Jueves, 14 de Diciembre de 2017
15:56 CET.
Educación

¿Qué 'expulsa' a los maestros de las aulas?

Archivado en

Padres, alumnos y autoridades se quejan del déficit de maestros en las aulas, pero no existe una discusión pública de las razones. Las relaciones entre personas que, aun cuando les guste su profesión, se sienten y se muestran frustradas por los bajos salarios, las condiciones paupérrimas de trabajo y las exigencias de directivos desconectados de la realidad, son razones que esgrimen algunos exeducadores.

Mayra intentó regresar al aula porque quería comenzar su maestría en Ciencias Pedagógicas en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona. Ella es graduada de Español y Literatura y dejó de ejercer hace 15 años porque había comenzado el programa de Maestros Integrales en el que un profesor debía dar todas las asignaturas, sin importar la especialidad en la que se hubiese graduado.

"Era el mismo salario para decir disparates, porque no por gusto yo soy maestra de Español. Qué hacía dando clases de Química, por ejemplo", recuerda. "Ahora regresé y me encuentro con un fenómeno parecido. Debo dar 24 horas lectivas, lo que significa que tengo que tener al menos cinco grupos y dar clases todos los días; debo hacer guardias obreras y guardias docentes, llevar un registro, ser profesora guía de un grupo, revisar controles sistemáticos y libretas, mi día de preparación ajustarlo a las necesidades de la escuela y, si falta alguno de mis compañeros, cubrirlo", enumera.

Como hay tanta escasez de especialistas, a Mayra le propusieron en el municipio trabajar de metodóloga de su especialidad. Tendría más tiempo de libre y sí le respetarían su idea de superación.

"Si estoy directamente en el aula puedo contratarme horas extras lo mismo en la escuela que doy clases como en otra, y me pagarían 40 pesos por cada grupo que tenga, además de los míos. O sea, menos tiempo por unos quilos más. Me estoy replanteando hasta la idea de la maestría porque eso no hay cuerpo que lo resista", dice.

Un metodólogo del municipio de Habana del Este, que pidió no ser identificado, se refiere a los problemas para encontrar personal capacitado que enviar a las aulas.

"Ya no aceptamos a cualquiera como en otros tiempos, pero seguimos desesperados", reconoce a DIARIO DE CUBA. "La resolución de pagar los 40 pesos por lo que se haga extra es solo por este curso, el que viene nadie sabe qué pueda pasar porque, cuando se trata de dar dinero, nosotros los maestros somos los últimos en percibir algo".

"En Alamar faltan maestros en casi todas las secundarias, lo mismo en República Popular de Angola, la Tupac Amaru, la 26 de Julio que en Campo Florido", agrega sin precisar datos. Algunos alumnos aseguran que en la Secundaria Básica 26 de Julio hay grados con solo dos profesores.

La estrategia del Gobierno para solucionar la estampida de profesores hacia otras profesiones con mejores condiciones de trabajo y remuneración sigue siendo política y no económica.

"Y me hice maestro, pero ahora trabajo en el puerto de La Habana. Al final de día la dignidad y los diplomas que me gané no me daban de comer ni a mí ni a mi familia y tuve que escoger, tristemente", comenta Fabián. "Todavía me encuentro por ahí con algunos exalumnos y me duele el pecho", añade.

"Mis zapatos estaban remendados y mis alumnos tenían teléfonos celulares con los que yo no podía soñar", se queja Marta, quien no quiere recordar esos momentos de angustia. Otros esgrimen como argumentos las relaciones humanas y el burocratismo.

Tanya es graduada de Pedagogía y trabaja de promotora cultural en una Casa de Cultura.

"Me sacaron de quicio, pero no los alumnos como la mayoría de la gente suele pensar que pasa en las secundarias. Los alumnos son adolescentes, con conocimientos y metodologías uno los controla. Fueron el municipio con sus exigencias tan alejadas de la realidad de un aula y la dirección de la escuela, que no sabe ponerse del lado correcto, lo que hicieron que yo tomara la decisión de alejarme".

Mauricio es profesor particular de Inglés e intentó, con el sueño de recuperar años para su jubilación, entrar a dar clases en la Secundaria Básica XI Festival. No resistió más de un curso.

"Me machacaron todo lo que quisieron", cuenta. "Lo de menos eran los alumnos que por momentos se volvían incontrolables y que no tenían ningún interés después de haber estado medio curso sin profesores. Lo de más, eran la cantidad de controles, registros, evaluaciones que tenía que entregar, las visitas de metodólogos cuestionándomelo todo sin saber el idioma. Y al final prácticamente me obligaron a aprobar a unos alumnos para no afectar las estadísticas... Por eso prefiero ser cuentapropista".

Adriana estuvo impartiendo clases de Español y Literatura en el preuniversitario de Alamar durante el curso 2013-2014 y recuerda cómo el acoso de una profesora de Marxismo fue decisivo para que pidiera la baja.

Según Adriana, un día la profesora le dijo sobre un estudiante que se oponía abiertamente al Gobierno: "Suspende a ese que es contrarrevolucionario".

"Entraba a tus turnos de clases para ver de qué estabas hablando y te interrogaba por los pasillos como si fuera una policía, además de cuestionar cualquier ropa que ella considerara inapropiada", relata.

Las historias pueden tener tonos más personales e inciertos. El final es común en muchos casos: Los que una vez asumieron las aulas con amor, se marchan resentidos.

Yailyn y Marianela quienes se sienten utilizadas. La primera fue profesora de la Escuela Primaria 60 Aniversario y ahora trabaja en una cafetería. "La directora me puso a escoger entre mi trabajo, que me gustaba mucho, y la salud de mi hija", es lo que le dice a cualquier padre que se le acerca con la idea de convencerla de que regrese.

