Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Emigración

La emigración de los viejos

Ciertos estudiosos de las ciencias sociales aconsejan no visualizar con pesimismo el acelerado proceso de envejecimiento que hoy sufre la sociedad cubana. Defienden incluso la tesis (desternillante) de que tal proceso responde al alcance de un alto nivel de desarrollo. No es posible saber si lo hacen por desidia, cinismo, ignorancia, vasallaje trepador, o por todas esas cosas juntas. Tampoco es importante saberlo. Lo que importa, por escandaloso, es que Cuba está perdiendo sus horcones, festinadamente, como quien va la esquina.

Por lo demás, menos los estudiosos de marras, todos sabemos ya que, aunque no es la única, la causa principal de ese envejecimiento social radica en que durante medio siglo los jóvenes se han dedicado masiva y entusiastamente a huir de la Isla, generación tras generación. También sabemos que con las nuevas leyes migratorias, más la viciada bruma que hoy arrojan los generales sobre el panorama, este fenómeno tiende a incrementarse.

Sin embargo, ni para los estudiosos del asunto, ni en general para casi nadie parece ser de interés la estampida de los ancianos, un drama no menos complejo que el de la juventud.

Pueden tener razón quienes pronostican que dentro de un par de decenios nuestra población será la más envejecida del continente, por encima de Uruguay y Argentina. Pero quizá se equivocan al calcular que en 2025 los ancianos con más de 60 años alcanzarán en Cuba la cifra de 2,9 millones: 26% del total. A no ser que vengan a Miami a contarlos, pues me temo que para entonces queden allá tan pocos viejos como jóvenes.

La calamidad marcha por otro rumbo en este caso, pero no por ello resultará menos fatal.

Mientras la escasez de jóvenes puede representar una severa traba para el desarrollo en la Isla, el aluvión migratorio de las personas mayores, aun cuando sea una derivación de la fuga de los jóvenes, representa un conflicto en sí mismo, si no más drástico en términos económicos y de progreso material, sí en lo referido a la salud moral y espiritual.

Visto desde ese ángulo, podría ser un mal con serias trascendencias. A nadie le quedan dudas sobre lo acertadas que son las razones de los jóvenes para abandonar Cuba. Tampoco hay dudas sobre las que tiene el régimen para estimularlos. Ambos ganan con la escapada. ¿Pero serán tales ganancias proporcionales con las que obtienen las personas mayores? ¿A quién le preocupa verdaderamente y quién emplea su tiempo meditando hoy en torno a las ganancias y pérdidas de la emigración para los viejos cubanos?

Generalmente se van por seguir a sus hijos y a sus nietos. También, en la mayoría de los casos, lo hacen para asumir aquí los asuntos domésticos, atender a niños y enfermos, cocinar, hacer los mandados, cuidar la casa… apuntalando la retaguardia de la avanzada familiar.

En la recta final de la existencia, luego de una extensa etapa de trabajo y ocupaciones diversas, y habiendo malgastado sus mejores años entre escaseces y sacrificios inútiles, estas personas se ven precisadas a dejar atrás el medio, las costumbres, la cultura, las reglas de convivencia y hasta muchos de los afectos que cultivaron a lo largo de toda su vida, para empezar otra vez de cero, luchando contra la nostalgia y los achaques. Y si bien no lo hacen con disgusto (sino al contrario, muy resueltas y hasta un tanto esperanzadas, en busca de la recuperación del seno familiar que les fracturó el régimen castrista), es una realidad que para ellas la aventura se asume con más resignación que ilusión. Incluso, no son pocos los casos en que se asume también como una especie de inmolación.   

Debe ser mínimo el número de personas mayores que emigran en todo el mundo, y más escaso aún el de quienes lo hacen por iguales motivos que los cubanos. He aquí un dato en el que tal vez no escarben —porque no los dejan o no les conviene— los gárrulos doctores de las ciencias sociales en Cuba. Es perfectamente entendible, por demás, que los jóvenes de aquí y los viejos de allá aspiren a recomponer sus hogares perdidos. Pero ello no mengua el carácter de grave anomalía que corresponde al fenómeno. Ni siquiera lo reduce la vertical bondad con que los contribuyentes estadounidenses apoyan el reacomodo de nuestros ancianos en su tierra, facilitándoles seguro médico y otras ventajas.

