Sábado, 16 de Diciembre de 2017
14:14 CET.
Relaciones Cuba-EEUU

Cuba, Obama y la Ley de las Consecuencias Imprevistas

No hay excepciones. El presidente de EEUU también está sujeto a la "Ley de las Consecuencias Imprevistas". Esto se hizo patente, por ejemplo, en Libia. La OTAN realizó 7.000 bombardeos y provocó la destrucción del ejército de Gadafi, quien resultó ejecutado por sus enemigos. El país, totalmente caotizado, quedó, finalmente, en poder de unas bandas fanáticas que asesinaron al embajador norteamericano.

El loco criminoso de Gadafi, objetivamente, era menos malo que lo que vino después. Algo parecido sucedió con Sadam Hussein en Irak, con Mubarak en Egipto, con el Sha de Persia, con Batista en Cuba, episodios en los que, directa o indirectamente, Estados Unidos tiene una gran responsabilidad por su actuación, por abstenerse de actuar o por hacerlo tardíamente.

Le acaba de suceder a Barack Obama en Cuba. El presidente llegó risueño a La Habana, precedido por la expresión adolescente "qué volá", algo así como "qué tal están". Pisó la Isla ilusionado y cargado de buenas intenciones, acompañado de exitosos (ex)desterrados cubanos, también deseosos de ayudar a la patria de donde proceden, convencidos todos de la teoría simplista del "bombardeo de jamones".

Grosso modo, quienes sostienen esa estrategia sospechan que de la penetración capitalista, del empoderamiento de la sociedad civil, y de la creación de una capa de propietarios y cuentapropistas dispuestos a defender sus intereses, eventualmente surgirá el fin progresivo y pacífico del modelo comunista. Renuncian, pues, a cualquier represalia económica o amenaza militar, confiados en que el engagement, la paulatina transformación económica de la Isla producirá los resultados que no se obtuvieron tras más de medio siglo de embargo económico y hostilidad.

Wishful thinking, dicen los gringos. Toman los deseos por realidades. Raúl y Fidel Castro son unos comunistas serios, resueltamente estalinistas, dispuestos a mantener a sangre y fuego la preponderancia económica del Estado y la exclusividad del Partido Comunista (PCC) al frente del país, mientras sostienen la firme creencia en que Washington es el enemigo contra el que hay que luchar hasta la muerte.

Por eso respaldan a capa y espada a Nicolás Maduro, le envían armas a Corea del Norte, abrazan a Irán y a los terroristas del Medio Oriente, y les dan toda su solidaridad a los narcoguerrilleros de las FARC. Para el Gobierno cubano es obvio quiénes son sus amigos y quiénes sus enemigos. Ni vacilan, ni se equivocan, ni se someten a los prejuicios pequeñoburgueses de quienes postulan los derechos humanos.

Como señaló Mauricio Claver-Carone en Capitol Hill Cubans, lo primero que hicieron fue agregar el delito de "acumulación de riquezas" a las prohibiciones a los cuentapropistas cubanos, anatema que se suma a la ya existente imposibilidad de "acumular propiedades". Ellos conocen perfectamente la estrategia del "bombardeo de jamones" y no se van dejar sorprender por las tácticas "groseramente materialistas" de sus adversarios capitalistas.

Para los Castro, y para los militares que mandan en esa dinastía inflexible, el débil tejido económico privado, vigilado muy de cerca por la contrainteligencia, trenzado con actividades menores de servicio (pequeñas hospederías domésticas, restaurantes caseros, sudorosos bicitaxis, y un ridículo etcétera que incluye el forrado de botones y el permiso para actuar como payasos en las fiestas infantiles), tiene la función de pagar impuestos, absorber la mano de obra que no cabe en las grandes empresas públicas, aliviar las deficiencias de un sistema asombrosamente torpe, y dotar al régimen de la estabilidad que proporciona contar con una capa de microempresarios decididos a que no ocurra nada que ponga en peligro sus magros privilegios.

A los pocos días del viaje de Obama, el VII Congreso del PCC le respondió con firmeza y unanimidad al presidente norteamericano. Raúl Castro, junto a otros octogenarios, fueron ratificado en sus cargos con el 100% de los votos. Lo mismo sucedió con todos los miembros del Buró Político y del Comité Central. Quienes esperaban alguna señal de apertura, de pluralismo y de transmisión de la autoridad a las nuevas generaciones, algún síntoma de tolerancia hacia otras voces, no los obtuvieron.

La guinda al pastel fue el delirante discurso de Fidel. Tras repetir, por enésima vez, que es comunista desde los 20 años —la única verdad manifiestamente comprobable que ha dicho en su existencia—, comenzó a desvariar sobre los dinosaurios y sobre el fin cósmico de la vida sobre el planeta.

