Domingo, 17 de Diciembre de 2017
00:00 CET.
Política

Eurodiputado español prevé 'tensiones' en el debate del Parlamento Europeo sobre el acuerdo con el régimen

El eurodiputado socialista español Ramón Jáuregui aseguró este miércoles que prevé "tensiones" en el debate del Parlamento Europeo (PE) sobre el acuerdo de diálogo político y cooperación con el Gobierno cubano que debe aprobar la Eurocámara antes de su entrada en vigor.

"Creemos que en este Parlamento puede haber tensiones, pues hay una posición política que no calificaría de anticubana, pero sí de antiapertura", afirmó Jáuregui durante su intervención en el VI Foro Latinoamericano sobre Cuba celebrado en la sede de Bruselas del PE.

Aunque la Comisión Europea (CE) negocia el acuerdo con las autoridades del régimen, es necesario el visto bueno de la Eurocámara y el Consejo de la Unión Europea (UE) para su puesta en marcha. 

En ese sentido, Jáuregui, presidente de la delegación europea en la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (EuroLat), se mostró dispuesto a que su formación política mantenga una "posición de bisagra" entre los diferentes partidos políticos.

"Nuestro interés como grupo socialista es jugar un papel fundamental en el cambio que el Parlamento Europeo tiene que experimentar en las relaciones con Cuba", señaló. 

La entrada en vigor del nuevo acuerdo pondrá fin a la "posición común" que ha regido los intercambios entre el régimen y el bloque comunitario desde 1996.

Para Jáuregui, esa política vigente durante 20 años ha estado marcada tanto por la "intransigencia" como por la "ruptura de diálogo", pero ya no tiene cabida en Cuba. 

"El Grupo Socialista quiere sumarse a una combinación inteligente y optimista de apertura comercial y democratización", explicó. 

Así, Jáuregui aprovechó la ocasión para pedir la democracia formal en Cuba, aunque se mostró convencido de que corresponde a los cubanos elegir su futuro. 

También destacó la importancia de no intervenir en el desarrollo político de Cuba el profesor de Economía de la Universidad de La Habana, Juan Triana.

"Cuba tiene que seguir avanzando en la democracia cubana, no en la que alguien nos quiera imponer", explicó a EFE.

En ese sentido, recordó la fallida primavera árabe en Libia o la invasión estadounidense de Irak en 2003 como ejemplo de tentativas democratizadoras fracasadas. 

"Ya hay experiencias bastante tristes en el mundo de intentos de imponer democracias prefabricadas a otros países", explicó el académico cubano.

Sobre el acuerdo de cooperación, Triana se mostró confiado en su aprobación y destacó la importancia de acabar con la "posición común".

"Debe ser un instrumento favorable al desarrollo y a los propósitos que Cuba se ha planteado para los próximos cinco o diez años", afirmó el profesor, que calificó a Europa de "socio importante" y de "gran apoyo" desde el punto de vista de la cooperación. 

Triana también destacó el beneficio que ha supuesto la recomposición de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos para retomar contactos con otros países, si bien subrayó que las administraciones norteamericanas "presionaron durante muchos años para aislar a Cuba". 

Sobre si los avances con el Gobierno estadounidense tienen marcha atrás, Triana reconoció que dependerá de quién sea el próximo presidente, pero aseguró que el Gobierno del actual, Barack Obama, está trabajando para impedir retrocesos. 

Por su parte, la embajadora de Cuba en Bélgica, Norma Goicochea, destacó las "grandes ventajas" de la UE sobre otros países en las relaciones con La Habana, derivadas de una mayor tradición de contactos entre el continente y la Isla.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Fallan todos los elementos en varios sentidos en todas estas opiniones, incluídas las de expertos colocados en sus puestos por el régimen cubano. Por ejemplo, para acabar con el comunismo europeo fue necesaria la coordinación y ayuda de Estados Unidos, el Vaticano de Juan Pablo II (en etapa anticomunista) y Gran Bretaña. Por tanto, la experiencia demuestra que con respecto al comunismo, si no es con ayudas externas, no lo tumba nadie en ningún país. Al margen de que los ciudadanos de un país también deben movilizarse para lograr cambios con ayudas externas, desde luego. Tampoco es lógico trasladar a Cuba experiencias de países musulmanes que nunca conocieron la democracia ni la Ilustración ni el liberalismo político e intelectual, que sí conoció Cuba desde el siglo XIX y la democracia en el XX (aunque por cortos períodos). Cuba le daba la vuelta a todos esos países árabes en todos los sentidos en 1948. La Unión Europea dados sus intereses económicos en Cuba puede hacer mucho para impulsar la democracia en Cuba y tiene mecanismos para presionar al régimen. Creo que será muy conveniente escuchar todas las posiciones posibles sobre el tema en el Parlamento Europeo y examinar a la luz de los acontecimientos mundiales lo que ocurre en Cuba sin tapujos. El comunismo no cambia por la vía económica y China lo demuestra. El comunismo cambia con presiones inteligentes y con ayudas a los pueblos que lo han padecido como se hizo y hace con Europa del Este.

Imagen de Anónimo

Quien va a creer en la Union Europea, si los miembros ya empiezan a irse, solo les interesa el negocio, los cubanos que se jodan.