No serán buenas condiciones materiales de vida (las que jamás les brindó el fidelismo) lo que les falte aquí a estos ancianos. Sin embargo, les faltará algo indudablemente mucho más esencial, que es todo aquello que creyeron suyo hasta el día en que una catastrófica dictadura desvertebró su familia, y entonces tuvieron que adaptarse a vivir en el limbo, con la mente y el alma escindidas entre las dos márgenes del Estrecho de la Florida.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 38 ]

Imagen de Anónimo

Ano. 4:23, únicamente a un burro orgulloso de su burrez como tú se le ocurre justificar su mala ortografía con eso de que no usas el español desde hace años. Así que ya tienes mala educación en dos idiomas, jajajaja. Con la pésima educación de que haces gala, en tu último comentario has metido más la pata al escribir. Pero, bueno, eso es algo que te sobrepasa, al parecer. Lo tuyo es viajar a Cuba para dar envidia. A los que viven en Cuba y viven peor que tú, y a mí si no voy en agosto a Santa María, una mala playa, por cierto. Hablas de lástima y el que da lástima y vergüenza eres tú, un pobre diablo que tiene que despertar envidia para sentirse vivo, y que no sabe escribir bien ni en su propio idioma.

Imagen de Anónimo

Anónimo 2:43 pm Si lo quieres creer o no problema tuyo. Tenía dos opciones cuando decidí no regresar a Cuba, 1) perder tiempo autocompadiciéndome, o 2) ponerme las pilas y echar  pa lante: eso fue lo que hice. A Cuba no voy porque no me interesa, hay centenares de sitios más hermosos e interesantes que visitar.

Imagen de Anónimo

Anónimo 22 Junio de 2016 - 3.29: Veo que estas histérico y te comprendo:Del refranero popular'Te peinas o te haces papelillos'. Quien si no tú escribió en su paranoia - 'siempre hay miserable que saca fuerzas y energia de visitar su país en ruinas'.?..lo tuyo es de risa,por otro lado es posible que no transcribí las palabras como la escribiste gentuzas pero no olvides que el idioma que utilizo hace muchos años no es el español.Por demas sigue a tu aire que ese problema es solo tuyo yo por mi parte tambien viajo a Italia España y hasta Grecia ya que los vuelos en ocaciones cuestan hasta 49 Euros pero no es igual y en agosto estaré en mi Habana , en Santa Maria del Mar cada dia.disfrutando de aquel Eterno Verano con familiares y amigos y quien no tenga eso da lástima.

Imagen de Anónimo

Ano. 2:49, se escribe gentuza, tal como lo escribí antes. Se escribe estupidez. Antes de hablar de mi ignorancia, ataja la grandísima tuya, que no sabes ni escribir. No veo nada extraordinario en que los cubanos emigrados vayan a su país, los mexicanos y otros lo hacen en mayor cantidad todavía. No sé de que "viento y marea" hablas, el único viento y marea que tienen que atravesar los cubanos es el del Estrecho que afrontan los balseros para huir de ese país que tanta energía te da al visitarlo. Yo personalmente no he vuelto a Cuba, pero me parece bien que vaya quien quiera. Ahora bien, decir que lo que allí puede encontrarse es lo auténtico, lo real y llena de energía, merece el calificativo que antes te di: miserable, gentuza. Porque ver un país destruido, una ciudad como La Habana hecha ruinas, la juventud emigrando contra viento y marea y decir que eso es auténtico y energético, dice mucho de tu autenticidad y de tu energía. Miserables malnacidos como tú van a su país para sentirse superiores a la pobreza que hay allí y no tienen reparo ninguno en utilizar a los demás. Gentuza como tú, que cantan las maravillas de la destrucción de Cuba, son los que prostituyen nuestro país. Tú no eres más que un cómplice de la dictadura, y un cómplice ignorante y falto de educación, como puede verse por lo que escribes y sientes. Por supuesto que la mierda se pone contenta cuando ve que un buen sitio se ha convertido en un mierdal.