Una posibilidad que lo aterra, no porque esté preocupado por la especie humana, a la que ha mortificado sin compasión por más de cinco décadas, sino porque le irrita, aunque no lo diga a las claras, que en algún momento futuro, su biografía, como la de todos, quedará borrada en medio de un torbellino de polvo estelar, acaso cuando el sol se apague dentro de millones de años y el universo quede en silencio. Menudo narcisista.

Es una lástima que Barack Obama, los (ex)desterrados cubanos, y esos diplomáticos, académicos y periodistas como el señor Ernesto Londoño de The New York Times, convencidos de las virtudes de la estrategia de "bombardear con jamones", ignoren el poder de las ideologías, por muy absurdas y contraproducentes que sean, y no respeten la determinación homicida de unos encarnizados enemigos que llevan en el poder casi 60 años aterrorizando a la población interior e intimidando a sus adversarios exteriores.

Las "consecuencias imprevistas" no se han hecho esperar. El régimen de los Castro ya expulsó de su cátedra al profesor Omar Everleny, un economista marxista sorprendentemente razonable y dialogante. La dictadura se prepara para apretar las clavijas. Redoblará la vigilancia. Machacará con más saña a la oposición (ya lo está haciendo). Desangrará económicamente a los cuentapropistas y les demostrará a Obama y a sus amigos que ellos son unos estalinistas convencidos y consecuentes dispuestos a matar o morir en defensa de sus ideas y no unos idiotas que se succionan el pulgar. A ver si se enteran.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 45 ]

Imagen de Anónimo

el musulman fue a visitar a sus compadres los communist como el y se fue y Cuba esta peor  pero Bueno el communist de u s a Hussein muchos cubanos en Miami creen que el Es el dios negro de ellos como la Gloria Estefan su marido Arturo Sandoval etc 

Imagen de Anónimo

Srs el bombardeo de jamones tampoco funcionará,si realmente ya eso es un hecho real, diganme uds cuantos comen jamon a cuenta de las remesas que le envian los familiares ¿y que pasa? Bueno después de comerse una lasca de jamón van hacer la guardia del CDR o al desfile del primero de mayo,a registrar la basura a ver lo que comió el vecino o a chivatear que al de al lado le llegó un TV de plasma de mayami.el bobo alipio*.

Imagen de Plutarco Cuero

There is nothing like a sore LOSER that can not accept reality ... je, je, je ... Obama and comparsa .. LOSERS ...

Imagen de Anónimo

La teoria del bombardeo de jamones no funciona porque tampoco se ha llevado a la practica. Con los Castros no hay arreglo ni con mano dura ni con jamon, ya que ambas politicas nunca se han efectuado a cabo, nunca hubo una intervencion militar para decir que se hizo politica dura, y ahora la politica del jamon tampoco, de bombardeos nada de nada, amenazas de hazme reir y pedazos de jamones si, solo para repartirselos unos pocos. Lo de mano dura son las pendejadas de Rubio y los congresistas que piden reformar la ley de ajuste, frenar la emigracion, frenar las relaciones, pero lo que tienen que pedir, una INTERVENCION MILITAR ya que Cuba es una amenaza a su seguridad nacional, eso no lo piden. Obama pide dar jamones, pero no se ven, otra mentira mas. Ninguna politica hacia Cuba ha funcionado sencillamente porque no se han ejecutado, todo es bla bla bla

Imagen de Anónimo

Qué liberal más extraño es CAM. Por supuesto que la política de Obama es la correcta y el Congreso del PCC no es una consecuencia "imprevista" sino archi prevista. Eso es exactamente lo que se esperaba de la política de Obama, que los hiciera cerrar filas y que ese cierre produzca más división interna, que es lo que está sucediendo. Todo lo que está pasando forma parte de lo previsto, incluida la inmadura reacción de CAM, que parece querer que los Castro digan que se equivocaron y convoquen a elecciones. No, eso no va pasar. Pero la politica de Obama puede propiciar mayor presión del sector reformista joven del gobierno. Tiempo al tiempo.

Imagen de Anónimo

Estado mas de EEUU y se acava el pleito. 2025.

Imagen de Plutarco Cuero

Padre la idea es de Lauzan ... http://el-guama.blogspot.com/2015/12/guama-495.html 

Imagen de Anónimo

Gabonice2: Soberbia, arrogancia y delirios de grandeza, vamos, la cubanía en su esencia. "Cuba no necesita la inversión extranjera..." Eso lo dice todo. Ignorancia supina con ínfulas de erudición.

Imagen de padre Ignacio

Castronomia y servicios. Muy bueno que le quedo eso Alcalde.

Imagen de Anónimo

Mi pregunta Es que hizo en negro de u s a en Cuba todo esta peor nada cambio Bueno el Cubango Es el unico que se puede salir de ese problema si se Dejuan de ser cobardes por que las mujeres de blanco son las until cas que por lo menos salen pero los hombres de Cuba son UNOs cobardes