Jueves, 14 de Diciembre de 2017
18:19 CET.
Opinión

Paladines de la envoltura

No le dejan pasar una a los malos patriotas. Están siempre a la caza de cuanto desacierto de poca monta haya que denunciar. Son los heroicos veteranos de las guerritas de los email, chisporroteando amor patrio e iluminación espiritual por todos los poros. No en balde se autoconsideran graciosamente la conciencia crítica de la sociedad cubana.

Si los publicistas de la cerveza Bucanero diseñan un cartel destinado, más que a vender los valores de esa cerveza, a valerse de la hermosura y sandunga de la mulata cubana, ellos desenvainan sus lenguas de flamígero filo, resueltos a desfacer agravios y enderezar entuertos. No hay postal, cartel o anuncio publicitario que no los movilice, sea contra deslices racistas o sexistas, o en general contra lo que llaman "el economicismo pragmático e inescrupuloso que va en busca de ganancias a cualquier precio moral o cultural o incluso político e ideológico".

Son paladines de la envoltura. Y para estar orgullosos de sí mismos les basta con desvelarse por la apariencia de las cosas, por lo que se anuncia, no por el contenido.

Las mulatas (o las cubanas de cualquier color) son reprimidas con violencia en las calles, por parte de la policía política, solo por oponerse pacíficamente a los abusos y avasallamientos del poder, o a su escandalosa inutilidad como Gobierno. Los negros subsisten obligados a soportar en silencio (impuesto por el régimen) desde las exclusiones más graves, como la postergación social y las desventajas económicas, hasta (digamos) las más corrientes, como el acoso gratuito de los cuerpos represivos. Los pobres, que también son negros en mayoría, yacen enracimados en villas miserias y cuarterías, mientras los generalotes y magnates del Comité Central, más su parentela y la recua de sus protegidos, vacilan felices en las residencias que robaron al enemigo. La corrupción oficial está erigiendo en Cuba un Estado mafioso. Y en tanto, nuestros paladines de la envoltura pierden el sueño por unas etiquetas y unos eslóganes.

Su última cruzada va contra el "mercantilismo inescrupuloso" de quienes, dicen, convirtieron la bandera nacional en trapo de cocina. Funcionarios menores, según su lógica, ya que las denuncias de estos iluminados son como los muñequitos de la matiné, especialmente programadas para los menores de la casa. Así y todo, es curioso que se demorasen en declarar inadmisible el bayú que se trae el turismo con la bandera, y no solo en "casos puntuales", como dicen ellos. Curioso también es que para notarlo ellos debieran ir tan lejos, hasta el aeropuerto José Martí, ya que el relajo está a la vista desde hace años en las shopping de la calle Obispo o del Vedado, tal como lo han denunciado, mucho antes y más seriamente que ellos, los reportes de nuestra prensa independiente.

No es que el asunto me inquiete mucho o poco. Ni que le otorgue demasiada importancia a la indigesta veneración de los símbolos que gustan profesar esos egregios, convertidos de pronto en ultranacionalistas o en ultra-cualquier-cosa que les permita ir vadeando el temporal sin necesidad de asumir el papel que más les gusta pero les asusta, el de auténtica conciencia crítica de la sociedad cubana.

Pero ya que son como Dios los hizo (y hasta peores a veces), y ya que viven creídos de que a base de palabras vacías pueden seguir pasando por lo que no son, les conviene recordar algo del tan socorrido Maestro: "Si la verdad falta a su voz, la palabra, como un vano cohete, caerá apagada a tierra, en el silencio de la noche".

Aunque quizá no necesitemos ponernos tan graves. El asunto no lo amerita. Yo por lo menos prefiero zanjarlo parafraseando al más jodedor de los sentenciadores maestros cubanos, Eladio Secades. Así que aplico a todos los intelectuales amanuenses de dictadores aquello de que el número de las pifias que cometen guarda justa proporción con el de las trompetillas que dejamos de tirarles.  

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

Me encanta ese nivel de prosa para hincar hasta lo hondo la esterilidad misma de la cochambre fecal en que se ha convertido la isla tibol propiedad de la famiglia moringus et al

Imagen de Anónimo

Excelente artículo de opinión. Opinión muy válida y necesaria en la Cuba de hoy donde urge poner los puntos sobre las íes. Saber decir lo horrible y mezquino de politiqueros disfrazados de intelectuales. De vividores y aprovechados que se alarman por una bandera convertida en delantal y son incapaces de levantar la voz por un pueblo oprimido, explotado y al que le han robado toda la dignidad y el decoro humano. Una sociedad que agoniza y un país que por culpa de militares y militantes del PCC y cuatro octogenarios se va a la m... 

Imagen de Anónimo

yo quiero comprarme el maniqui q esta con la bandera cubana...jajajaa...cto valdra el ??/jajaja...q rico esta...jajajaja

Imagen de Anónimo

Argumento ad intelectual. Me encanta

Imagen de Anónimo

Como que no dice nada? Claro que dice, y es que en un país donde no se respeta nada el desgobierno irrespeta hasta las leyes que impuso, que se reprimen y maltratan a las mujeres y hombres ya adultos mayores por los representantes de instituciones que deberían estar para proteger a los ciudadanos, que hay una corrupción insultante de los miembros de la elite en el poder y entonces salen estos buenos para nada a tratar de sacralizar la bandera y otros símbolos supuestamente patrios cuando lo más sagrado de una Nacion su símbolo más preciado son sus CIUDADANOS están constantemente siendo sometidos a la más injusta e innecesaria precarizacion de su vida y sus familias mientra una casta insensible solo se mueve poniendo a buen reguardo sus intereses de mantenerse en el poder sin importarle que si quisieran solo unas cuantas medidas podrían traer beneficios  

Imagen de Anónimo

Que "artículo" más malo, que no dice nada ni lo argumenta. Es decir, que para criticar a esos nacionalistas de correos electrónicos, se vale todo, hasta el hecho que la bandera nacional (como sucede en USA) se use hasta de culero.El "opinador" que escribió este articulajo mejor vaya y compruébese el hígado, le va a dar un infarto si sigue así...