Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Política

Mitos, deseos y continuidades hacia el 2030

La cúpula gobernante ha dado a conocer la sociedad que desea para el año 2030. Así se refleja en el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030, uno de los documentos debatidos en el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), y que, según se dice, será sometido a la discusión pública en los próximos meses.

Muchas de las metas a alcanzar son solo quimeras si no se producen cambios políticos e institucionales. Y comoquiera que la jerarquía castrista no contempla transformaciones de esa índole, abundan las opiniones que apuntan hacia la continuidad de las actuales condiciones para el próximo lustro.

El documento, en el punto 50, se refiere a la conveniencia de que exista un marco institucional adecuado, claro y predecible para el buen desenvolvimiento de la economía. Pero para nadie es un secreto que no hay algo más impredecible que el manejo de esa economía por sus actuales dirigentes. Lo saben los trabajadores por cuenta propia, que han visto cómo se cancelan varias de sus actividades debido a arbitrarias decisiones gubernamentales (la venta de ropa extranjera, y las proyecciones en cines 3D, entre otras); y lo sospechan muchos inversores extranjeros, quienes no se deciden a arriesgar su dinero en un país donde no se sabe qué pasará mañana. A propósito, ¿se mantendrá aún la dualidad monetaria y cambiaria en el 2030?

En el plano de los deseos, las autoridades cubanas aspiran a diversificar el comercio exterior y las fuentes de financiamiento con que cuenta la Isla. El general-presidente parece haber aprendido la lección tras la debacle del denominado "socialismo real", cuando el 85% del comercio exterior cubano tenía lugar con la URSS y sus satélites. Sin embargo, aquí también se interponen consideraciones políticas. Porque, por ejemplo, el empecinamiento de no ingresar en la Organización de Estados Americanos (OEA) priva a la Isla de una importante fuente de financiamiento por intermedio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

De igual forma, y de acuerdo con el punto 31 del Plan, se anhela "la expansión del mercado interno para lograr que la demanda compulse a la producción nacional a dar respuesta al consumo diversificado de las empresas y la población". Por supuesto que no estaría mal que eso se cumpliera al pie de la letra. Mas, el cubano de a pie sabe perfectamente que no es necesario esperar al 2030 para que la demanda presione a la producción nacional. Esa presión ha existido desde hace mucho, pero nunca la producción nacional ha podido satisfacer la demanda, y al paso que vamos es poco serio predecir que pueda lograrlo.

Una lectura detallada del Plan permite apreciar la gran dosis de continuismo que contiene. Por ejemplo, la Isla seguirá apostando por la integración económica al estilo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de las Américas (ALBA), desdeñando los acuerdos de libre comercio, como los que muchos países del área han firmado o piensan firmar con EEUU y la Unión Europea (UE).

El punto 213 aboga por un futuro libre de discriminaciones por el color de la piel, la identidad de género, orientación sexual, discapacidad, origen territorial, creencia religiosa o edad. En cambio, nada se dice acerca de eliminar la discriminación político-ideológica, que constituye el principal motivo de exclusión que hoy afrontan los cubanos. Una exclusión que se traduce, en la práctica, en la imposibilidad de acceder a determinados centros de estudio y promociones laborales a aquellas personas que se manifiesten en contra del Gobierno.

Por último, el punto 219 del Plan insta a la preparación de la población para enfrentar "los mensajes nocivos, proimperialistas, anexionistas, consumistas, coloniales, racistas, violentos y degradantes que produce con frecuencia la industria cultural hegemónica".

Al parecer, arribaremos al 2030 en medio del mismo bregar de la cultura oficialista por impedir que otras tendencias de pensamiento penetren en la sociedad cubana.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Que bueno al fin para el 2030, ya todos los problemas de Cuba estaran Resueltos, o no resueltos, si tenemos suerte, en 2030 llegaremos a donde estabamos en 1959, o sea una vuelta de 71 anos, para volver a comenzar, no , pero lo peor de todo esto, es que hay : MARICAS QUE SE LO CREEN !!!!

Imagen de Anónimo

Diseñar una estrategia d desarrollo no es criticable, lo sensurable es q sea tan hueca y estéril. También, en el caso concreto, q sea la esrrategia d desarrollo d un partido político q, al abordar el ámbito d todo un país, desplaza d su lugar a las estructuras publicas y d gobierno q le compete el tema, en lugar d concentrarse en planificar la estrategia d desarrollo propia d su organización. Esa es una d las tantas causas del inmovilismo cubano, el intrusismo y la partidocracia totalitaria del régimen político totalitario.