Imagen de Anónimo

Anónimo 22 Jun de 2016 - 12.58pm; Tu comentario te califíca eres lo mas ignorante que madre alguna ha parido,así que los que visitamos nuestro país somos jentuzas?...Si en tu cabeza hubiera solo dos neuronas no hubieras escrito tal estupides, en estos momentos que solamente de La Florida van semanalmente a su país de origen 14 mil cubanos,contra viento y marea y de Europa ni contar pagando boletos de hasta mil Euros.

Imagen de Anónimo

Anónimo 22 Junio de 2016 - 1.18 pm: Del refranero popular'El papel aguanta todo lo que le ponga' eso te queda como anillo al dedo,cualquiera que lea tu comentario del 21 Jun, 6.44 pm, flipará con esos títulos que te has inventado solo para justificar tu no ir a Cuba.Ya que se nota tu super nivel educacional Dr Chiringa

Imagen de Anónimo

11:48 Te comistes el millo, nada de Hartz IV, tengo dos títulos de Dr.med., 2 especialidades y un postdoctorado, soy médico y trabajo en mi profesión, parte de ella como médico honorario (Honorararzt), en donde gano de 80 a 100 € por hora, así que CHÚPATELO! De vacaciones me voy a USA, Canadá, Italia, Suecia, etc., pero no a Cuba. No pasas de ser otro Komie hablador de tonterías. Guten Tag!

Imagen de Anónimo

Bueno, siempre hay gente miserable que saca fuerzas y energías de visitar su país en ruinas. Toda la energía que gentuza como esa saca es de sentirse por encima de la gente que sufre allá, mientras ellos tienen privilegios durante la estancia en Cuba y luego se marchan a las ventajas de sus vidas en el capitalismo. Ese tipo de gentuza se siente superior visitando el país propio en ruinas y aprovechándose de la situación. Igualito que los turistas extranjeros que visitan en Cuba, pero con el agravante de que ellos son cubanos. Claro que cubanos muy miserables. 

Imagen de Anónimo

Anónimo 21 de Junio de 2016 - 6.44 pm;Como leo veo que 'el gallinero' donde está es en tu cabeza, si no vas a Cuba es porque con el nivel cultural que te gastas estaras en el Hartz IV,es decir en el último escalón del desempleo y salir de ahí en estos tiempos con la cantidad de españoles,italianos,griegos y ahora sirios que estan llegando y en muchos casos calificados y viendo que en mas de 20 años que dices llevas aquí no te has superado,no te queda otra opción que autojustificarte y apretarte el cu-lo y ni pensar en algo imposible como es ir a Cuba.

Imagen de Anónimo

Anónimo 21 Junio 2016 -6.44 pm:En mi comentario no se ha escrito nada de lo que tú has escrito sobre la prostitución que segun veo te ha comido el coco.Hay algunos cuantos aquí en Alemania que no pueden ir a Cuba porque tienen un cerebro de mosquito y solo pueden hacer trabajos en las firmas que han aparecido hace uno años,que te cogen de bolita de pin pon y te mandan lo mismo a limpiar escaleras que a lavar cazuelas en los hoteles y se quedan con parte del dinero que te corresponde,y por supuesto que con lo que ganan les da solo para el diario y otros viven del Job Center (Oficina de Trabajo),que los manda de aquí para allá y de allá para acá. Algunos de los que se han inventado historias para  pedir asilo político se conoce que cuando les dá el gorrión se arriesgan y van a Cuba por terceros paises para que los alemanes no se enteren que estan violando la Ley de Asilo y le quiten el subsidio,como ha ocurrido con algunos o que en el aeropuerto de La Habana no los dejan montar en el avión de regreso las lineas aereas europeas.Pero bueno sabras que los aviones van repletos y que se multiplcan las ofertas semanas tras semanas por lo que es bueno que tú no puedas ir ya que habrá mas posibilidades de conseguir boletos los miles que si vamos.Por la forma de escribir me imagino cual es tu situación en este país,