme que cualquier liberalización económica y política se vuelva en su contra.

Se sabe: esa "dirección histórica" hace ya muchos años debió dejar el poder, nunca entendió la necesidad de la renovación, de adecuarse a los cambios generacionales, que no es un problema de edad sino de ver y vivir la vida de acuerdo con las nuevas circunstancias históricas; y lo mejor que podría hacer antes de llevar al pueblo de nuevo a otra situación extrema, es renunciar y abrir espacio a otras fuerzas capaces de empezar un verdadero proceso de cambios que abran la economía y permitan a los cubanos sentirse más aliviados de tanta represión generada por la filosofía maniquea del poder actual.

Ah… pero eso no lo va a hacer este Gobierno. Por eso debe ser cambiado. El problema está en el cómo. Algunos piensan que con otro "Periodo Especial" y el creciente descontento, puede haber movilizaciones populares que lleven al final del régimen.

Veamos la práctica histórica de otras tres revoluciones  autóctonas del siglo XX, que se identificaron como socialistas además de la de Cuba —la rusa, la china y la yugoslava—, pero que evolucionaron a modelos caudillo-populistas.

Stalin murió en 1953 y aunque pocos años después Nikita Jrushov intentó una crítica a su gobierno y al culto a la personalidad y pretendió una reforma económica, no fue hasta 1985-90 que la Perestroika, encabezada por Gorbachov, pudo intentar una verdadera reforma del sistema, interrumpida por el golpe de Estado de los estalinistas del Buró Político.

Mao muere en China en 1976, y aunque en 1972 realiza un acercamiento a EEUU con la visita de Nixon a Beijín por las contradicciones con la URSS, no es hasta  después de la muerte del líder que se inician las reformas económicas bajo la dirección de Deng Xiaopin, y no es hasta 1981 que se le hacen las primeras críticas personales en el seno del PCCh.  Aún hoy Mao es venerado en China, aunque en la economía no se hace nada de lo que él promulgaba y el PCCh sigue dirigiendo la sociedad china con mano de hierro.

En Yugoeslavia, el mariscal Tito se desmarcó del modelo estalinista y desarrolló una economía basada fundamentalmente en la cogestión entre los trabajadores y el Estado, pero manteniendo un control absoluto por parte de la Liga de los Comunistas. Murió en 1980. Luego empezaron a manifestarse las contradicciones y diferencias regionales, étnicas y religiosas que llegaron a su apogeo en entre 1991 y 2006, cuando desapareció como nación.

Por tanto, pareciera una regularidad histórica que los modelos caudillistas populistas y autoritarios, surgidos de revoluciones populares autóctonas derivados al "socialismo" en el siglo XX, generalmente se mantienen mientras esté vivo el mito fundador y en algunos casos continúa hasta varios años después. Recientemente analistas internacionales reunidos en México, consideraron que una verdadera transición en Cuba no empezaría hasta la desaparición de Fidel Castro.

Otros elementos que aparecen como constantes son que la descomposición política del modelo y los cambios comienzan desde arriba, por la cúpula misma. Siempre una parte de la población queda influida por el pensamiento único dominante en la conciencia social, factor que también confronta las posibilidades de cambio, y el acercamiento a Occidente siempre juega a favor de la ecuación que favoreció los cambios. Puede haber otros.

Esos factores, en mayor o menor medida, están presentes en Cuba. Por lo cual las fuerzas prodemocráticas de todas las vertientes deberán prepararse para cuando se den las condiciones adecuadas poder jugar un papel significativo.

Ahora se habla de otro "Periodo Especial" en Cuba, que pudiera acelerar el proceso de descomposición del sistema estatalista y provocar una situación que lleve, por distintas vías, a eventuales cambios económicos y políticos también. Pero otra crisis económicas más, no necesariamente llevaría a una crisis política. Es preciso que los de arriba no puedan mantener sus posiciones y que los de abajo puedan imponer las suyas. Estas dos últimas condiciones no parecen estar cerca. Hay que tener cuidado con imaginarse cosas.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Pedro, la crisis politica en Cuba comenzo desde el golpe de Estado en 1952 y se intensifico con la llegada de Fidel Castro al poder en 1959 y la instauracion de una dictadura. Ha sido una crisis politica continuada cuando se les ha negado participacion politica a otros partidos y se instauro un sistema de eleccion que viola las normas del Pacto por los derechos civiles, por lo que poco importa si hay crisis economica o no, puesto que siempre ha habido crisis de libertades civiles y humanas. Este inobjetable argumento destroza tu tesis de que "otra crisis económicas más, no necesariamente llevaría a una crisis política". 

Imagen de Anónimo

Los que optaron por protestas callejeras deberían de encaminar sus acciones para lograr esos tres objetivos fundamentales y dejar de cuestionar y presionar a los que se  enfrentan al estado totalitario mediante otros métodos de lucha en la MUAD o fuera de ella y los que siguen en la MUAD enfrentar y resolver la crisis dejando de lado los autoritarismos, desarrollando métodos democráticos que son los que lograrán la cohesión necesaria en una organización variopinta pero necesaria para la transición democrática de Cuba, COMENTARIO de Esopo 2.

