Jueves, 14 de Diciembre de 2017
22:57 CET.
Economía

Aquellos silencios trajeron estos rumores

Fue tal la avalancha de personas que acudieron a las Casas de Cambio (CADECA) para cambiar sus pesos convertibles (CUC) por pesos cubanos (CUP) durante los últimos días de abril, que a las autoridades no les quedó otra alternativa que anunciar que el tipo de cambio (1CUC=24 CUP) se mantenía inalterable.

Debido a insistentes rumores en el sentido de que el tipo de cambio se ubicaría en el entorno de 1CUC=18 CUP, tal vez como paso previo para la desaparición de los CUC, las personas arrasaban en horas tempranas de la mañana con las existencias de CUP en las CADECA, la moneda que, según se ha anunciado, será la prevaleciente tras la hipotética unificación monetaria. La obsesión era despojarse a toda costa de los CUC.

A la hora de deslindar la responsabilidad por la circulación de semejantes rumores, algunos apuntarían hacia determinados rasgos de la idiosincrasia del cubano. Sin embargo, en este caso es preciso considerar la cuota de culpabilidad que recae sobre el oficialismo debido al secretismo que ha rodeado este asunto.

En efecto, casi desde la implantación de la doble circulación monetaria, y mucho antes del establecimiento de los Lineamientos Económicos trazados en el VI Congreso del Partido Comunista, se aclaró que tal medida era provisional, y que se trabajaría para ponerle fin. No obstante, nunca se ha manejado una fecha probable para ello.

Tanto los dirigentes gubernamentales que se ocupan de la esfera económica, como muchos de los académicos oficialistas, han insistido durante todo este tiempo en los perjuicios que provocan las dualidades monetaria y cambiaria (esta última al contemplar tipos de cambio diferente para la población y para las empresas y entidades).

Aducen que con ello se distorsiona la contabilidad a todos los niveles, y además se afecta la competitividad de nuestras empresas.  A lo anterior se añade la anomalía de pagar a los trabajadores con una moneda —CUP— que estuvo penalizada durante casi todo el periodo de dualidad monetaria, pues su uso estaba prohibido en los principales centros comerciales del país.

Entonces, ¿por qué ha demorado tanto, al menos, la unificación monetaria? Nunca el oficialismo ha dado una respuesta al respecto. Únicamente afirman que se trata de un problema muy complejo, pero que más temprano que tarde se eliminaría la dualidad.

Solo voces independientes se han pronunciado acerca de las razones que habrían inducido a las autoridades a no dar semejante paso. Se ha planteado que la existencia única del peso cubano (CUP) hubiese puesto al descubierto una inflación galopante, la cual se ocultaba cuando buena parte de los precios se expresaban solo en pesos convertibles (CUC). Otros especialistas aseguran que, en el fondo, todo no es más que un problema de oferta-demanda. Es decir, la imposibilidad de la primera para dar respuesta a una demanda que alcanzaría cotas impredecibles, puesto que la unificación vendría antecedida por una baja en el tipo de cambio del CUC, sobre todo con respecto a la moneda extranjera, dígase dólares o euros.

El economista Omar Everleny, recientemente expulsado del Centro de Investigaciones de la Economía Cubana, declaró hace poco a la revista católica Palabra Nueva que "en la medida que baje la tasa de 1 a 24, la gente irá teniendo mayor poder adquisitivo. Si antes recibías con 200 pesos, digamos, ocho dólares, y ahora recibes 14, demandarás más productos, y si todo el mundo demanda más productos, todo termina en una mayor escasez" (Palabra Nueva, no. 257, febrero de 2016, pag. 49). 

En su informe central al VII Congreso del Partido Comunista, Raúl Castro eludió nuevamente dar una fecha para acometer la unificación, pero expresó que la medida no tardaría demasiado en ejecutarse. Tal afirmación, unida a la disminución de precios de algunos artículos en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD), con el propósito explícito de aumentar el poder de compra del peso cubano (CUP), acabaron por exacerbar la expectativa ciudadana.

