Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
02:18 CET.
SALUD

Las enfermedades del corazón siguen constituyendo la primera causa de mortalidad en la Isla

La tasa de mortalidad por enfermedades crónicas no transmisibles en la Isla es la más elevada, con 730,6 defunciones por cada 100.000 habitantes, y dentro de estas, las enfermedades del corazón ocupan el primer lugar con 218.3, según datos del Anuario Estadístico de Salud 2015 que publica el diario estatal Granma.

Las cifras confirman la tendencia mantenida durante años en la población cubana dentro de la cual la muerte por tumores malignos, cuya tasa es de 215,0 también por cada 100.000, se ubica en segundo lugar y conforma junto a los índices más arriba citados el 49 % del total de las defunciones del año 2015.

Los padecimientos cardiovasculares junto a los accidentes cerebrovasculares cobran anualmente la vida de 17 millones de personas en el mundo. "Sin embargo la mayoría son evitables", dijo el doctor Reynaldo de la Noval García, especialista de segundo grado en cardiología y secretario de la Sociedad Cubana de Cardiología, citado por el periódico oficial.

Para De la Noval García son muy importantes las diferentes estrategias de prevención cardiovascular, y la necesidad de abarcarlas y desarrollarlas todas.

Al respecto, explicó que la "prevención primordial" es aquella centrada en evitar o reducir la incidencia de factores de riesgo cardiovascular (FRC), actuando sobre estilos de vida, el entorno ambiental y social y "que tendría que estar orientada a toda la población".

"Las enfermedades cardiovasculares (ECV) siguen aumentando a nivel global, por lo cual es necesario hacer más hincapié en el rol de la prevención, que sí funciona y se ha demostrado durante los últimos 20 años cuando la mortalidad por ECV ha disminuido en los países de ingresos altos gracias a la combinación de medidas de prevención y de control", explicó el especialista.

Si bien, reiteró, existen factores de riesgo no modificables como lo son la edad, el sexo y la herencia, existen otros que sí lo son como el tabaquismo, el alcohol, el sedentarismo, el exceso de peso y los niveles altos de colesterol en la sangre, todos grandes catalizadores de estas enfermedades.

Confirmó que otros factores elevan el alto riesgo cardiovascular, como la hipertensión arterial, la diabetes, la hiperlipidemia o alguna ECV ya confirmada.

"La presencia de diabetes mellitus implica un riesgo equivalente a un envejecimiento de 15 años del endotelio (tejido que recubre la zona interna de todos los vasos sanguíneos, incluido el corazón) y un riesgo de dos a ocho veces más de sufrir episodios cardiovasculares futuros en comparación a sujetos no diabéticos de raza y edad semejante", ejemplificó el especialista.

"El riesgo de sufrir eventos de ECV es 2-3 veces superior en las personas con Diabetes Tipo 1 o 2 y el riesgo es desproporcionadamente superior en las mujeres. Las personas con enfermedades preexistentes tienen un riesgo mucho más elevado de sufrir un evento inicial de ECV o eventos recurrentes", dijo.

Para el doctor De la Noval García, es sumamente importante la ingestión de frutas y vegetales y controlar la presión arterial.

En una Isla donde el consumo habitual de tales productos está seriamente comprometido debido a la escasez y los precios son muchas veces inaccesibles, "en el año 2014 se estimó que contaba con más de 2,5 millones de hipertensos".

Según los expertos muchas personas no saben que sufren hipertensión; "y apenas entre un 49 y 51 %" son controlados, "de al menos un 75 % que debería estarlo según la Organización Mundial de la Salud".

En ese sentido, el especialista en Cirugía Cardiovascular hizo énfasis en el papel que deben asumir todos los profesionales de la salud en la prevención. "A veces resulta más fácil prescribir medicamentos que convencer a un paciente de que debe bajar de peso, dejar de fumar, comer menos sal o hacer ejercicios. Ahí está el reto", dijo.

"Existe además la necesidad imperiosa de garantizar estrategias efectivas para la prevención secundaria de las ECV, cuyo objetivo es evitar la ocurrencia de eventos en pacientes que ya hayan sufrido o estén en riesgo de sufrir un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular o un problema cardiovascular grave. Ello supone intervenciones en los estilos de vida, rehabilitación cardíaca y cardiología preventiva. Hablamos de cesación de tabaquismo, ejercicios físicos sistemáticos, dieta saludable, manejo del estrés".

"Los beneficios de las intervenciones farmacológicas son en gran medida independientes y cuando se combinan, por ejemplo, con dejar de fumar, se pueden evitar aproximadamente un 75 % de los eventos vasculares recurrentes", concluyó.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

¿Y el hambre qué? El hambre también mata. Por eso tanta gente ha sido comida de tiburones en el Caribe. Y muchas muertes son provocadas por la desnutrición crónica. Y en Cuba hay hambre, hambre real. Hambre de verdad. Vamos a estar aquí.

Imagen de Anónimo

El Comunismo-El alcohol-El Strees, es hoy dia lo, que fue, La bom\ba Atomica, para Hiroshima y Nagasaky en 1945, desaparecido El Primero, se limita el Segundo y Desaparece el Tercero, lo que bajaria esta causa de muerte en mas de un 80 %, entonces, se moriria el que quiera y de lo que le de la Gana!!!Ministerio de Salud Publica de Cuba!!!