Imagen de Anónimo

Pedro estoy totalmente de acuerdo, “que hay que tener cuidado con imaginarse cosas”, la vieja mentalidad anticastrista se imagina que llego la hora final del castrismo y que su derrota está a la vuelta de la esquina, ahora envalentonados por un “opositor” del interior de Cuba que dice que “al castrismo no hay quien lo arregle pero si quien lo tumbe”. Otro líder de la oposición alega que salió de MUAD, entre otras cuestiones, porque la mayoría de sus integrantes “de poca monta” a su modo de ver, no apoyan las protestas callejeras, sin abordar la cuestión medular, el disgustos de los miembros de la concertación por el autoritarismo, el exceso de protagonismo y posiblemente el oportunismo de su actual coordinador. No obstinante con periodo especial, sin periodo especial y hasta con la cacareada “tormenta perfecta castrista, sigo pensando y diciendo que al castrismo no se va a derrotar, que al castrismo hay que DES-MON-TAR-LO, porque si se legalizan los partidos políticos de oposición se desmonta el modelo de partido único, si se aprueba una constitución democrática se comienza a desmontar el sistema de control y represión castrista, si se instaura un estado de derecho se desmontan los remanentes del estado totalitario, COMENTARIO de Esopo 1.

Imagen de Pedro Benitez

 Una crisis más en nada asegura el fin del gobierno de una familia y un grupo que secuestran los derechos de los cubanos.  Esta crisis que se avecina tiene alguna que otra peculiaridad.  Se desarrolla en un momento donde Cuba pierde los aliados políticos más importantes en el hemisferio, al mismo tiempo que crece un pueblo con menos miedo y más frustración observando como posicionan al país para depender casi en su totalidad económicamente de los Estados Unidos mientras preparan la dinastía para el próximo periodo.        

Imagen de Anónimo

Muy buen análisis, difiero en dos cosas. En primer lugar el principal culpable de lo que pasa en Cuba es el propio cubano que se ha dejado adoctrinar de esa manera, en no pocas ocasiones escoje la emigración como vía de solución a sus problemas y por mucho espiritu de libertad que tengas, desde el exterior no se logra mucho y en segundo lugar, el contexto cubano de la segunda década del siglo 21 no es el mismo de la Unión Sovietica, China y Yugoslavia, empezando por el desarrollo de las TICs, a mi entender  esos regímenes se mantenían gracias al control extricto de la información, necesario para que opere el lavado de cerebros a grana escala. Los medios alternativos de información cada vez mas accesibles en Cuba, están corrompiendo la base de la dictadura y mostrando la valía del cubano. Por otro lado Cuba tiene a USA a soslo 90 millas, esto no debe ser desestimado en cualquier análisis que se haga.

Imagen de Anónimo

No creo que otro maleconazo cambie nada!, si la gente se levanta UN DIA, forma tremendo alboroto en la calle: rompe vidrieras, tiran latones de basura, insendian gomas, etc en un dia, eso no cambiaria NADA!. Habria que mantener una protesta, quizas no tan violenta, pero por mas tiempo, al menos mas de tres semanas para que entonces pueda tener sierta repercucion!

Imagen de Anónimo

Es que no son los Castro solos los que no quieren el cambio. Hay toda una capa de subalternos acomodados, desde los militares de alto y mediano rango hasta jefes de empresas y ocupantes de cargos políticos, que prefieren seguir machacando y teniendo sus "búsquedas" antes que enfrentarse a un nuevo escenario socioeconómico, donde muchos de ellos no pasarían de ser empleados de clase media baja. Y esta capa social, aunque no sea mayoría ni de lejos, sí es suficiente para controlar al grueso de la población. En cuanto al modelo chino o vietnamita: jaja, siéntense a esperar que rinda frutos. He trabajado con vietnamitas y, por ende, tratado con clientes vietnamitas, chinos o japoneses. Nada que ver con la idiosincrasia del cubano. El modelo de relaciones interpersonales de los asiáticos se basa en la sumisión y el maltrato en condiciones de semi-esclavitud de los empleados, y un espíritu de sacrificio y anulación de la vida propia que nada tiene que ver con nosotros. Trabajar 14 horas al día 6 días a la semana (y hasta 7 días cuando hace falta). Por gusto.   

Imagen de Anónimo

Bien por Campos. Todo parece indicar que tirano Fidel Castro todavía tiene el control sobre el timorato del hermanito general, que s un dudas quiere la vía China Vietnamita como salida a la grave crisis. El problema es que si no muere Castro I pronto creo que la finca se le va de las manos. Raúl Castro tiene que entender que es el dictador de turno y la única variante que le queda es levantar el bloqueo interno en lo económico, pues el cambio político necesita más tiempo. Ya hasta Obama lo entendió, entonces no se que esta esperando el general presidente.

Imagen de Anónimo

Disiento del autor. La convulsión económica, no controlada, puede acelerar la presión social sobre el régimen, y éste verse obligado a ceder. No está en los planes de la gerontocracia castrista este movimiento, pero si las calles se revientan de gente protestando sin miedo y vuelven los aires de libertad del Maleconazo, los márgenes de reacción de estos viejos asesinos, serán reducidos. A lo mejor, incluso podemos soñar, y pensar que el estallido social que ponga fin a la opresión comunista puede ocurrir para el cumpleaños de Fidel Castro en agosto. Sería un magnífico regalo para despedirlo de este mundo, si es que sobrevive para entonces, viendo cómo su negocio se viene abajo. Viva Cuba Libre!!!