Los próximos días mostrarán si las personas recuperaron la calma tras la información emitida por el Banco Central de Cuba —en el sentido de que se mantiene el tipo de cambio de 1 por 24—, o si por el contrario permanece la desconfianza. De todas maneras, los gobernantes deben convencerse de que la incertidumbre es enemiga de cualquier avance de la economía.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

Las soluciones de Trelles se parecen a las de los castristas: son descabelladas y las da como la únicas reales y posibles.

Imagen de Anónimo

// El problema y...    //  final4. Dejar de dar cañonas de "cambio fijo" para las divisas extranjeras, con el único fin de capturarlas para uso del régimen.5. Dejar que quienes son legítimamente capaces de adquirir divisas extranjeras pongan el precio para el cambio  al nuevo peso.6. Dar prioridad y sacar de donde sea recursos para ayudar a los desvalidos ¡victimas de la falta de productividad de siempre y de un plan de retiro con fundamento real!!!Bueno. ¡Ahí tienen algunos "líneamientos" económicos serios para **proyectos de reemplazo del régimen**.>>> Ricardo E. Trelles   MHECnet.org

Imagen de Anónimo

// El problema y LA SOLUCIÓN //¡Gran parte del proble son las empresas estatales a las que cambian mágicamente cada CUP por un CUC!Y nooooo pueden mejorar la tasa del CUP frente al CUC para todo el mundo si no hay más productividad y menor uso inapropidado de lo poco que se produce.ÚNICA SOLUCIÓN REALISTA, POSIBLE Y NECESARIA:1. Las empresas subvencionadas por el cambio 1:1 pasarlas alcambio real y que funcionesn en rojo (con pérdida) mientras no hagan lo neceario para producir más y malusar menos recursos.2. Quitar trabas para que la gente sea productiva y sea más dueña del fruto de su trabajo.3. Crear un "nuevo peso" que es el mismo CUC pero con nombre más nacionalista. Dar un plazo para que todos los CUP y CUC sean cambiados al nuevo peso.SIGUE...

Imagen de Anónimo

Hay Mama????

Imagen de Anónimo

La unificación monetaria es a la vez deseada y temida por el gobierno y la población. Por un lado la necesitan imprescindiblemente para seguir sobreviviendo, y por otro lado saben que les afectará irremediablemente. Es algo que el gobierno teme realizar porque no puede hacerlo sin afectar económicamente a la gran mayoría de la poblción, incluyendo a los que aún apoyan o fingen apoyar al gobierno, y eso es un gran peligro para la estabilidad del país y sobre todo para la cúpula gobernante. Por eso se sigue postergando la medida, por miedo a las consecuencias negativas que tendrá en sus primeros tiempos para todas las partes y temor a la reacción popular ante el traumatismo económico experimentado.

Imagen de Anónimo

La desconfianza existe y existirá en Cuba mientras se mantengan las condiciones de vida actuales, solo que la represión social le impide exteriorizarse en acciones. Esa desconfianza latente se manifiesta cuando rebasa el límite de tolerancia de las personas y las lleva a realizar actos de autodefensa, como el apresurarse cambiar los CUC por CUP, previendo una unificación monetaria inminente que se sabe afectará violentamente la economía personal y familiar.

Imagen de Anónimo

Ni el CUC ni el CUP tienen futuro, a la larga será el USD el que manda. Pensemos que quitan el CUC, un apartamento barato cuesta 10mil CUC = 240 mil CUP, un cuarto de millón, quién va a vender en CUP? para qué tener un cajón lleno de papelitos? Un apartamento mediano cuesta 40mil CUC = 1 millón de papelitos. El CUP no ganará valor de un día para otro, eso no ocurre en un país en quiebra e improductivo, por tanto cualquier cambio que pongan que no sea el del mercado real, el de la calle, provocará un mercado negro de cambio como en Venezuela. Todos los apartamentos y carros se venderán en USD, y el albañil y el plomero cobrará en USD, tiempo al tiempo.

Imagen de Anónimo

los cubanos saben que el cuc al fin serà borrado, lo saben desde 2013. Desde 22 abril los precios de 70 productos que se venden tambièn en cup han sido rebajados, desde 3 mayo alcunos productos agropecuarios no pueden ser vendidos fuera el precio maximo. Esto es el ano bueno del cuc borrado.