Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Religión

Reacciones: El recién nombrado arzobispo de La Habana es un 'misionero apegado al pueblo'

Monseñor José Félix Pérez, secretario adjunto de la Conferencia de Obispos Católicos:

Hemos recibido esta noticia con profunda alegría porque el nombramiento de monseñor Juan García resulta ser muy inspirador para la vida de la Iglesia aquí en la Arquidiócesis de La Habana.

Es un hombre muy entregado, muy sencillo en sus formas, un gran misionero.

Este es un nombramiento inspirado por el Espíritu Santo. Va a ser un pontificado muy beneficioso para la Arquidiócesis de La Habana y dará, sin duda alguna, continuidad a todo lo bueno que el cardenal Jaime Ortega ha ido realizando durante su ministerio episcopal.

Pienso que la relación entre Juan García y el Estado será positiva. Los cambios positivos que ha registrado la relación han dependido también de circunstancias que van más allá de la misma vida de la Iglesia. Es decir, hay unas circunstancias políticas que favorecieron el que la Iglesia pudiera tener mejores espacios para cumplir su misión.

Esos espacios todavía no son suficientes y esperamos que el ministerio episcopal de monseñor Juan García transite en ese mismo camino y logremos todavía todo aquello que nos falta para poder tener una acción evangelizadora más acorde con las circunstancias de libertad religiosa, acceso a los medios de comunicación, presencia en la educación, etc.

Padre José Conrado:

Será un cambio que se hará sentir positivamente, porque Juan García es un hombre dinámico, un hombre muy cercano a la gente, al pueblo. Es un hombre de Dios, de mucha oración.

Pienso que es un obispo misionero, que va a potenciar mucho el llevar el Evangelio hasta el último rincón

Es además un hombre que lleva el sello de las personas que han entregado su vida a Dios, es humilde, muy sencillo y muy cercano a la lucha de la gente y a sus dolores.

Pienso que es un regalo de Dios para la iglesia de La Habana después del largo ministerio allí del cardenal Jaime Ortega. Juan va a continuar todo lo bueno que ha hecho Jaime y va a profundizar con ese espíritu misionero que lo caracteriza.

Jaime creo que ha querido hacer lo mejor, creo que su labor ha sido importante desde el punto de vista de mejorar las relaciones con en Estado. Ha sido un hombre que ha atravesado momentos difíciles a lo largo de estos años, de muchas dificultades, las que sabemos que existen en nuestro país, y pienso que realmente puede, terminada la obra y el tiempo que Dios le dio para pastorear al pueblo en la Arquidiócesis de La Habana, descansar de su mucho trabajo.

Su labor al frente de la Iglesia cubana fue importante. Pienso que de manera especial se le va a recordar por todo el trabajo para la toma conciencia de lo que es la misión de la Iglesia en Cuba y para inaugurar un nuevo camino de la Iglesia en medio del pueblo y al servicio del pueblo.

Jaime ha sido un hombre de iniciativa. Su influencia ha sido grande en la Conferencia Episcopal, pero creo que con el nombramiento de monseñor Juan García la iglesia de La Habana va a tener una nueva línea, un nuevo enfoque, una presencia pastoral muy abierta a lo que es la realidad del pueblo cubano y su sufrimiento.

Confío en que Juan, como lo fue en Camagüey, también será un gran pastor para la iglesia de La Habana.

El problema no es que tras el cambio continúe la relación entre la Iglesia y el Estado, sino que realmente se perciba en lo que es la vida cotidiana de la Iglesia, la vida de los cristianos.

Juan es un hombre muy concreto, un hombre de acción y que está muy con los pies en la tierra. Creo que veremos nuevas profundizaciones en la línea de los hechos (…) no tanto de palabra como que realmente haya mayores espacios para la predicación del Evangelio, la vivencia misma de la fe y la vivencia de la caridad cristiana en el servicio al pueblo.

