Lunes, 18 de Diciembre de 2017
15:23 CET.
ADUANA

Unas 54 personas, afectadas por el decomiso de bienes culturales a su salida de la Isla

Unas 54 personas afectadas a su salida de la Isla por el decomiso de pertenencias en la Aduana General —catalogadas en un principio por el organismo estatal como bienes culturales del Patrimonio Nacional—, podrán "gestionar la devolución", según anunció la propia entidad en su página web oficial.

"La Aduana se complace en informar que las personas que han sido afectadas a su salida de Cuba por el decomiso de bienes culturales que posteriormente han sido declarados como no integrantes del Patrimonio Nacional (…), pueden gestionar su devolución en las Oficinas de la Unidad Nacional de Decomisos Aduaneros (UNDA), sita en la Autopista Nacional, Km 3 1/2, Zona de Actividades Logísticas del Puerto de la Habana (ZAL-PH), San Miguel del Padrón, La Habana", señaló.

La institución del Gobierno revela una relación con los 54 nombres de los que sufrieron la confiscación de las mencionadas pertenencias y hace públicas sus respectivas direcciones postales.

En la lista aparecen ciudadanos extranjeros y cubanos con datos residenciales de varios países y de la propia Isla. La mayoría corresponden a Estados Unidos, pero también a regiones de América Latina, África, Europa y Asia.

Los afectados tendrán que realizar las gestiones obligatoriamente en el establecimiento mencionado.

La aduana precisa que "es necesario que en los casos que concurra un representante, debe acreditar tal condición con las formalidades establecidas" y sin entrar en más detalles ofrece un teléfono (+53 7 793-5957) para ampliar la información.

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Pamela Landy

Como bien dice Zoraida, esta una de esas faltas de respeto -dignas del peor de los castigos- que el régimen y su entramado medieval a diario cometen. Si yo estuviera en la piel de los afectados (apartando las distancias) no reclamaría lo decomisado, pues como han señalado otros contertulios, seguramente el costo de reclamación superará con creces el propio valor de lo decomisado. Preferiblemente emprendería -de forma grupal- acciones legales por violación de privacidad.Salud 2, Pam Landy

Imagen de Penindelsur

 Una anécdota personal. Cierto día en el aeropuerto José Martí, de regreso a España. En mis manos un tubo de cartón con algunas láminas artísticas en su interior que una joven aduanera me pidió le enseñase. Se lo mostré. Me preguntó si eran litografías o serigrafías, porque uno de ambos tipos, no recuerdo cual, no podía yo sacarlo del país por eso del bien cultural. Respondí que para mí litografía y serigrafía eran dos palabras chinas. Le pedí que fuese tan amable de retirar del montón de papel las láminas que no podía yo sacar del país. Me pidió las facturas de compra. Registré mi bolso de mano, pero no las encontré. Debí olvidarlas en el hotel, manifesté sumiso. Ella miró y remiró aquel montón de papel serigrafiado o litografiado.Y sudaba, y por su bonita frente bajaban y bajaban gotonas de sudor. El riesgo de mojado de mis láminas era evidente. En ese momento el problema del chino era suyo. Cuando me consideré vengado de las muchas veces que chicas como ella me habían hecho sudar al entrar en Cuba rebusqué en mis bolsillos y encontré las facturas. Soy un jodedor, yo sabía que estaban en mis bolsillos. Respiró la pobrecilla. Me dijo que todo estaba OK. Me sentí bueno, le había evitado deshidratarse y sufrir un infarto. 

Imagen de Anónimo

Todo es un irrespeto, Zoraida.  Empezando porque les quitaron unas pertenencias arbitrariamente y ahora posiblemente les cueste mas reclamar que el valor de lo perdido.  La mayoria de esas personas no viven en el pais.  Cuando Cuba se empiece a adentrar en la democracia, y la gente tenga derecho a exigir indemnizacion por danyos y perjuicios por acciones arbitrarias de entes administrativos, cosas como estas no pasarian o sucederian en menor medida porque los funcionarios estarian bajo escrutinio todo el tiempo.

Imagen de Zoraida Marrero

Me parece bien que devuelvan los objetos, pero es un irrespeto a la privacidad de esas personas que pongan en conocimiento público su dirección particular.