Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
CRISIS MIGRATORIA

Embarazada varada en Turbo pide que su hijo nazca en EEUU

Después de tres abortos, Yadira Torres pensó que nunca tendría hijos. Pero en medio del tumultuoso viaje que muchos en la Isla emprenden buscando un futuro mejor "ocurrió el milagro" y hoy, embarazada de seis meses, pide que su hijo nazca en Estados Unidos.

"Yo quiero llegar a Estados Unidos como todos los cubanos que estamos acá. Quisiera que mi bebé naciera allá", dice a la AFP en Turbo, un puerto del Caribe de Colombia donde más de 500 emigrantes esperan desde mediados de mayo a que se resuelva su situación migratoria, complicada por mayores controles fronterizos en Panamá, Costa Rica y Nicaragua.

Esta enfermera de 24 años partió el 2 de noviembre pasado de La Habana, con su marido, Odeiki Hernández, de 37 años. Volaron a Guyana, de allí a Brasil, "donde se gestó el bebé", para viajar luego a Perú, Ecuador y finalmente a Colombia.

"Venimos en avión, lanchas, taxis, buses y hasta a pie", cuenta, como tantos de la Isla que quieren aprovechar las ventajas migratorias que Estados Unidos les otorga y temen perder con el descongelamiento de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana.

La travesía fue "larga, dura y difícil. A veces sin tener dónde dormir, yo vomitando. En Colombia, la policía nos decía que pusiéramos dinero en el pasaporte o nos deportaban. De Cali a Medellín a él le quitaron toda la ropa, a mí no porque él se puso bravo", relata.

"Uno va dando relojes, cadenas, dinero, para poder seguir. A veces no teníamos ni para comer", agrega, convencida de que ahora debe "luchar" por su bebé.

No es la única que a pesar de las vicisitudes mira el futuro con esperanza en la bodega en Turbo, adonde cada día llegan más cubanos, desde que el 9 de mayo Panamá restringió el ingreso de emigrantes irregulares.

Entre 7.000 y 12.000 dólares

Mercedes Salazar se ríe cuando piensa que aún no llega a Panamá y sin embargo esa fue la primera ciudad que pisó tras salir de La Habana.

"El vuelo a Georgetown hace escala en Ciudad de Panamá. ¡Pero no podíamos salir del aeropuerto!", cuenta esta cubana de 38 años, que no pierde el humor tras un viaje endemoniado, durante el que como muchos emigrantes sufrió robos y estafas, debió botar su equipaje y pasó hambre.

"Llegamos aquí pelados, sin dinero, sin celular, casi con lo puesto", subraya.

Los cubanos gastan entre 7.000 y 12.000 dólares para alcanzar suelo estadounidense, según estimaron. Xiomara Hernández, por ejemplo, vendió en 10.500 dólares su apartamento para financiar el viaje, algo que muchos confiesan haber hecho.

"¡Y hoy no tengo qué ponerme!", dice resignada esta mujer de 50 años, que se tiñó el pelo de negro "para no destacar tanto". Madre de un pelotero de la Serie Nacional de Béisbol, asegura que su hijo, que emigró con ella, "quiere ponerse un día las medias blancas de los Chicago White Sox".

Desencanto y generosidad

Otros isleños no salieron de Cuba con Estados Unidos en la mira, pero las dificultades económicas en otros países latinoamericanos, como Venezuela, Ecuador, Brasil y Uruguay, los decidieron a tomar ese camino, señala el reportaje de la AFP.

Algunos incluso participaron en misiones de médicos o profesores universitarios cubanos en Venezuela o Ecuador, y terminaron tan desencantados y empobrecidos que escaparon, dicen.

En la bodega que un desconocido prestó a los cubanos, huele a tabaco y a encierro, el aire está denso por la humedad y el calor. Desde que días atrás una persona drogada amenazó a todos con un cuchillo, en las noches se cierran las puertas y dos o tres hacen guardia afuera.

A veces se escuchan tiros en el Barrio Obrero de Turbo, donde pandillas se disputan el tráfico de drogas. Pero los cubanos están muy agradecidos con la comunidad, en 90% integrada por víctimas del conflicto armado que sufre Colombia desde hace más de medio siglo.

"Han llegado donaciones de ropa y comida y hasta gente trayendo de a cuatro, cinco huevos. Lo poco que tienen lo comparten", afirma Andy Sánchez, un cuentapropista de Remedios, de 45 años

Emigración ilegal 2016

La crisis migratoria cubana continuó a pesar de los acuerdos y compromisos adoptados por los países de Centroamérica. El éxodo de cientos de ciudadanos cada mes fue el más vivo retrato del fracaso político de los Castro.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

Me parece una irresponsabilidad engendrar un hijo en la situación en la que se encuentra esa pareja. Cuando uno desea realmente un hijo en lo primero que se piensa es en su seguridad y en procurarle un buen porvenir dentro de las posibilidades de cada uno, pero aquí en este caso, igual me equivoco, parece que han puesto al futuro bebé como apuesta para salir del atolladero en el que se encuentran.Creo recordar que algo parecido sucedió en España con los cubanos que estaban instalados en un parque desde hacía un año, pidiendo que se les concedieran más ayudas, cuando a  lo que se había comprometido el gobierno español era a dos años de ayuda, y una pareja de los que estaban en la protesta, tuvieron un bebé como si en las farmacias no vendieran anticonceptivos.

Imagen de Anónimo

Y pensar que cuando los lideres de la oposicion como el Dr. Biset y Ferrer habaln del cambio en Cuba nos dicen que el pueblo sera el motor de ese cambio.De cual cambio?????? Con esta clase de gente??????Por favor!!!!!!!!

Imagen de Anónimo

Yadira pudo haber esperado a llegar a USA y engendrar allí a su hijo para que naciera en ese lugar, si eso era lo que ella quería para el niño. Pero lo que ella y su marido Odieiki (sic) estaban en realidad buscando era forzar que los trataran con prioridad sobre los demás emigrantes por el hecho consumado del embarazo. En trucos y marañas no hay quien les gane a los cubiches, porque en eso viven desde que nacen hasta que fallecen.

Imagen de Anónimo

En los años 50 del pasado siglo la Orquesta América tocaba en Cuba un número titulado "La basura", que tenía un estribillo que decía "A esconderse que ahí viene la basura". Con los ejemplos de conducta que están dando los actuales emigrantes ha surgido una nueva versión de ese número que comienza a escucharse en el continente americano, y aún más allá, solo que el estribillo ha cambiado y ahora dice "A esconderse que ahí vienen los cubanos". Y en verdad que con sus actitudes se han ganado el cambio en la letra.

Imagen de Anónimo

Es una gran irresponsabilidad y un absoluto descaro el haber engendrado un hijo en el camino hacia USA con el único objetivo (declarado públicamente a la prensa) de que naciera en ese país. Esta gente no tiene el menor sentido de lo que es seriedad, decencia y decoro, además de que el hecho en sí es una isensata estupidez. Esos son los hombres nuevos forjados en el crisol socialista cubano, que más bien es una gigantesca taza sanitaria que descarga su contenido periódicamente hacia el mundo exterior.

Imagen de Anónimo

jejejeje me imagino la razon de ese deseo ( el welfare) y si le resuelven a esta, me imagino la templ@der@ que se va a formar!!!RETAMA DE GUAYACOL LO QUE SE ESTA COLANDO!!!!Gracias a Dios, donde yo vivo nieva.Solavaya!