Dagoberto Valdés, director del Centro de Estudios y la revista 'Convivencia':

El nombramiento cierra una época larga, de más de 30 años en la Iglesia Católica en Cuba con el ministerio del arzobispo Jaime Ortega, y abre, en mi opinión, una nueva época, con un nuevo estilo.

Monseñor Juan García es un obispo sobre todo pastoral, entregado totalmente al cuidado de su iglesia (…) Es un pastor de ir por los campos, de atender las comunidades más pequeñas, de estar muy al tanto del cuidado de sus sacerdotes y religiosos y de un movimiento también muy fuerte del diaconado permanente.

También es un hombre discreto, sencillo, muy pegado a su pueblo y esto hace el perfil de aquel pastor del que habló el papa Francisco, todos sus nombramientos han ido más o menos en ese perfil.

Espero una nueva época muy, muy pastoral para la iglesia de La Habana. Jaime Ortega ejerció su ministerio de acuerdo con su perfil personal. Hizo un esfuerzo por dialogar con el Gobierno cubano, por tratar de que vinieran tres papas para que confirmaran y fortalecieran a la Iglesia.

Creo que habrá que esperar algunos años para hablar de lo que ha sido su legado. Siempre para hacer un juicio hay que esperar. También creo que era hora ya, por su edad y por cuidar su salud, de que le llegara el retiro, que se ha pospuesto por casi cinco años evidentemente para poder terminar la misión que él mismo eligió.

Estoy seguro de que durante el período de Juan García la Iglesia continuará avanzando en su relación con el Gobierno. La Iglesia es una institución milenaria que jamás echa atrás algo bueno que pudo haber hecho.

Lo que yo creo es que, además de eso, la iglesia de La Habana logrará un clima familiar, de confianza, de mucha atención a las pequeñas comunidades y las comunidades del campo, y eso es otra forma de mejorar también la Iglesia, que necesita fortalecerse por dentro y no solo en su relación con el Estado.

Eduardo Cardet, coordinador nacional del Movimiento Cristiano Liberación:

Es importante que personas con ideas distintas, frescas, con otra mentalidad ocupen posiciones importantes, y más después de todos estos años en los que la Iglesia Católica ha estado en una especie de parálisis en el sentido de la defensa del pueblo y, tristemente, algunas autoridades eclesiásticas han estado demasiado cercanas al régimen.

No digo con esto la Iglesia, me refiero a personalidades específicas que a veces se imponen, lo cual es lamentable porque tienen un peso muy grande. La Iglesia, en definitiva, sí siempre ha estado al lado del pueblo de Cuba.

Esperemos que este nombramiento traiga como consecuencia cambio, renovación (…) buena voluntad, buenas intenciones para salir de este período de inmovilismo, de pérdida y de retraso en la construcción de una nueva sociedad, que es lo que todos estamos persiguiendo.

Pedro Camacho, miembro del Partido Demócrata Cristiano de Cuba:

Es la persona indicada por su perfil de pastoral popular. Siempre se ha desarrollado en esa actividad pastoral cercana a los más pobres, desde antes de ser nombrado obispo auxiliar.

Tiene un lenguaje en sintonía con la gente más sencilla. Ha estado cerca de los más necesitados ejerciendo la caridad. Quienes lo conocemos siempre hemos creído que es la persona indicada para este momento pastoral de la Iglesia Cubana. Él habla desde la experiencia del pobre, es un pastor con olor a oveja, como quiere el papa Francisco.

Arzobispado de La Habana:

Los obispos auxiliares, vicarios episcopales, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas y fieles laicos de la Arquidiócesis de La Habana nos congratulamos por el nombramiento (…) y, junto a nuestros sentimientos de acción de gracias a Dios y gratitud al santo padre Francisco por este nombramiento, elevamos nuestras oraciones al Señor para que continúe derramando sobre monseñor Juan García, nuestro nuevo pastor, los dones del Espíritu, que le ayuden a cumplir esta nueva misión.