Marianela era auxiliar pedagógica en un escuela primaria de Centro Habana y, por la experiencia que tenía, terminó asumiendo la responsabilidad de un aula de segundo grado, "con preparaciones metodológicas, incluidas".

Un día enfermó y cuando regresó había sido sustituida, sin previo aviso, pero el déficit de maestros en la escuela continúa.

"Conmigo no pueden contar más porque me utilizaron como si yo fuera un medio básico", lamenta. "Debieron haberme dicho, al menos, que iban a poner a otra profesora".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 31 ]

Imagen de Anónimo

Anónimo - 9 Abr 2016 - 4:35 pm., si hablas y/o escribes mal el español es porque simplemente no lo sabes hablar y/o escribir.Basta ya del cuento de que yo si se lo que digo, pero mi ortografia es mala. El que se respeta a si mismo, escribe como debe, no vocifera estupideces y malas palabras para expresarse. Lo demas es puro cuento. Igual con lo del acento, puedes hacerte pasar por "americano sin acento", pero igual decir puras estupideces. O crees que los que hablan ingles "puro" no las dicen.Asi que revisa tus entenderas. Si lo que escribes esta mal escrito, en chino, ingles o frances, es sencillamente porque no conoces el idioma, vivas en Pekin, Londres o Paris.Para que tu "balbuceo" sea creible debe estar bien escrito. Cuando alguien lee lo que escribes no creo que se note el acento.

Imagen de Anónimo

Con que "seudo intelectuales", no? ... y Ud. habla dos idiomas sin acento? Ese es uno de los mejores chistes que he escuchado en meses. ... y a la "P" de "pseudo" que le pasó? O es que tampoco se pronuncia? Mire, no me haga reir. Si de acentos va la cosa lo único que Ud. no tiene es la ídea de donde van los ortográficos.

Imagen de Anónimo

@Ano. 4:35 pm,Triff, no es penoso, poque hablar dos idiomas sin acento es sininimo de inteligencia habilidad y telento.

Imagen de Anónimo

Ano. 4:35 pm, ¿y no es penoso hablar un mal español, tal como dices, siendo de origen o de ascendencia cubana? 

Imagen de Anónimo

Usted se puede pasar la vida en una universidad y no pasar de ser un predecible universitario, cuantos no hay? Pero en mi caso yo hablo un mal español pero tengo un ingles buy bueno y sin acento. En el caso de esto seudo intelectuales de Coral Gables dan pena como hablan el ingles y el acento Ruso que tienen al hablarlo. Eso si es penoso. 

Imagen de Anónimo

@ 8:45 pm. Tengo la ligera impresión que no comprendo cual es mi punto de vista. Existe en las redes sociales, tantos del lado del regimen como de este lado de Miami algunos personages que suelen usar las fallas gramaticales de otros para remeter contra sus oponentes y descalificarlos y tratar de hacer ver sus opiniones carecen de alguna peso(una marea de (acomplejar a sus oponentes). En Miami también los hay, los conozco de hecho, yo los llamo cariñosamente el grupo "Los Mismos", que esta compuesto por “seudo intelectuales” del patio de Coral Gables, de escritores de bajo calibre que suelen rotarse los aplausos los fines de semanas en tertulias creada por ellos y para ellos, donde ellos, entre si, se alaban y comparten los aplauso rotando el podio entre amigos una vez por semana con el fines de echar aun lado y olvidar el trabajo de segunda que ejercen durante la semana. Ellos suelen pensar que son geniales por el dominio de la semántica que poseen, cosa que para solo mi tiene un valor técnico y académico pero que no dice de la inteligencia o capacidad de entendimiento de un individuo para ver las cosa con claridad. Inteligencia y educación son dos cosas diferentes. 

Imagen de Anónimo

Creo que quien no sea capaz de escribir un comentario sin recurrir a las vulgaridades y a las ofensas debiera ser censurado. El Nuevo Herald, por ejemplo, es un estercolero virtual y un triste reflejo de la pobreza espiritual que se carga este pueblo. Algunos sujetos vienen aquí a hacer lo mismo y es bastante penoso. A mi hermano y a mí nos educaron bastante bien. En mi casa no se decían malas palabras, al menos no delante de nosotros. En la calle y en la escuela claro que alguna que se nos pegó, como a todo el mundo, pero siempre tuvimos claro que eran impropias y que no se debían decir en público. Al mudarme para La Habana descubrí que muchas personas hacían oraciones completas de vulgaridades y que, al parecer, era el único modo de expresarse que conocían sin la menor vergüenza. Y así nos va. Cada vez peor.

Imagen de Anónimo

Parece que la palabra sin… molesto a algunos intelectuales por aquí ,parece que no interpretaron bien lo que quise decir ,primero como ustedes deben saber esa palabra es usada en cuba como sinónimo de sexo vulgarmente pero también se usa para referirse a alguien que es pesado o que te cae mal y ese fue el contexto en el que la quise usar cuando digo “los maestros no eran tan sin…” me refería a que no le hacían tanto caso al adoctrinamiento ideológico y les daba igual , no creía que esa palabra fuera tan sensible supongo que debe ser por la edad de algunos que por demás son hipócritas ya que algunos usaron palabras igual de vulgares para ofender a otros.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 8 Abr 2016 - 11:25 pm., compadre la caja de Pandora la abrieron, no la explotaron :-)

Imagen de Anónimo

Maestros???? Quien dijo que en Cuba los maestros son maestros, son simplemente gente que pasan cursos de meses y ya son maestros, lo de Cuba es lo de nunca acabar, el dia que explote la caja de pandora habra mucha gente en problemas.