Sábado, 16 de Diciembre de 2017
11:55 CET.
Tecnología

Un museo de Google controlado por Kcho

Entrar en la sala de navegación de Google+Kcho es acceder a la imagen de un país distinto dentro de este país: Moquetas, cómodos sofás, buena iluminación, aire acondicionado, 20 laptops, un pequeño artefacto robótico desplazándose por el suelo y, por supuesto, una conexión a internet que los cubanos no han visto en los puntos WiFi abiertos en los últimos meses.

"Uno abre cualquier página y 'cae' inmediatamente", comenta un señor. "No hay que esperar los minutos que se esperan en otras conexiones".

"Aquí se puede abrir de todo, todas las páginas", asegura un joven a su amigo mientras recogen sus bolsos a la salida. "Eso es hasta que a alguien se le ocurra la brillante idea de empezar a bloquear sitios".

Este muchacho, que se conectó en uno de los turnos de la mañana asegura haber accedido a Revolico.com, una de las páginas bloqueadas en casi todas las redes del país. Sin embargo, en horas de la tarde ya no se podía acceder a ella, aunque sí se entraba sin problemas a otras como Cubanet y DIARIO DE CUBA.

Para acceder a la sala se hacen colas de horas, pues solo tiene capacidad para 20 personas y son muchos los interesados en el servicio, que es gratuito. Algunos marcan varias veces, para entrar en todos los turnos, que son de una hora, desde las 9:00 de la mañana hasta las 11:00 de la noche.

"A ti te debieran dar trabajo como organizadora de la cola", bromean unos jovencitos, hablando con una muchacha que desde que abrió la sala marca varias veces y logra hasta cinco horas de conexión en el mismo día.

"Es verdad", concede ella. "Yo paso hambre al mediodía y me aguanto las ganas de ir al baño, pero no dejo la cola".

Al inicio de cada hora, el personal de seguridad reparte los tickets a los 20 primeros de la cola y les recoge su carné de identidad. "Llevamos un control de los datos de todos los que entran", explica el jefe de seguridad. El documento de identidad es devuelto a los usuarios una vez que han entrado a la sala.

El control se extiende a la navegación en sí. El mismo Alexis Leyva (Kcho) asegura ante unas mujeres de la cola que conversan con él: "Estamos monitoreando todas las páginas donde entran ustedes porque yo quiero saber para qué usan la conexión".

"El objetivo —justifica— es que la gente haga cosas más importantes que hablar por Facebook, que busquen informaciones, que entren en sitios que les aporten conocimientos".

Aunque el jefe de seguridad es amable con todos, no duda en amenazar si lo considera necesario. "No traten de entrar los teléfonos escondidos, porque tendré que destruirlos", advierte a dos adolescentes con uniforme de preuniversitario que se quejan de la prohibición.

Y es que a la sala no se pueden entrar ni los teléfonos, ni memorias, ni siquiera botellas plásticas de agua. Solo los audífonos son permitidos. El resto de las pertenencias de los usuarios debe quedarse en el guardabolsos durante la hora de conexión.

"No dejo entrar memorias porque me van a llenar de virus las máquinas", explica Kcho. Pero esa respuesta no contenta a quienes quieren entrar sus teléfonos.

"Podría perderse un móvil allá adentro y sería nuestra responsabilidad", responde el jefe de seguridad a uno de los adolescentes, que insiste.

La explicación no convence. "Lo que pasa es que no quieren que saquemos ninguna información, ni siquiera que tiremos una foto dentro de la sala, pero prefieren ponernos a todos nosotros como ladrones de teléfonos antes que admitirlo", dice una muchacha en la cola.

Con todas las prohibiciones, no parece que el objetivo de Kcho de lograr una navegación más "intelectual" sea real. Ese es el criterio de Karenia, joven historiadora del arte.

"Yo vine para ver si podía bajar información que necesito para mi trabajo, porque el ancho de banda del que dispongo habitualmente no me permite bajar imágenes ni nada de eso", comenta.

Karenia no se molestó en hacer la cola cuando supo que no podría usar su memoria. "¿Para qué perder tiempo? Esto no es tener acceso real a la información, porque puedes verla, pero no conservarla ni compartirla. Esto no es una sala de navegación, es un museo: el museo de Google en Cuba", concluye.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 23 ]

Imagen de Anónimo

Kacho e controlador tremendo sin..ao es lo que es ese Abajo Fidel

Imagen de Anónimo

Este cretino comete una violacion de derechos civiles que es penalizada en los paises normales y todavia es tan ingenuo o prepotente o no se que, que lo dice abiertamente. Es como si goolge le puso la conexion a el en particular y como el la presta quiere controlarla... este dejo chiquito al burro de moron! dejame no ofender al burro que al menos no era esbirro!

Imagen de javier monzon velazques

Google es cómplice de este campo de concentración cibernético, mangoneado por esa bestia antropomorfa, que responde al nombre de "Kcho de mierda".

Imagen de Amadeus

@ Anónimo - 11 Abr 2016 - 7:57 pm.Su interesante, informativa y reveladora información sobre la foto, me hace preguntar: ¿Cómo usted lo sabe, concoce a la empleada?

Imagen de Amadeus

Correligionarios:No hay nada de que asombrarse. Lo que ustedes ven es lo que han llamado reformas y aperturas raulistas amparadas bajo la coartada del "acercamiento Obama". Las comunicaciones y el internet seguirán en manos del régimen y sus secuaces como Kcho, así como los negocios e inversiones, para no hablar de la "ola de hombres de negocios americanos que irán a Cuba" (sic. Paco Almagro) que se supone van invertir en joint ventures de 49% -51%. Welcome in Wonderland!

Imagen de Anónimo

Yo navego por la red cuando y como quiero. Ningún h.p. comunista tiene que saber dónde entro. Gracias Señor por permitirme largarme de ese estado de opresión.

Imagen de Anónimo

Kcho eres un mierda, ni artista ni instalaciones ni nada, un mierda. Lameculos! Chivatón!

Imagen de Anónimo

Este es uno de los peores esbirros de la tiranía! 

Imagen de Anónimo

Como se puede ser gordo y comunista ?

Imagen de Anónimo

Pero estos Castros tienen el Arte de Espiar y de Controlar. Hay tanta avidez por la Internet en la isla que ahora pues la gente se piensas que con google van a tener privacidad. pues se equivocan a traves de KCHO van a tener acceso a Google y de ahi van a acceder a todos aquellos cubanos que se han conectado con IP cubana y de ahi a toda la informacion. evidentemente cuando deseen van a decir que cualquier cubano que les moleste ha cometido delito informatico y asi sucesivamente. pero en fin hoy por hoy con las nuevas tecnologias pues nadie en este planeta que tenga algun aparatico o se conecte a google pues tiene privacidad. solo aquellos paises con gobiernos realmente democraticos uy con separacion de poderes que tendran un minimo de garantias frente a poder del estado.es suficiente mirar toda la gente qu eva a la isla a rendirse a los pies de los castros que son unos mafiosos pero que seguro tienen una videoteca y un control d ela informacion que muchos se cagan y van arendierse ahi.pues es la realidad. solo que a los cubanso les ha tocado ser ciudadanos de 5ta categoria. o sea tienen que trabajar pa los castros y tienen que recibir a los extrangeros y darles de comer, de beber y ademas darles gozadera. y asi el ciclo de la naturaleza. ningun cubano en cuba va a llegar a hacer algo de por si. mira el KCHO se ha tenido que plegar a los deseos de su amo. cubanos buenos hay mucho en todas la esferas pero la triunfan afuera. adentro solo las chivatas