Testigos de la invaluable labor pastoral que el cardenal Jaime Ortega Alamino (…) expresamos nuestra gratitud al sr. cardenal por su docilidad a la acción del Espíritu Santo en el pastoreo de la grey a él confiada.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

La Iglesia Catolica Cubana hace mucho tiempo que no juega su rol ! De abierta, se torno cerrada, entreguista, complice, oportunista, intolerante, descarnada e indigna en muchos de sus actos durante una muy larga etapa. Debio ser ante todo justiciera y misericordiosa como cualquier otro legendario Robin Hood, capaz de "quitar a los ricos" del regimen para repartir entre los "pobres del pueblo". Debio ser siempre arriesgada, abierta, contestataria y protectora de los desvalidos sin importar credos politicos o de prebendas. Se imaginan a Cristo de vocero de Pilatos o en contubernio con los fariseos para poder predicar su doctrina "sin riesgos"? Habria logrado conformista y adulador al poder romano,  los seguidores y el impacto que su predica dejo como un legado imperecedero? Le importo para algo el lujo o el dinero? Creo que es probable que los criterios de Dios (de seguro bastante escandalizados ya), se parezcan a los mios y quien sabe si este nuevo cambio de la iglesia en Cuba sean algunas de sus buenas intenciones para "empedrar tambien el camino del cielo".Ely M.

Imagen de Anónimo

¿Termina la complicidad de la Iglesia con la tiranía? ? PolO Avilés

Imagen de Anónimo

Jaime Ortega es complice de la dictadura de los Castros. Varias veces dijo que en Cuba no había presos políticos. No es capaz de sencibilizarse cuando los chivatones y esbirros de la seguridad del estado golpean a las damas de blanco casi en frente de la Iglesia. Su cobardía y su servilizmo provoca nauceas. Esperemos que ahora si la iglesia haga algo por el pueblo cubano.

Imagen de Anónimo

Ningún obispo cubano se dejará utilizar por los que, desde lejos, solo quieren confrontación. Ningún obispo cubano, sienta lo que sienta y por más que desee un cambio en Cuba, jamás será vocero ni de Ileana Ross, ni de los Diaz-Balart ni colaborador de DDC y otros por el estilo, los que viven del negocio que ya todos conocemos.

Imagen de Anónimo

Gustenos o no,la iglesia catolica tiene poco que hacer en Cuba,donde el 90% de la poblacion practica cultos sincreticos o son ateos,asi que pueden seguir lamiendo el ano de los castristas que eso no le importa a nadie.jajajajajajaj

Imagen de Anónimo

La Iglesia como institución puede tener relaciones con todas las instituciones del gobierno pwro su principal relación tiene que ser con los que sufren, los marginados, los enfermos, los presos, las personas más vulnerables y en eso Jaime Ortega no se ha hecho sentir no se si lo ha hecho bien pero no se ha recibido con la audacia de un vicario de Jesus. La Iglesia Católica en cualquier parte del mundo no puede permanecer callada ante la represión que ejerce la dictadura contra la sociedad civil independiente que reclama los espacios que le pertenece Debe abogar por el cese de los actos de repudio que son anticristianos e inhumano, además los feligreses deben exigirlo porque los pastores tienen qie estar con su rebaño esa es la misión que se expone en los Evangelio. Era hora de que el Sr Jaime Ortega dejara el Arzobispado fue fatal oirlo decir "esas señoras que se visten de blanco" o que en Cuba no hay presos politicos, el mismo es un preso si hubiera sido una persona libre no hubiera negado esa triste realidad

Imagen de Anónimo

Dios quiera que ahora termine el Jinetrismo de Jaime Ortega y Alamino!!!

Imagen de Anónimo

Claro que Ortega con su entreguismo, logro mejorar las relaciones con el regimen.